Desarrollo sostenible: teoría y práctica

30 June 2018

La llamada época dorada del capitalismo que se inició luego de la Segunda Guerra Mundial asimiló el desarrollo de las naciones con el incremento del nivel de actividad económica. El impacto sobre el clima y los recursos naturales que se generó con el devenir de las sociedades industrializadas fue el primer y más evidente signo de agotamiento de este modelo de desarrollo, que permitió rápidamente pensar en adoptar sendas de crecimiento que atiendan las necesidades del presente sin comprometer a las del futuro. Esta moderna noción de “desarrollo sostenible”, popularizada en el Informe Brundtland de 1987, parece resolver exitosamente la tensión existente entre los intereses ambientalistas y económicos. Prueba de ello: la diplomacia del mundo adoptó inmediatamente esta noción maximizadora de consensos.

 

Como contracara de este proceso, la noción de desarrollo sostenible parece estar vaciándose paulatinamente de contenido. En una búsqueda por especificar su objeto, se identifica al crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente como las tres grandes dimensiones de este enfoque. Sin embargo, esta noción continúa siendo esquiva a mayores precisiones.

 

Cabe preguntarse si la noción de desarrollo sostenible puede ser efectivamente abarcada por medio de un set de metas prefijadas, o si debe ser adoptada como un criterio interpretativo que refleje, como si fueran las dos caras del dios Jano, la indisoluble tensión entre crecimiento económico e impacto ambiental. Las políticas de desarrollo sostenible serían entonces aquellas que buscan calibrar estos objetivos contrapuestos – objetivos que adquieren particular urgencia en países en vías de desarrollo como los de América Latina y el Caribe.

 

Al igual que en otros debates sobre la formulación y monitoreo de políticas públicas, cabe también analizar cuales han sido los márgenes de participación de la sociedad civil en la consolidación de estrategias de “desarrollo sostenible”. En ese sentido, es necesario subrayar que la reciente e histórica firma del Acuerdo de Escazú se realiza en un contexto de reducción del espacio de acción (shrinking spaces) de la sociedad civil, que se refleja en las acuciantes circunstancias humanitarias que transita la región.

 

En las páginas que siguen, le ofrecemos a usted, estimado(a) lector(a), un valioso conjunto de artículos sobre el estado de las políticas de desarrollo sostenible en la región. Lejos de pretender brindar un análisis exhaustivo, el presente número de Puentes busca estimular reflexiones sobre los aspectos arriba mencionados. Queremos conocer su opinión sobre este asunto. Lo invitamos a que nos escriban un e-mail o dejen sus comentarios en el sitio de Puentes. De la misma manera, abrimos este espacio para que propongan temas de discusión o propuestas de artículos a nuestro Equipo Editorial.

 

Esperamos que disfruten la lectura,

 

Equipo Puentes

This article is published under
30 June 2018
Haciendo foco en los derechos de acceso como nexo central entre las políticas de medio ambiente y de derechos humanos, la autora detalla el proceso que dio origen al celebrado Acuerdo de Escazú y argumenta que su carácter vinculante abre perspectivas auspiciosas para la región.
Share: 
4 July 2018
El domingo 1 de julio, México eligió como presidente a Andrés Manuel López Obrador. Con el impulso de un notable resultado en las elecciones, López Obrador ya comenzó a planificar su agenda de...
Share: