Dimensión de desarrollo, fundamental en proceso de selección de Director General de la OMC

29 April 2013

Los candidatos de Brasil y México son los finalistas en la batalla por el puesto de Director General del organismo de comercio multilateral. Luego de dos rondas de consultas que concluyeron el pasado 25 de abril, Roberto Carvalho de Azevêdo, de Brasil y Herminio Blanco, de México, son los únicos contendientes que permanecen en el proceso de selección que oficialmente terminará el próximo 31 de mayo.

Cualquiera que sea el resultado, Brasil o de México, un país en desarrollo y además latinoamericano, tomará la dirección y contribuirá a forjar el rumbo de la OMC. De esta manera, Taeho Bark, de Corea del Sur, Mari Elka Pangestu, de Indonesia y Tim Groser de Nueva Zelanda, los otros aspirantes que tenían más probabilidades de suceder a Pascal Lamy a partir del 1 de septiembre, quedaron fuera en el segundo corte de esta reñida contienda.

La tercera y última ronda de consultas con las delegaciones tendrá lugar del 1 al 7 de mayo, quienes, de acuerdo a los procedimientos internos de la OMC para tales efectos, responderán a la pregunta sobre cuáles son sus preferencias para ocupar el cargo. Los presidentes del Consejo General (Shahid Bashir, de Pakistán), del Órgano de Solución de Diferencias (Jonathan Fried, Canadá) y del Órgano de Examen de Políticas Comerciales (Joakim Reiter, Suecia) son los encargados de conducir este ejercicio abierto a los 159 miembros de la organización.

Una vez recibidas las respuestas de las delegaciones, “el resultado será comunicado a los Miembros que propusieron los candidatos que figuran en la lista revisada para la tercera ronda (es decir, Brasil y México), inmediatamente después de que esta concluya”, declaró el Embajador Bashir en la reunión del Consejo General del 26 de abril. Posteriormente, el 8 de mayo, el resultado final será comunicado a todos los miembros de la OMC.

Las reglas vigentes de la organización establecen que la única obligación de los candidatos y de los miembros que los presentan es desistir en caso de que tengan la menor probabilidad de generar un consenso. Tal fue el caso de Anabel González, de Costa Rica; Alan John Kwadwo Kyerematen, de Ghana; Amina C. Mohamed, de Kenia; y Ahmad Thougan Hindawi, de Jordania, quienes fueron los menos favorecidos en las preferencias durante la primera ronda de consultas que terminó el 12 de abril.

El nuevo Director General de la OMC ocupará el cargo por cuatro años con opción a ser ratificado por un segundo periodo.

Esta sería la primera ocasión que un país latinoamericano estaría al frente del organismo de comercio multilateral. La agenda inmediata sin duda es cerrar la Ronda Doha y privilegiar en todo momento el desarrollo en las negociaciones comerciales multilaterales.

Amplia representación regional

Los candidatos para asumir la dirección de la OMC provienen en su gran mayoría de países en desarrollo. De nueve candidatos, únicamente dos, Tim Groser de Nueva Zelandia y Taeho Bark de Corea del Sur, fueron nominados por países de mayor desarrollo. Igualmente fue interesante observar la nominación de tres mujeres a ocupar la dirección general del organismo multilateral.

Es de destacar la participación del continente africano, que en esta ocasión presentó dos aspirantes, uno de Ghana y otra de Kenia. América Latina, por su parte, nominó a tres contendientes con amplia experiencia en la materia, Costa Rica, Brasil y México, siendo esta la segunda ocasión en que Brasil postula un candidato. El resto de los representantes proceden de Corea del Sur, Indonesia y Jordania.

Todos los candidatos han coincidido en la necesidad de que en la próxima Conferencia Ministerial en Bali se alcancen acuerdos significativos, especialmente en las áreas donde se ha estado trabajando con mayor intensidad: el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, aspectos técnicos sobre agricultura y algunas disposiciones sobre comercio y desarrollo para atender temas de especial relevancia para los países en desarrollo y menos adelantados.

Los aspirantes han expresado que una cosecha temprana en estos temas en Bali, además de ser el reto más inmediato de quien tome la posición de Director General, es toral para imprimir nuevo dinamismo a las negociaciones multilaterales y restaurar la confianza entre los miembros.

Acuerdos regionales, desarrollo y nuevos temas

Si bien todos los candidatos han mencionado que la proliferación de acuerdos bilaterales y regionales es un asunto de especial relevancia para el sistema multilateral de comercio, existen algunas diferencias en la forma en cómo debe abordarse este desafío. Los candidatos de Indonesia, Ghana y Nueva Zelandia consideran que este tipo de acuerdos respaldan el espíritu de liberalización comercial de la organización pero deben converger para fortalecer los acuerdos multilaterales. Los aspirantes de Corea del Sur y México, por su parte, apuestan a identificar complementariedades entre entre ambos tipos de acuerdos a fin de proponer nuevas alternativas en las negociaciones.

El comercio como motor de crecimiento y desarrollo es un asunto que ha estado presente en este proceso de selección, lo que no es de extrañar puesto que siete nominaciones procedieron de países en desarrollo. Los representantes de Kenia y Ghana, entre otros, destacaron la importancia de reconciliar las reglas multilaterales de comercio con las necesidades de desarrollo de la gran mayoría de los miembros; esto mediante los mecanismos de trato especial y diferenciado, facilitando el acceso a mercados y propiciando un equlibrio entre derechos y obligaciones que contribuya a nivelar el campo de juego.

El candidato neozelandés ha subrayado que si bien las obligaciones de todos los miembros son iguales, los retos en la implementación de los acuerdos difieren significativamente y por lo tanto la dimensión del desarrollo de la Ronda Doha es fundamental para alcanzar un acuerdo integral, que incluya flexibilidades en el cumplimiento de los compromisos y vuelva tangibles las ganancias en el proceso de apertura comercial.

Si bien las cifras demuestran que el comercio internacional juega un rol central en el crecimiento económico y representa una salida a la crisis financiera, los beneficios del actual sistema multilateral deben ser visibles para los empresarios y ciudadanos y aplicables a nivel local, pues de otra forma la organización corre el riesgo de perder su credibilidad, han comentado los candidatos.

Un asunto al que se han referido los aspirantes durante esta contienda es la obligación de actualizar la agenda de negociaciones de forma tal que incluya los nuevos aspectos que rigen el comercio internacional, como las cadenas globales de valor, aspectos laborales y ambientales, entre otros.

De sus presentaciones queda claro que todos los candidatos apuestan por una organización más efectiva y actual, donde el Director General asuma un un papel de liderazgo y de facilitador para que los países puedan encontrar los espacios puntuales para alcanzar consensos.

Los candidatos que permanecen en la contienda

Roberto Carvalho de Azevêdo
Brasil

Antes de ser nombrado como Representante Permanente de Brasil ante la OMC, se desempeñó como viceministro de economía y tecnología y diplomático. En el proceso de presentación de su candidatura se ha reunido con los representantes de los BRICS y múltiples gobiernos de países en desarrollo.
En su candidatura se ha enfocado en la relevancia de la implementación y monitoreo de los actuales acuerdos de la OMC y en la necesidad de fortalecer la organización de manera tal que no pierda credibilidad entre los miembros ni relevancia a nivel internacional como principal mecanismo para la liberación del comercio.

Herminio Blanco
México

Fue ministro de comercio e industria de México, jefe negociador del TLCAN y otros acuerdos bilaterales, viceministro de comercio y asesor presidencial. Actualmente es consultor independiente en la materia.

En sus discursos ha resaltado la necesidad de modernizar el sistema de reglas de la OMC de acuerdo con los cambios en la economía mundial, así como la importancia y beneficios para todos los países miembros de concluir la Ronda Doha, situación que han contribuido a dar una percepción de irrelevancia a la Organización. Aboga porque la OMC se convierta en una plataforma para el crecimiento económico y el desarrollo.

Los demás aspirantes

Taeho Bark
Corea del Sur

Ha trabajado en el sector público como ministro de comercio, en el sector privado como presidente de la comisión de comercio de Corea y en la academia como profesor de economía.

La prioridad que se ha fijado en el transcurso de su candidatura es fomentar el diálogo sincero y abierto entre los países miembros y reconstruir la confianza. Asimismo, considera que las nuevas tendencias de la economía mundial deben ser incluidas en los temas de discusión de la OMC, donde participen los países miembros, el sector privado y la sociedad civil.

Mari Elka Pangestu
Indonesia

Fue ministra de comercio y actualmente es ministra de turismo y economía creativa de Indonesia. Tiene una amplia trayectoria académica como profesora e investigadora en temas de comercio internacional. Su candidatura cuenta con el apoyo de varios miembros del G-20, estados parte de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y otros países asiáticos.

En sus intervenciones ha enfatizado la necesidad de lograr un acuerdo sobre los aspectos relacionados con agricultura. Igualmente, ha procurado resaltar el rol del comercio internacional en el desarrollo y crecimiento económico, elementos que considera claves para lograr mayor flexibilidad e incrementar el apoyo a la actual agenda de negociaciones.

Tim Groser
Nueva Zelandia

Se ha desempeñado como ministro de asuntos de cambio climático y de comercio y embajador ante la OMC. Tiene amplio conocimiento sobre integración regional en el sureste asiático, lo que podría favorecer su candidatura.

El principal asunto que ha resaltado en su postulación se refiere a la importancia de la OMC, planteando la necesidad de fortalecer los vínculos entre grupos y acuerdos regionales y el sistema multilateral de normas. También ha destacado el papel que debe jugar el Director General en el monitoreo de los acuerdos vigentes.

Anabel González
Costa Rica

Actualmente es ministra de comercio exterior de Costa Rica, fue Directora de la División Agricultura en la OMC y Jefa negociadora del CAFTA-DR.

En sus intervenciones dio importancia a la necesidad de atender las nuevas realidades del comercio internacional como el cambio climático y las cadenas globales de valor. Su posición también reflejó el interés en integrar aspectos de acuerdos regionales en las negociaciones multilaterales.

La creación de un consejo de asesoría comercial que cuente con la participación de la comunidad empresarial y la sociedad civil fue un tema relevante en su candidatura.

Alan John Kwadwo Kyerematen
Ghana

Fungió como embajador de Ghana ante Estados Unidos, ministro de industria y comercio y asesor presidencial sobre iniciativas especiales. Tiene experiencia en gestión de proyectos de desarrollo de Naciones Unidas. Su candidatura contó con el apoyo de varios países en desarrollo y de la Unión Africana.

Sus propuestas estaban orientadas a crear consensos, fortalecer la dimensión de desarrollo de la Ronda de Doha y avanzar en acuerdos en áreas individuales.

Durante su candidatura enfatizó la necesidad de encontrar una fórmula equilibrada que permita multilateralizar los acuerdos regionales.

Ahmad Thougan Hindawi
Jordania

Se ha desempeñado como ministro de industria y comercio, director de departamento de desarrollo industrial y actualmente como consultor en comercio internacional.
Robustecer el compromiso de los países miembros con la organización fue un punto central de su postulación. Igualmente considera que mejorar los programas de fortalecimiento de capacidades comerciales y asistencia técnica para países en desarrollo es un tema toral para asegurar avances en las negociaciones de la Ronda de Doha y avanzar en otros aspectos del sistema multilateral de comercio.

Amina C. Mohamed
Kenia

Fue embajadora de Kenia ante la OMC y ha trabajado en varios puestos de alto nivel en Naciones Unidas.

Entre los temas que considera prioritarios se encuentran la importancia de actualizar la agenda de negociaciones comerciales de tal forma que refleje los nuevos retos que enfrenta la organización, especialmente los relacionados con ambiente y proliferación de acuerdos regionales. Considera que uno de los principales retos de la institución es el incremento de las barreras no arancelarias como una nueva forma de protección. Considera fundamental fortalecer el rol del comercio mundial y la OMC en el desarrollo.

Reportaje de ICTSD.

This article is published under
29 April 2013
Propuesta de cumplimiento en caso Atún genera reacciones diversas La propuesta de los Estados Unidos para reformar sus normas sobre el etiquetado del atún “dolphin safe” que busca cumplir con un...
Share: 
29 April 2013
El presente artículo caracteriza las relaciones comerciales entre África y el Mercosur en un contexto de importantes transformaciones. En particular, se hace especial énfasis en la estrategia de...
Share: