Panel de cumplimiento en caso Atún-Delfín encuentra violaciones en implementación de EE.UU.

22 April 2015

Un panel de la OMC reveló su altamente anticipado informe sobre el cumplimiento de EE.UU. en su controversia con México sobre la etiqueta dolphin-safe para el atún y encontró que Washington no había hecho las revisiones necesarias a la medida de etiquetado previa para ponerla en conformidad con las reglas comerciales multilaterales.

 

A pesar de este fallo, el informe publicado este 14 de abril sostuvo el derecho de Washington de prohibir que el atún que haya sido capturado a través de “redes de cerco” sobre delfines, es decir rodearlos para alcanzar el atún que nada por debajo, sea elegible para la etiqueta en cuestión.

En 2012, el Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) determinó que el esquema original de Estados Unidos (EE.UU.) de etiquetado violaba las reglas comerciales fundamentales y discriminaba injustamente en contra de los productos de atún mexicanos.

En particular, el Órgano de Apelación dijo que al excluir la mayoría de los productos mexicanos de atún de poder usar la etiqueta dolphin-safe, pero permitirla para la mayoría del atún de EE.UU. y de otros lado, modificaba las condiciones de competencia en el mercado estadounidense en detrimento de los productos mexicanos de atún.

El fallo del Órgano de Apelación de 2012 también encontró que mientras que la medida estadounidense aborda los efectos adversos sobre los delfines que resultan de cercar a los delfines en el área del Pacífico Tropical Oriental (PTO) no aborda la mortalidad que resulta de otros métodos de pesca en otras áreas del océano.

En consecuencia, la más alta corte de la OMC estableció que la medida estadounidense no era equitativa y que los impactos adversos sobre los productos mexicanos de atún no procedían únicamente de una distinción regulatoria legítima.

Estados Unidos luego introdujo cambios al esquema original de etiquetado en 2013, resaltando que había cumplido completamente con las constataciones del Órgano de Apelación.

México no estuvo de acuerdo y por lo tanto pidió el establecimiento de un panel de cumplimiento a fin de que examinara la consistencia del esquema de etiquetado revisado.

Medida corregida
Luego de la “Regla Final” de 2013, que introdujo cambios sustantivos a la medida de etiquetado, el atún solamente podía entrar a EE.UU. como dolphin-safe bajo la condición de que estuviera acompañado por una certificación de que no se habían colocado redes de forma intencional sobre los delfines para capturar el atún y que no se había matado o perjudicado seriamente a delfín alguno en las redes durante ese proceso.

Mientras que la medida original aplicó la descalificación solamente dentro del PTO, la Regla Final aplicó los requisitos de elegibilidad sin importar dónde había sido capturado el atún, sea dentro o fuera del PTO, y la nacionalidad de la embarcación pesquera.

No obstante otros requisitos de documentación, rastreo y verificación esencialmente siguieron siendo los mismos y continuaron variando dependiendo de dónde había sido capturado el atún. Las embarcaciones mexicanas predominantemente pescan dentro del PTO.

Reclamos de México
México cuestionó lo que desde su perspectiva son elementos discriminatorios del sistema de etiquetado, en particular la descalificación del atún capturado cercando delfines, y los distintos requisitos de certificación de observadores y de rastreo y verificación.

En tal sentido, México defendió que estos no habían sido modificados por la Regla Final y que continuaban discriminando en contra del atún mexicano y sus productos dado que estos requisitos no se aplican de manera similar dentro y fuera del PTO.

En el nuevo fallo, el panel de cumplimiento decidió revisar todo el esquema regulatorio, tanto los elementos anteriores como los nuevos, dado que la Regla Final de 2013 es una parte integral de la medida de etiquetado e interactúa con otros elementos de la política que no se han modificado.

Requisitos de certificación y rastreo
El panel reconoció que los requisitos de certificación sustantivos incluidos en la Regla Final se orientan hacia el cumplimiento de EE.UU. con el fallo del Órgano de Apelación.

No obstante, respecto a las inquietudes de México sobre las diferencias en los requisitos de certificación, rastreo y verificación dependiendo de dónde se ha capturado el atún, el panel dijo que estos sometían al atún mexicano a cargas regulatorias distintas a aquellas enfrentadas por el atún de otros países.

Respecto a las diferencias en los requisitos de certificación, es decir el uso de observadores independientes además de requerir la certificación de capitanes dentro del PTO, el panel dijo que EE.UU. había legítimamente establecido las distinciones con base al cerco más sistemático sobre los delfines dentro del PTO comparados con el exterior.

No obstante, el panel señaló, entre otras cuestiones, que en la ausencia de observadores fuera del PTO EE.UU. no había sido capaz de convencer de que los capitanes necesariamente tienen las habilidades para certificar si los delfines habían sido matados o seriamente perjudicados. Como resultado, esto dificultó que los requisitos de certificación fueran considerados equitativos.

El panel tampoco se convenció de los argumentos de EE.UU. para imponer distintos requisitos de esta naturaleza y encontró que los impactos dañinos sobre el atún mexicano no procedían exclusivamente de una distinción regulatoria, como pide el artículo 2.1 del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio.

Cuestiones GATT
El panel determinó que la medida enmendada violó los artículo I:1 y III:4 del GATT, pues la política acordó un trato menos favorable al atún mexicano que a su equivalente estadounidense, o aquel de otros países.

Las diferencias en los requisitos para obtener la etiqueta dolphin-safe en la medida revisada dañaron la competitividad de México en el mercado de atún estadounidense, constató el panel, por lo que Washington violó las disposiciones ya referidas.

El panel asimismo determinó que la medida sí estaba justificada por el artículo XX del GATT que contiene excepciones generales, en particular los incisos b) y g) que hablan sobre la protección de salud y la vida de las personas y los animales, así como la conservación de recursos naturales, respectivamente. Esto porque la medida es aplicada por EE.UU. en forma tal que no viola las reglas de la OMC y, por lo tanto, es consistente con el preámbulo del artículo XX.

El panel también constató que los distintos requisitos de certificación, rastreo y verificación de la medida enmendada también estaban justificados por el artículo XX (g). No obstante, debido a que la medida es aplicada en una forma arbitraria o discriminatoria no cumple con el preámbulo ya referido.

Pasos a seguir
Las partes ahora pueden apelar el informe de este panel de cumplimiento hasta un plazo máximo de 60 días a partir de la fecha de publicación del fallo.

Si la máxima corte constata el incumplimiento de EE.UU. en esta controversia, México puede solicitar la autorización multilateral para aplicar medidas de retorsión a fin de inducir el cumplimiento estadounidense.

México entonces podría vislumbrar la posibilidad de suspender concesiones en el sector de mercancías o bien en otros como servicios o propiedad intelectual para intentar dar fin a una de las disputas de más larga data en la OMC.

Traducción y adaptación Puentes. “WTO panel finds US revisions to "dolphin-safe" tuna labels in conflict with trade rules”, Bridges, 16 de abril 2015. 

22 April 2015
De acuerdo a las nuevas predicciones publicadas por la OMC y el FMI se espera una modesta recuperación del comercio en 2015 y 2016 tras tres años de débil expansión . Se espera que el comercio global...
Share: 
1 May 2015
El Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, suscrito por Perú, Chile, Colombia y México, entrará plenamente en vigor en el corto plazo, luego de la aprobación de la Corte Constitucional colombiana...
Share: