Boletín de negociaciones de Marrakech #3 | Conferencia climática de Marrakech promete intensificar una dinámica “irreversible”

21 November 2016

La conferencia anual de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) finalizó el viernes 18 de noviembre en Marrakech, Marruecos, tras dos semanas de conversaciones que buscaron poner en práctica el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Si bien durante la primera semana las conversaciones se centraron en cuestiones técnicas, la segunda semana de la vigésimo segunda Conferencia de las Partes (COP22) reunió a ministros y líderes de Gobiernos que participaron en una serie de reuniones de alto nivel a fin de tomar decisiones clave y consolidar el impulso político que dio lugar al acuerdo mundial.

“Este año hemos sido testigos de un impulso extraordinario en materia de cambio climático en todo el mundo y en muchos foros multilaterales. Este impulso es irreversible y ha sido motivado no solo por los Gobiernos, sino también por la ciencia, las empresas y las medidas mundiales de todo tipo y a todo nivel”, afirmaron los funcionarios en la Proclamación de Acción de Marrakech adoptada el viernes pasado.

Al final de la jornada en el centro de conferencias de Bab Ighli, 111 Partes habían ratificado el Acuerdo de París, cubriendo el 77% de las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que implica un incremento en comparación con las 97 partes que lo habían ratificado inmediatamente antes de que se iniciaran las negociaciones.

Perdura el espectro del cambio de líder en EE.UU.
La noticia de la elección de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos (EE.UU.) suscitó preocupaciones en cuanto a si uno de los mayores responsables de las emisiones a nivel global dejaría de participar activamente en las iniciativas para detener el cambio climático, dadas las promesas de campaña electoral con respecto a denunciar el Acuerdo de París.

Una gran cantidad de países han hecho un llamado a continuar la colaboración internacional, incluyendo a EE.UU., debido a que es de interés nacional y para el planeta. Los funcionarios salientes del Gobierno del presidente Obama han urgido, de igual manera, al nuevo presidente de EE.UU. a continuar participando en la iniciativa mundial con miras a evitar un daño catastrófico producido por el calentamiento del planeta.

“Nadie tiene derecho a tomar decisiones que afecten a miles de millones de personas basándose únicamente en ideología o sin la información adecuada”, expresó el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, en su última intervención en la COP22.

“Si no logramos nuestros objetivos, este será el acontecimiento de mayor importancia de la historia moderna en el que una generación en tiempos de crisis elude su responsabilidad para con el futuro”, añadió Kerry.

Dado este contexto, muchos observadores del clima se mantienen atentos al papel que desempeñará China en las iniciativas climáticas mundiales. Durante la COP, funcionarios chinos afirmaron que no titubearán en su compromiso con los objetivos del Acuerdo de París, independiente de lo que ocurra en Washington. Un nuevo informe del Global Carbon Project sugiere que el incremento de las emisiones se ha mantenido relativamente estable durante los últimos tres años y lo atribuye, en parte, a las recientes reducciones de las emisiones que ha realizado China.

Por su parte, cientos de líderes empresariales presentaron la semana pasada una carta que insta a los líderes y legisladores estadounidenses a asegurarse de que Washington continúe siendo un activo participante del Acuerdo de París y apoye las inversiones en proyectos con bajas emisiones de carbono y las acciones de política tanto en el ámbito nacional como internacional.

“Si no se constituye una economía basada en un nivel reducido de emisiones de carbono, la prosperidad estadounidense se pondrá en riesgo. Sin embargo, tomar ahora las medidas correctas creará puestos de trabajo y mejorará la competitividad de EE.UU.”, afirma la carta firmada por empresas como General Mills y Hewlett Packard, entre otras.

De manera separada, en el marco de una reunión de alto nivel celebrada la semana pasada, más de 100 dirigentes empresariales presentaron sus planes de apoyo a la mitigación y a la adaptación al cambio climático en sus respectivos países.

Estrategias climáticas a largo plazo
Además de dar a conocer sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), el Acuerdo de París solicita a los países presentar sus planes climáticos a largo plazo. Canadá, EE.UU., Alemania y México fueron los primeros en publicar la semana pasada sus estrategias climáticas para mediados de siglo.

Tanto Canadá como EE.UU. expusieron sus estrategias para la reducción de emisiones en un 80% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2050; mientras que el plan de Alemania emula el objetivo de mediados de siglo de la Unión Europea, es decir, una reducción de entre el 80% y el 95% en comparación con los niveles de 1990. México, por su parte, prevé una reducción del 50% en relación con los niveles del año 2000.

Cerca de 50 países en desarrollo, que pertenecen al Foro de Vulnerabilidad Climática, se comprometieron también a una rápida transición a energía 100% renovable y a presentar sus NDC actualizadas y a elaborar planes climáticos de largo plazo para mediados de siglo antes del 2020.

Otro elemento que cabe mencionar fue el lanzamiento de la plataforma Camino al 2050, presentada por Laurence Tubiana, de Francia, y Hakima El Haite, de Marruecos. La plataforma tiene por objeto apoyar la acción colectiva de desarrollo de “estrategias de descarbonización profunda” en las décadas venideras. Ya se han sumado más de 20 países, así como varios participantes de los sectores privado y subnacional.

Creación del régimen de París
Bajo la dirección del Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París (GAP), cuya labor es preparar la entrada en vigor del Acuerdo, así como la primera reunión de su órgano rector, es decir, la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París (CMA, por sus siglas en inglés), las partes lograron avanzar en todos los temas del programa.

Estos incluyeron una mayor orientación sobre las NDC de los países, la comunicación sobre la adaptación, el marco de transparencia, el balance mundial de los logros obtenidos de manera conjunta, y el comité para facilitar la aplicación y promover el cumplimiento. Las conclusiones del GAP destacan que aún hay mucho trabajo por realizar. Se invitó a las partes a elaborar presentaciones sobre cómo avanzar tanto de manera general como en temas específicos del programa. Los copresidentes del GAP también prepararán una nota informal con sus reflexiones sobre los resultados de la conferencia de Marrakech.

Debido a que el GAP tiene como misión preparar proyectos de decisión para la CMA 1, la anticipada e inesperada entrada en vigor del Acuerdo de París planteó interrogantes sobre cómo continuar con la conferencia. Debido al tiempo necesario para elaborar las normas de aplicación del acuerdo, los delegados realizaron consultas sobre cuándo reanudar la CMA 1, la que comenzó oficialmente el martes pasado.

Algunos países propusieron retomar la CMA 1 en 2017, mientras que otros solicitaron que se suspendiera hasta 2018. Finalmente, se acordó concluir el trabajo relacionado con las normas de aplicación del Acuerdo de París para el 2018 a más tardar, con una revisión de su evolución al año siguiente. Una decisión invita al GAP a continuar el análisis de otras cuestiones de ejecución que aún no se han tratado.

El futuro del Fondo de Adaptación también dio lugar a debate. Este financia proyectos de adaptación en países en desarrollo en virtud del Protocolo de Kioto. Las partes acordaron que el fondo debe utilizarse para el Acuerdo de París y se tomarán decisiones institucionales en 2018. El fondo recibió más de US$ 81 millones en promesas de contribuciones esta semana.

Financiación climática
Con motivo del diálogo ministerial bienal de alto nivel sobre la financiación para el clima, varios funcionarios se reunieron el miércoles pasado a fin de analizar las iniciativas de los países desarrollados para lograr el objetivo de asignar, antes del 2020, US$ 100 mil millones por año para asistencia climática a los países en desarrollo.

Un informe del comité de la CMNUCC confirmó la semana pasada que si bien se ha avanzado desde el punto de vista de la financiación climática, esta aún se encuentra muy por debajo de los niveles necesarios. Los ministros de los pequeños Estados insulares que están sufriendo los efectos del cambio climático acogieron favorablemente los avances logrados, pero destacaron que aún quedan desafíos por superar.

“Es increíble que un pequeño Estado insular como el mío, de menos de dos metros sobre el nivel del mar y en una posición crucial en esta cuestión, aún tenga dificultad para atraer pequeñas sumas de dinero tanto de fuentes públicas como privadas”, expresó el representante de las Islas Marshall.

Los fenómenos meteorológicos extremos dejan sumidas en la pobreza a 26 millones de personas anualmente en todo el mundo, según un informe del Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación.

Los países desarrollados ratificaron en Marrakech su objetivo de US$ 100 mil millones. La presidencia de Marruecos se comprometió a consagrar el año 2017 a intensificar este impulso con la participación del sector privado.

“Ante la magnitud de lo que se necesita para enfrentar los efectos del cambio climático, transformar miles de millones en billones es indispensable”, expresó Salaheddine Mezouar, ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación de Marruecos y presidente de la reunión climática de este año.

Estimulación de las tecnologías climáticas
Dado el rol que desempeña la tecnología en la facilitación de los cambios a gran escala necesarios para lograr los objetivos del Acuerdo de París, la COP inició conversaciones sobre varias cuestiones tecnológicas.

Las partes acordaron que el marco tecnológico del Acuerdo de París debe ser “breve, conciso, equilibrado y completo y ofrecer flexibilidad para responder a los cambios que se produjesen con el tiempo” e identificaron sus temas clave iniciales: innovación, aplicación, entornos propicios y fomento de la capacidad, colaboración e implicación de los interesados y apoyo. Las partes, los observadores y otros interesados fueron invitados a presentar sus opiniones a más tardar el 10 de abril próximo, de manera previa a la reanudación de las conversaciones en mayo.

El lunes pasado, las partes también adoptaron las conclusiones sobre el informe anual conjunto del Comité Ejecutivo de Tecnología (CET) y el Centro y Red de Tecnología del Clima (CRTC), los que forman respectivamente las ramas de política y de aplicación del Mecanismo Tecnológico de la CMNUCC. Las Partes convinieron tomar nota sobre los desafíos que enfrenta el CRTC para lograr una financiación sostenible y sobre la necesidad de brindarle mayor apoyo. Este recibió, posteriormente, un incremento en la financiación de más de US$ 23 millones provenientes de Canadá, Dinamarca, la Unión Europea, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Suiza y EE.UU.

Los participantes también debatieron sobre cómo establecer un mejor vínculo entre el Mecanismo Tecnológico y el Mecanismo Financiero de la CMNUCC. La decisión final de la COP fomenta varias formas de cooperación entre ellos y tomará en cuenta esta cuestión con mayor detalle en la COP de 2018.

¿Futuros mercados de carbono?
Las conversaciones entabladas la semana pasada sobre enfoques cooperativos para la aplicación de las NDC de las partes en virtud del artículo 6 del Acuerdo de París progresaron solo desde el punto de vista de los procedimientos debido a los desacuerdos sobre cómo regir los mercados de carbono.

Varias fuentes expresaron que algunos países abogaron por un mercado mundial centralizado con supervisión de la CMNUCC, similar al existente en virtud del Protocolo de Kioto. Otros defendieron un enfoque más flexible que permita a los países cooperar solo con un grado limitado de gobernabilidad centralizada. Ya se han puesto en práctica algunas iniciativas de esta índole. La Declaración Ministerial sobre los Mercados de Carbono, dirigida por Nueva Zelanda, es un ejemplo, y el Reino Unido fue una de las partes que se sumó esta semana.

Los delegados tuvieron en cuenta el papel desempeñado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), herramienta principal de los mercados de carbono del Protocolo de Kioto, en un contexto posterior al año 2020. Un tema de debate fue el uso de los créditos del MDL para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París. La gran oferta de créditos a bajo precio ha generado preocupaciones sobre si su uso continuo podría debilitar las nuevas iniciativas de mitigación. Sin embargo, algunos destacan cómo el MDL ha dado lugar a reducciones de más de 1700 millones de toneladas de emisiones en 95 países en desarrollo y a más de US$ 300 mil millones en inversiones.

Otros participantes se refirieron también a la relación entre los mercados del Protocolo de Kioto y el artículo 6, párrafo 2, del Acuerdo de París, que establece un nuevo mecanismo. Esto podría insinuar cierta aceptación con una gobernanza centralizada para los futuros mercados de carbono.

Próximas presidencias de la COP
La COP del año próximo (COP23) se celebrará bajo la presidencia de Fiyi en Bonn, Alemania, y la siguiente conferencia, COP24, se celebrará en Polonia.

28 January 2011
Eventos 26-30 de enero. Foro Económico Mundial 2011 . Davos-Klosters, Suiza. http://www.weforum.org/ 27 de enero. Conferencia BID: Transforming Transportation 2011 . Washington, D.C. http://events...
Share: 
28 January 2011
Luego de que la primera solicitud para el establecimiento de un panel en contra de República Dominicana fuera bloqueada en la sesión del Órgano de Solución de Diferencias (OSD) del pasado martes 25...
Share: