Comercio de armas ¿fuera de control?

1 January 2001

El comercio de armas es uno de los pocos que están explícitamente excluidos del sistema de la OMC. El Artículo XXI del GATT establece que "no deberá interpretarse ninguna disposición del presente Acuerdo en el sentido de que (...)impida a una parte contratante la adopción de todas las medidas que estime necesarias para la protección de los intereses esenciales de su seguridad, relativas(...) al tráfico de armas, municiones y material de guerra (...)". Más aún, según ese Artículo, los países no tienen obligación de "suministrar informaciones cuya divulgación sería, a su juicio, contraria a los intereses esenciales de su seguridad". Esta disposición general se refuerza en similares términos en el Artículo XXIII del Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC.

El comercio de armas es notorio por la obscuridad que lo rodea, y caer bajo la órbita de la OMC ciertamente mejoraría esta situación. El Mecanismo de Examen de Políticas Comerciales y el Mecanismo de Solución de Diferencias serían dos instancias de transparencia en este campo. Pero integrar el sistema pondría a las armas en una lógica de liberalización, cuando pareciera que estos bienes, como las especies de flora y fauna en peligro de extinción o los residuos peligrosos, no deben comerciarse libremente, sino estar sujetos a regímenes con fuertes restricciones. Entonces, ¿qué regula el comercio de armas? Existen regímenes particulares -p.ej. para las armas nucleares, las armas químicas y biológicas y las minas antipersonales. Pero el grueso del comercio no está regulado- lo que no quiere, por demás, decir que sea libre. Lo cierto es que las armas actualmente no está sujetas ni a las normas de la OMC ni a otro régimen multilateral.

En el presente artículo nos ocuparemos del comercio de armas pequeñas y livianas que si bien son una fracción relativamente pequeña del comercio de armas en general, en términos humanos tienen un impacto enorme. Hay procesos en marcha para controlar este controvertido comercio, caminos que, como dicen los autores del artículo de la página 3, son largos y prometedores. En esta nota echamos un rápido vistazo a esta situación.

Las armas pequeñas y livianas

"Los ejes centrales de la estructura de la seguridad internacional de la Guerra Fría eran la disuasión nuclear y los grandes sistemas de armamento convencional o armas de destrucción masiva (v.g. biológicas y químicas). En este contexto, el peligro de las armas individuales, categorizadas como ‘pequeñas ‘o ‘livianas', ha sido ignorado hasta ahora. La rivalidad bipolar, sin embargo, alimentó gran parte de los conflictos armados o las guerras civiles del ‘Tercer Mundo' y América Latina en particular, suministrando, de forma directa o mediante terceros, armas a las facciones beligerantes", según Khatchik Der Ghougassian.

No obstante los procesos de pacificación que se han realizado bajo la supervisión de la ONU, gran cantidad de armas livianas, legado de la Guerra Fría, quedaron a disposición de los ex combatientes -entre soldados desmovilizados, ex guerrilleros o paramilitares- y pasaron a manos de delincuentes comunes, del crimen organizado o del narcotráfico, transformándose en la mayor amenaza actual a la seguridad de los ciudadanos y poniendo en riesgo la estabilidad social, las perspectivas de desarrollo económico y, en definitiva, la democracia.

Así, el fin de la Guerra Fría destapó el dilema de la proliferación de armas cortas y livianas, ligado a los superávits en los países productores -con Estados Unidos, Rusia y China ala cabeza- y a la coincidente explosión de guerras civiles dela última década. A excepción de la Guerra del Golfo y la campaña aérea contra Yugoslavia, prácticamente todos los conflictos violentos de la nueva era se libraron con armas livianas(o convencionales -ver recuadro de la pág. 10-). Estadísticamente el arma más mortífera del planeta es el fusil automáticoAK-47, cuyas principales víctimas son civiles.

Un estudio de la ONU estima que actualmente circulan en el mundo unos 500 millones de armas pequeñas y livianas, la mayor parte de ellas sin ningún tipo de regulación. Se calcula que mientras la venta legal de armas pequeñas y livianas moviliza entre 7 mil y 10 mil millones de dólares por año, en el mercado negro se comercializarían entre 2 mil y 3 mil millones de dólares. A pesar de que esto es solo una parte del total del comercio mundial de armas que en 1999 al cazó la cifra de 53.400 millones de dólares, según un informe del Instituto Internacional Estratégico de Londres (IISS), los actores involucrados en el comercio de armas livianas son los más numerosos y difíciles de controlar.

Mientras Estados Unidos es el país de origen de más de la mitad del mercado legal de armas en general, se calcula que actualmente existen cerca de 300 firmas que producen pistolas de mano legalmente y otras armas de fuego portátiles, las cuales operan en más de 50 países. Lo anterior sin incluir la venta de municiones sin las cuales estas armas serían inservibles.

"La acumulación de armas pequeñas y livianas en sí mismano causa conflictos. Su disponibilidad, no obstante, contribuye a la intensificación de los conflictos al elevar el número de víctimas y la duración de la violencia y promueve una resolución violenta de los conflictos; lo cual a su vez, genera un círculo vicioso en el que a mayor sensación de inseguridad aumenta la demanda y el uso de estas armas", advierte la ONU. No más en 1999 el gasto militar a nivel mundial alcanzó los 809.000 millones de dólares.

De la mano del aumento de la sensación de inseguridad, la venta de estas armas en forma legal se duplicó en los últimos diez años. Y "al difundirse más la tenencia de armas legales en la sociedad se refuerza la proliferación ilegal también", asegura Eugenio Zaffaroni, del Instituto Nacional contra la Discriminación de Argentina.

Ante la elocuencia de los hechos, el tema del comercio y control de armas pequeñas y livianas -ligado con fenómenos transnacionales como el tráfico de drogas y el terrorismo- ha ido ganando fuerza en la agenda internacional. Del 9 al 20 de julio de este año se llevará a cabo una conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio Ilegal de Armas pequeñas y livianas y sus aspectos relacionados, en miras a la cual se han realizado hasta ahora dos conferencias preparatorias en lasque el tema de la participación de la sociedad civil representada en las organizaciones no gubernamentales ha sido, de nuevo, un punto de discordia.

Paralelamente en Viena, se lleva a cabo otro proceso de negociación relacionado con armas pequeñas y livianas que consiste en las elaboración de un Protocolo sobre la fabricación y el tráfico ilegales de armas de fuego, sus partes, componentes y munición [A/AC.254/4/Add.2/Rev.5], que complementará la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado.

Aumenta la urgencia

Desde la firma del tratado de minas en 1997, mucha de la atención internacional se ha centrado en aprovechar el impulso generado por el ‘Proceso de Ottawa', a través de un movimiento internacional concertado para combatir la proliferación de armas livianas. El problema que presenta la proliferación de armas livianas es mucho más complejo que el que se dio con las minas antipersonales. Afecta a más regiones del mundo y se sostiene por intereses políticos y económicos. Además, mientras que había consenso internacional en cuanto a que el uso de las minas era ilegítimo, y que por lo tanto debía buscarse una prohibición categórica, no existe tal acuerdo con el uso de armamento liviano. Cada Estado lo utiliza para su defensa externa y su labor de policía.

"Se calcula que las armas pequeñas y el armamento liviano suman entre el ochenta y el noventa por ciento de las muertes en conflictos violentos hoy en día, gran parte de ellos civiles. Por eso, controlar el comercio de armas livianas debe ser una parte indispensable de cualquier esfuerzo concertado para avanzar en las metas de desarrollo humano alrededor del mundo" puntualiza Greg Pule y, de la Fundación Arias.

(Continúa…)

This article is published under
21 September 2000
Las discusiones sobre el régimen de propiedad intelectual que establece el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio de la OMC (ADPIC) siguen...
Share: 
2 February 2001
El debate sobre las relaciones entre el comercio internacional y el trabajo se ha centrado en los últimos años en la cuestión de las normas laborales –es decir, en la relación entre los distintos...
Share: