Avances en la apuesta internacional por el Fondo Climático Verde

12 November 2011

La promesa lanzada por los países desarrollados hace dos años en Copenhague, Dinamarca, para priorizar el financiamiento climático recibió apoyo en la reunión del G-20 celebrada hace unos días en Cannes, Francia. Sin embargo, persisten dudas sobre cómo serán administrados y distribuidos dichos fondos y cuál será su procedencia.

En la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) que tuvo lugar en Copenhague en 2009, los países desarrollados prometieron aportar una inversión rápida anual de US$ 30 mil millones por un periodo de tres años, y acordaron un compromiso de largo plazo hacia 2020 de US$ 100 mil millones al año, financiamiento estaría compuestos por una "amplia variedad de fuentes".

Un año después, en Cancún, México, las partes crearon un nuevo fondo para canalizar los recursos financieros prometidos a países en desarrollo. En el transcurso de este año, un comité transitorio se ha reunido en repetidas ocasiones para definir el marco institucional y procesal para el Fondo Climático Verde y sentar las bases para su operatividad.

Mientras algunos observadores esperan que el Fondo inicie funciones el próximo año, los avances en la próxima COP en Durban, Sudáfrica, serán fundamentales para el futuro inmediato de esta nueva figura. Las decisiones logradas en Durban tendrán que apoyar las recomendaciones del comité transitorio para lograr que el Fondo Climático Verde progrese adecuadamente.

Prioridad para el G-20

Apenas tres semanas antes de que las Partes se reunan en la COP de Sudáfrica, los líderes del G-20 aprovecharon la oportunidad para reiterar la importancia del financiamiento para el cambio climático en el encuentro ocurrido los días 3 y 4 de noviembre.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por su parte, dio la bienvenida al compromiso expresado por los miembros del G-20 e instó a que el lanzamiento del Fondo Climático Verde ocurra en Durban.

Acuerdos en torno a los aspectos institucionales y procesales del Fondo podrían lograrse en Durban; sin embargo, la pregunta más relevante versa sobre si las Partes serán capaces de llegar a una definición sobre las fuentes para el financiamiento a "largo plazo".

Los países divergen respecto al origen privado o público de los recursos para dicho financiamiento. A pesar de que se reconoce el papel de las fuentes públicas para apoyar las inversiones referentes a cambio climático en países en desarrollo, muchos países desarrollados insisten en la necesidad de que una gran parte de los recursos provenga del sector privado.

Algunos países en desarrollo apoyan esta postura, como quedó evidenciado en el comunicado del G-20 de Cannes, pues los líderes advirtieron que "subraya el papel del sector privado en apoyar globalmente las inversiones relacionadas con el clima, particularmente a través de varios mecanismos de mercado". Pero muchos otros insisten en que la mayoría de este financiamiento debe provenir del sector público, especialmente para efectos de adaptación.

Financiamiento para el clima hoy en día

Un informe de Climate Policy Iniative, organización estadounidense, dio a conocer una actualización de los fondos a los cuales se han comprometido un cúmulo de países. Aproximadamente US$ 97 mil millones se están destinando anualmente a mitigación así como actividades de adaptación en países en desarrollo.

Aunque los resultados indican que los montos son cercanos a los US$ 100 mil millones prometidos en Copenhague, los autores del documento encuentran que los números actuales reflejan una especie de reciclaje de los mismos que ya se dedican al cambio climático y a otros objetivos de desarrollo.

El Acuerdo de Copenhague insta a que el financiamiento sea de fuentes "nuevas y adicionales". La mayoría de los US$ 97 mil millones provienen ya estaban disponibles antes del acuerdo mencionado.

Impuesto al carbono en Australia

Respecto a otro fondo para el financiamiento del clima, Australia aprobó un controvertido impuesto al carbono el pasado martes luego de un intenso debate interno. Después de que la Iniciativa sobre Energía Limpia fuera aprobada por la Cámara baja el mes pasado, los planes del país de imponer cargas a las emisiones de carbono fueron finalmente resueltos cuando el Senado aprobó el impuesto referido.

La estrategia de gravar a los principales contaminantes por sus emisiones ha enfrentado gran oposición por parte de los grandes grupos industriales australianos.

A partir del 1 de julio de 2012, los principales cinco contaminantes de Australia tendrán que pagar $23 dólares australianos por tonelada (más o menos equivalente a US$ 23.8). El impuesto aumentará progresivamente 2,5% cada año durante los siguientes tres años antes de que se efectúe una transición total hacia un sistema de comercio de emisiones en 2015. Se espera que dicho esquema nacional se vincule con el sistema europeo y el neozelandés.

El gobierno de Australia espera que su ley de impuesto al carbono inyecte un nuevo ímpetu a las negociaciones internacionales sobre cambio climático. Mientras tanto, el estado de California dará inicio a su esquema propio en 2013, China y Corea del Sur están trabajando en sus propios programas, y Sudáfrica planea establecer un tope al carbono a sus emisores más relevantes.

Por su parte, la compañía australiana Cool nrg International firmó el pasado 1 de noviembre un contrato marco de regalías de reducción certificada de emisiones para proveer 45 millones de lámparas incandescentes al gobierno de México dentro del marco de su Programa de Luz Sustentable, con lo que se espera generar un ahorro de 33.000 gigawatts.

Traducción y adaptación de ICTSD y CINPE. "Climate Finance Efforts See Progress on International, Domestic Fronts", Vol. 15, No. 38, 9 de noviembre de 2011.

12 November 2011
Los presidentes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú ratificaron su compromiso de permanecer y fortalecer la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en una reunión extraordinaria el pasado 10 de noviembre...
Share: 
12 November 2011
La cumbre anual de los líderes y ministros de 21 países de Asia Pacífico inició el pasado 8 de noviembre en Hawai, EE.UU., en medio de desacuerdos públicos entre los EE.UU. y China sobre los términos...
Share: