Tercera represa más grande del mundo se instala en la Amazoniaa: ¿un debate finalizado?

8 September 2010

Situada en el corazón de la Amazonia brasileña, Belo Monte se constituirá en la tercera planta hidroeléctrica más grande del mundo, sólo superada por Tres Gargantas (China) e Itaipú (Brasil y Paraguay). Aunque el impacto en materia de generación eléctrica será positivo para Brasil, opositores vaticinan un futuro sombrío para los poco más de 40.000 desplazados.

Desde hace tres décadas se han realizado acciones en Brasil para impulsar este proyecto hidroeléctrico. Aunque éste fue abandonado durante los años noventa por fuertes presiones nacionales e internacionales, la administración Lula da Silva lo retomó como una prioridad. En palabras del mandatario brasileño, Belo Monte representa una “victoria para el sector energético”, luego de que el pasado 26 de agosto el presidente firmara la concesión pública para construir la represa en río Xingú, uno de los mayores afluentes del Río Amazonas, ubicado en el estado de Pará, al norte del país.

Las obras de la monumental infraestructura estarán a cargo del Consorcio Norte Energía, conformada por 18 empresas privadas, estatales y fondos de pensión, así como inversores y otros agentes independientes, además de la estatal Electrobas, que controlará el 50% de la obra. El costo total de Belo Monte ascenderá a US$ 11.360 millones y estará en funcionamiento en 2015. El consorcio tendrá derecho de explotación energética de la obra por un periodo de 35 años.

Según datos oficiales, la construcción de la represa dará empleo directo a 18.000 personas e indirectos a cerca de 23.000 y beneficiará a una población regional de de 54.000 habitantes.

Efectos esperados sobre el ambiente y los pueblos indígenas

Aunque las críticas no se han hecho esperar, para el gobierno Belo Monte es una realidad. Sin embargo, para los opositores esto significaría el fin del río Xingú. Con la oficialización de la concesión, el Gobierno "está firmando la sentencia de muerte del río Xingú y la expulsión de miles de ciudadanos de sus tierras a orillas del río", declararon en un comunicado conjunto un total de 56 grupos, entre los que destacan entidades científicas, sociales, indígenas y religiosas.

Por su parte, la Procuraduría Regional continuará con las acciones para detener la obra aún después de que el contrato de concesión fuese firmado, según lo indicó el Procurador de la República, Felicio Pontes Jr. Al respecto, Pontes explicó que desde 2001 y hasta la fecha existen en los tribunales nueve acciones contra la construcción de la represa, de las cuales ocho siguen pendientes de decisión judicial y siete pueden impedir totalmente la construcción de la planta. Entre las razones que destacan, se encuentra la no concesión de la licencia ambiental por parte de la Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA), la falta de audiencias públicas específicas para los indígenas y los estudios de impacto ambiental hecho por los constructores. Otros aspectos como el impacto en la calidad del agua y el potencial real de la energía por generarse son cuestionamientos existentes, a ser resueltos por vías judiciales y que serán consideradas ya muy tarde cuando la obra esté concluida, indicó el fiscal.

La obra proyecta la inundación de unos 500 km2 de selva que, considerando la información del gobierno, provocará el desplazamiento de 16.000 personas. No obstante, los opositores indican que el número real es cercano a las 40.000 personas – entre ellos 12,000 indígenas – que viven a lo largo de los más de 100 km2 de la cuenca del río y en el municipio de Altamira, afectando directamente la economía local de las comunidades que subsisten de la pesca en el río Xingú; esto al disminuir el nivel de su aguas.

A su vez, la Procuraduría regional señala que las excavaciones serán equivalentes a las obras del Canal de Panamá, lo que ocasionará una duplicación de la población regional al llegar miles en busca de trabajo, ejerciendo presión sobre los recursos naturales de la Amazonia.
Otro sector también cuestiona el hecho que la obra se financie con fondos públicos. En este sentido, para el director del Centro Brasileño de Infraestructura, Adriano Pires, el modelo de financiamiento marca un claro retroceso pues “Electrobras, enfrenta el riesgo de la obra con dinero del contribuyente (fondos estatales) y contrata a las grandes constructoras (privadas) para construirla”, recalcó a medios locales.

Aún con la fuerte oposición, el gobierno defiende la construcción y funcionamiento de la represa, pues, según señalan, el proyecto ha sido el resultado de un análisis exhaustivo que ha permitido precisar en el camino los posibles impactos físicos, bióticos, socioeconómicos y ambientales. En este último aspecto, también aseguran que la iniciativa fue reformulada para disminuir el impacto sobre el ambiente y que la dimensión de la presa fue reducida en un 60% respecto al planteamiento inicial.

Beneficios comerciales para el Brasil

Se espera que la planta de Belo Monte provea de electricidad a unos 23 millones de hogares, lo que representará un 11% de la capacidad instalada del país. En Brasil, se estima que aproximadamente el 80% de su energía proviene de este tipo de fuentes.

Ante el potencial de generación eléctrica proyectado, aproximadamente 11.200 megavatios en las épocas de máxima crecida del río Xingú, el consorcio firmaría contratos de comercialización de energía eléctrica que sumarían los US$ 35.182 millones de dólares, a la vez que prevén la provisión de 795 terawatt-hora, cantidad de energía equivalente al 70% del total que la represa producirá en los años de concesión. El 30% restante de la capacidad podrá ser destinado para uso del consorcio y a su comercialización libre.

Con los pros y contras propios de un proyecto que afectará directamente al mayor pulmón verde del mundo, la tercera represa más grande del planeta ya es un hecho. Belo Monte a la fecha no cuenta con la autorización del IBAMA, sin embargo, los desarrolladores están gestionando una licencia parcial que permita el inicio de las obras en septiembre 2010.

Reportaje del ICTSD y CINPE; fuentes consultadas:

Brasil: luz verde a una hidroeléctrica en la Amazonia (2010, 27 de agosto). La Nación. Consultado el 4 de septiembre en http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1298481

Lula avala construcción de gigantesca hidroeléctrica en el Amazonas (2010, 27 de agosto). RT Noticias. Consultado el 4 de septiembre en http://actualidad.rt.com/economia/sectores/issue_13004.html

Lula firma la concesión pública para construir presa hidroeléctrica en Amazonía (2010, 26 de agosto). AFP. Consultado el 4 de septiembre en: http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5gd_yRv4PGZm3MRxQmjMD6Gzsu-hA

Lula firma el contrato de las obras de polémica hidroeléctrica en la Amazonía (2010, 26 de agosto). European Pressphoto Agency (EPA). Consultado el 4 de septiembre en http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5jGwodMb962h3iQq5UrtH9Y_RBkMA

Lula da Silva sanciono decreto que autoriza usina (2010, 26 de agosto). Agencia Ansa Latina. Consultado el 4 de septiembre en http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/rubriche/amlat/20100827010035134302.htm

'Não desistimos de barrar Belo Monte', diz procurador sobre usina (2010, 27 de agosto). Globo.com. Consultado el 4 de septiembre en http://g1.globo.com/economia-e-negocios/noticia/2010/08/nao-desistimos-de-barrar-belo-monte-diz-procurador-sobre-usina.html

8 September 2010
Pese a existir una sanción de la Comunidad Andina (CAN) sobre Colombia por la aplicación de las restricciones a las importaciones de arroz, ni Perú ni Ecuador han podido lograr que se reabra el...
Share: 
8 September 2010
Perú y Corea del Sur finalizaron las negociaciones para un tratado de libre comercio (TLC), el cual entraría en vigencia durante los primeros meses de 2011. El ministro de Comercio Exterior y Turismo...
Share: