Agricultura y AMNA en Doha: textos serán retrasados, se espera que en 2008 se llegue a un acuerdo

1 November 2007

Los diplomáticos de la OMC han esperado varias semanas para que los presidentes de las negociaciones sobre agricultura y acceso a los mercados no agrícolas (AMNA) presenten los nuevos proyectos de texto que servirán como base para un acuerdo. Dichos textos debían estar listos para mediados de noviembre, y fueron luego pospuestos para fi nales del mismo mes. Ahora, algunos sugieren que su circulación podría posponerse para principios de 2008, posiblemente febrero. El Director General de la OMC, Pascal Lamy expuso sus expectativas de fi nalizar la Ronda de Doha para “fi nales del año que viene”.

Un delegado de la OMC sostuvo que mientras los dos textos aún podrían ser presentados a principios de diciembre, el verdadero propósito es presionar a los Miembros para que comiencen a negociar seriamente. Dado que existen señales de que estaba empezando a ocurrir, el presidente del grupo de negociación sobre agricultura, el Embajador de Nueva Zelanda, Crawford Falconer ha permitido que continúen las negociaciones.

El retraso podría ser productivo

En lo que respecta a las negociaciones sobre agricultura, los Miembros han logrado avances en las normas que regulan los créditos a las exportaciones y ayuda alimentaria. Por ejemplo, los negociadores habrían aceptado un periodo de reembolso de 180 días para los créditos a la exportación. Asimismo se habría acordado que dichos créditos deberán estar disciplinados por el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias de la OMC, que tiene como objetivo evitar que los préstamos del gobierno actúen como subsidios.

En las negociaciones agrícolas, el alcance de la reducción de los subsidios y la expansión del acceso a los mercados dependerá de muchas variables técnicas y numéricas. Por ejemplo, los Miembros podrán proteger algunos productos agrícolas ‘sensibles’ de las potenciales reducciones, a cambio de ampliar las cuotas de importación. Aunque los gobiernos han acordado que el volumen de tales cuotas se determinará en función de los niveles actuales de consumo, los gobiernos tienen que decidir la metodología para calcular los patrones de consumo y la designación de tales productos. Sin resolver tales cuestiones los Miembros no podrán cuantifi car claramente cuanto podrían ganar y/o perder.

Por otra parte, será necesaria una mayor claridad en varios temas de las negociaciones agrícolas, esto facilitará las concesiones en otras áreas de las discusiones. Este fue uno de los puntos que resaltó la gran mayoría de los países en desarrollo miembros de la OMC, al término de la reunión que mantuvieron el 15 de noviembre pasado en Ginebra. En un comunicado conjunto emitido por el G-20, el G-33, NAMA-11, los países de África Caribe y Pacifi co (ACP), los Países de Menor Desarrollo Relativo (PMDR), el Grupo Africano y el Grupo de las Economías Pequeñas y Vulnerables, manifestaron que una mayor claridad respecto a la contribución que deben hacer los países desarrollados, ayudará a los países en desarrollo a cumplir con su parte, de acuerdo al mandato de negociación y a sus capacidades y niveles de desarrollo. En el caso de las negociaciones sobre AMNA – donde los países desarrollados están buscando mayores concesiones de los países en desarrollo – la situación es distinta, un puñado de números alcanza para indicar los costos y benefi cios de la negociación.

Como siguiente paso se espera que Falconer, sostenga dos semanas de reuniones para discutir los asuntos que no fueron abordados en detalle en su proyecto de acuerdo del mes de julio de 2007.

Las discusiones se enfocarían sobre los ‘productos especiales’ y sobre el ‘mecanismo de salvaguardia especial (MSE)’; dos tipos de fl exibilidades que generan mucha controversia y que podrían ser utilizadas sólo por los países en desarrollo. En el primer caso se trataría de designar una serie de productos, sujetos a escasa o ninguna reducción arancelaria, basándose en cuestiones como la seguridad alimentaria, el sustento de los agricultores o el desarrollo rural. El MSE serviría como defensa en caso de que aumente el volumen o caiga el precio de las importaciones, de modo que amenacen la producción nacional.

Cuanto antes estén listos los dos textos, antes podrán los países negociar sus ‘canjes’ en las negociaciones. Algunos sin embargo sugieren que estono sucederásino hasta después del Forum Económico Mundial, que se realizará en enero de 2008, en la ciudad suiza de Davos. De esta forma se evitaría que los proyectos para un acuerdo se politicen visto que a dicha reunión acudirán todos los ministros decomercio . No obstante, a medida que el año pase se acercarán las elecciones presidenciales en EE.UU., así como el ejercicio de Francia al frente de la presidencia de la Unión Europea (UE). Es sin embargo conocida la antipatía que tiene este último país por las negociaciones sobre agricultura en la Ronda de Doha.

Por otro lado hace aproximadamente quince días, el Comisario de Comercio Exterior de la UE Peter Mandelson, dijo que si las negociaciones de la OMC no concluían para principios de 2008, la ronda entrará rápidamente en hibernación, de la cual no cree que será fácil sacarla. Otros sostienen que si las negociaciones en la OMC progresan lo sufi ciente el año próximo, la administración del presidente George Bush podría obtener del Congreso la extensión de ‘la autoridad de promoción de comercio’ (TPA, por sus siglas en inglés) exclusivamente para cerrar la Ronda de Doha. La TPA le permite al presidente negociar acuerdos comerciales y presentarlos al Congreso para su aprobación (o rechazo) sin posibilidad de introducir enmiendas. La misma es necesaria porque permite que a aquellos países que están negociando con los EE.UU., les sea garantizado que un acuerdo logrado con la administración no será enmendado por el Congreso, resultando en un tratado diferente del negociado entre las partes.

Brasil e India preguntan sobre la TPA

Justamente Sobre este tema los diplomáticos de Brasile India, reunidos En Ginebrala últimasemana, lesolicitaron asuspares norte americanos un ‘mapade ruta’ parala renovación dela TPA dado que Esta expiró a Finales de junio deesteaño. En declaraciones a los medios comerciales, el Ministro de Comercio e Industria de la India, Kamal Nath, dijo que en relación al futuro de las negociaciones la mayor incertidumbre de estas está concentrada en la renovación de la TPA de los EE.UU.” Para la India la TPA juega un rol clave en el mapa de ruta para la conclusión de la Ronda.

Algunos analistas dudan que el Congreso de los EE.UU. tome una decisión de esta naturaleza en medio de una campaña electoral, y que una vez que ambos partidos hayan elegido a sus candidatos presidenciales será más fácil para el Congreso lidiar con temas comerciales de esta índole.

¿Será posible el año próximo?

Para poder concluir la Ronda a finales del año que viene, según sugirió Pascal Lamy durante una conferencia sobre ayuda para el comercio que se desarrolló el 20 de noviembre último en Ginebra, los Miembros deberán acordar las modalidades de negociación para luego traducirlas en listados de compromisos. Este proceso podría llevar varios meses. Aún así, los EE.UU podrían estar en el periodo post elecciones, con lo que la aprobación de un acuerdo en la Ronda de Doha le podría corresponder a la nueva administración y al nuevo Congreso, que asumirían recién en 2009.

Los llamados que hicieron diversos actores para concluir las negociaciones “el año próximo” distan mucho de ser algo nuevo. Ya durante la Conferencia Ministerial de Hong Kong, que se llevó a cabo en diciembre de 2005, los Miembros de la OMC habían acordado finalizar las negociaciones en 2006. Posteriormente, los Miembros apuntaron a 2007 al darse cuenta que tal objetivo sería inalcanzable.

Actualmente existe un verdadero riesgo de que la Ronda de Doha sea la primera en refutar el antiguo axioma que sostiene que no obstante ocurran muchas situaciones donde se considere a la Ronda casi muerta, las rondas de negociaciones multilaterales fi nalmente culminan con algún tipo de acuerdo.

Algunos negociadores sostienen que si los Miembros no logran hacer un progreso signifi cativo para 2008 y las conversaciones languidecen, la nueva administración presidencial de los EE.UU. podría pensar que no vale la pena hacer el esfuerzo para hacer resurgir el paquete de negociación. Por lo que esta podría desaparecer.

Tal vez una señal que indicaría que las negociaciones podrían entrar en un período de hibernación sería si los negociadores, que están basados en las capitales, dejan de participar de las reuniones que se llevan a cabo en Ginebra. Asimismo, si los Gobiernos empiezan retirar a sus diplomáticos de sus respectivas misiones en Ginebra. Si bien los comités de negociación podrían continuar, como de costumbre, reuniéndose en la sede de la OMC, los Miembros probablemente otorgarían menor apoyo a las habituales declaraciones sobre la importancia de concluir las negociaciones.

This article is published under
1 November 2007
La importancia económica de China, en los últimos años, aumentó en forma exponencial para Latinoamérica y para el Mercosur, en particular. Los países de la región deberían estar preocupados por la...
Share: 
13 November 2007
El pasado lunes 29 de octubre, el Presidente boliviano Evo Morales y el Primer Ministro italiano Romano Prodi, acordaron, tras una reunión amistosa, encomendar el análisis para el posterior...
Share: