El Farm Bill 2007 encalla en el Senado

1 November 2007

Tal y como lo comentamos en el último Puentes Bimestral (Vol. VIII No. 4, Septiembre 2007), una vez que la Cámara de Representantes aprobó el “Acta 2419 de Granjas, Nutrición y Bioenergía”, la batalla entre detractores y defensores de esta pieza legislativa se trasladó al Senado. En efecto, según el procedimiento legislativo estadounidense el Farm Bill aprobado por la Cámara de Representantes debe ser confrontado con un instrumento equivalente refrendado por el Senado: el Acta de Seguridad en Alimentos y Energía del 2007 (FB07). En este artículo examinaremos la pelea en el Senado, las posibles opciones y el contenido actual del texto en discusión.

Los aires de otoño alimentaron el optimismo del cabildeo agrícola: octubre trajo una rápida y unánime aprobación del proyecto de ley en el seno de Comité de Agricultura del Senado. El texto quedó listo para ser conocido por el plenario. El optimismo fue alentado porque el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes ya había aprobado casi por unanimidad su borrador del Farm Bill en noviembre y así lo llevó al pleno de esa Cámara. Ahí, la discusión avanzó con rapidez y se aprobó fi nalmente por 231-191. Algunos pensaron que iba a suceder algo similar en el Senado, pero se equivocaron. Por un lado, la cercanía de las primarias presidenciales y la futura elección de miembros al Congreso han generado que el FB07 se vea envuelto en política electoral y que opositores y amigos del texto traten de sacar provecho político. Así, quien pretenda cambios sustantivos es tildado de traidor del agro estadounidense y quienes están a favor son considerados aliados de las grandes compañías agrícolas, las mayores benefi ciarias del Farm Bill 2002. A esto, se suma la oposición de la Administración (y varios legisladores) al texto actual por su falta de reformas reales, ante lo cual ha amenazado con el veto.

En este contexto, la versión del Farm Bill del Comité de Agricultura se ha topado con fuertes discrepancias entre senadores que representan al lobby agrícola por un lado, y los reformistas que pretenden una cantidad importante de enmiendas. Dentro del grupo reformista encontramos enmiendas como el límite de pagos a productores hasta US$250.000, propuesta del Senador Chuck Grassley de Iowa y Byron Dorgan de Dakota de Norte. Esta propuesta ha sido fuertemente combatida por el mando republicano pues actualmente el tope es de US$360.000.

Pero antes de poder entrar siquiera a la discusión de fondo de esta primera enmienda, durante las últimas dos semanas los senadores se han visto enfrascados en un grave desacuerdo por el plan del líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nebraska), para recortar el debate al permitir que sólo ciertas reformas consideradas relevantes sean discutidas en el plenario. Reid pretendió evitar que el poco tiempo que quedaba antes del receso de diciembre se gastara en discusiones extensas sin lograr una votación. Esto por cuanto hasta el momento se contabilizan un total de 264 propuestas de enmienda, muchas de las cuales ni siquiera se relacionan con apoyos a la agricultura estrictamente. En otras palabras, el desacuerdo ya no es sólo sobre razones de fondo, si no también sobre cuestiones de procedimiento legislativo y esto ha impedido el avance del todo. El pasado viernes 16 de noviembre, por fi n se votó sobre la propuesta de Reid. Se necesitaban 60 votos a favor, pero el resultado fue de 55 a favor y 42 en contra.

Opciones

Ante este impasse, los senador es republicanos Bob Goodlatte (Virgnia) y Jerry Moran (Kansas) presentaron un proyecto de ley que extiende por un año más el Farm Bill 2002, el cual expiró el 30 de septiembre pasado. Pretenden así darles certeza a los agricultores en virtud de las trabas en el Senado. Sin una reautorización, la política agrícola se revertiría a las leyes originales de 1939 y 1949, las cuales contienen programas drásticamente diferentes a los actuales. Por ejemplo, esos estatutos no contemplan ayudas para el arroz, la soja o el maní. Además, contienen precios base mucho más altos que los actuales y los programas de conservación del medio ambiente tienen un rol limitado. Al momento, 22 republicanos han fi rmado esta opción, la cual también sería apoyada por la Cámara de Representantes. Se requieren 60 senadores para elevar esta propuesta al plenario.

La Administración se opone a esta extensión. A pesar de estar en contra del borrador en discusión, el Secretario de Agricultura Charles Conner dijo que tal medida dejaría a las nuevas prioridades de conservación, nutrición y energía renovable archivadas, pues el Farm Bill 2002 no las contempla. “Todavía hay tiempo para que el Congreso pase un nuevo Farm Bill reformado”, acotó.

Cuestionamientos

La Ofi cina de Presupuestos del Congreso de los Estados Unidos estima que el costo de aplicar este paquete legislativo incrementará en US$ 3.200 millones el gasto para el período 2008-2012, en relación con el Farm Bill 2002. A partir de los escenarios base calculados, el poner en marcha el FB07 del Senado costaría unos US$283.000 millones (para el plazo 2008- 2012) en subsidios directos e indirectos para la agricultura, la conservación, los biocombustibles y programas de nutrición, al tiempo que deja intactos la mayoría de los subsidios perversos para los productores de los mayores cultivos de los EE.UU.

Tal y como hemos venido reportando (ver Puentes Quincenal, Volumen IV, Número 19, 30 de Octubre 2007), la propuesta del Comité de Agricultura no difi ere en mucho de la versión de “Farm Bill” aprobada por la Cámara de Representantes hace pocas semanas. La falta de reforma ha acarreado la crítica de la misma administración Bush, quien se ha visto obligada a defender su sistema de subsidios en sendos juicios ante Brasil y Canadá en el seno de la OMC.

En este sentido, la Administración Bush se opone al actual texto en el Senado. En momentos en que la economía agrícola se encuentra en uno de sus puntos más altos en los últimos cuarenta años, “la ley continúa incrementando el apoyo de precios y los subsidios para el 2% más rico de los contribuyentes estadounidenses, es decir, aquellos con un ingreso mayor a US$ 200.000 dólares anuales… En un momento en que se proyecta un aumento del ingreso agrícola neto de más de US$ 28.000 millones para el próximo año, es irresponsable incrementar los subsidios a productos que hacen que los programas de pago distorsionen aún más el mercado”1. Según un comunicado de la Ofi cina del Presidente, “si la ley se presenta al Presidente en su forma actual, sus consejeros le recomendarán vetar la ley”2.

Disposiciones clave del FB07

El FB07 en discusión en el Senado contiene diez títulos: protección a los ingresos de los productores, conservación, comercio, nutrición, crédito, desarrollo rural, investigación, forestal, energía y animales de granja. En general, esta ley enmienda y extiende todos los programas. Algunas de las principales disposiciones del borrador aprobado por el Comité de Agricultura son:

Protección al ingreso del productor: La propuesta introduce un título para protección a los ingresos de los productores de una amplia gama de productos. Se trata básicamente de una extensión de las normas del Farm Bill 2002, sólo que se “rebalancean” los precios objetivo, los intereses para los préstamos y se les da a los productores - a partir del 2010 – la opción de participar en un sistema estatal de protección de ingresos.

El Sistema de Réditos Promedio para Cosechas permitirá a los productores que se registren participar en el programa durante todo el plazo de vigencia del Farm Bill, en lugar de optar por estas ayudas cada año. El agricultor que opte por este sistema podrá recibir un pago fi jo de $15 por acre y un pago variable sobre los ingresos del 85% de los acres restantes.

En adición, la legislación autoriza al Departamento de Agricultura para continuar los pagos directos y los pagos anticíclicos para productores de granos, oleaginosas y algodón que decidan no optar por el Sistema de Réditos mencionado. Los pagos avanzados de cosecha se eliminan aquí a partir del 2012. En el caso de pagos anticíclicos, la nueva legislación incrementa los precios disparadores del subsidio para todos los cultivos menos para maíz, algodón y arroz. Para el maíz y el algodón, los precios se mantendrán igual, mientras que para el algodón decrecerán en 1%. Por otra parte, por primera vez se autorizan pagos anticíclicos para legumbres.

Aún así, la legislación propuesta sí contiene algunos intentos de limitar algunos subsidios, tales como la disposición de eliminar apoyos para aquellos agricultores cuyos ingresos promedio bruto al año 2009 sean de más de US$ 1 millón, o US$ 750 mil en los años subsiguientes. En relación con los pagos del Sistema de Réditos y los pagos directos, no podrá pagarse más de US$ 40 mil anuales por agricultor, y US$ 60 mil en el caso de pagos anticíclicos. Conservación: el título de conservación extiende programas conservacionistas clásicos e incrementa los fondos. El Programa de Manejo de Conservación será autorizado para incluir 13 millones de acres anuales. El fi nanciamiento en este sentido se incrementa para permitir además la ampliación del Programa de Humedales, el Programa de Incentivos para la Calidad Ambiental, y el Programa de Reservas de Praderas.

Energía renovable: este título provee incentivos para ayudar en la transición hacia cultivos de biomasa y apoya la construcción de biorefi nerías de celulosa de etanol, por medio de préstamos garantizados hasta un máximo de US$ 250 millones por proyecto. La legislación expande los mercados para los biocombustibles y amplía la investigación y el desarrollo de energías basadas en cultivos.

Nutrición: el título de nutrición renueva las reglas de varios programas, incrementa los benefi cios de los cupones de alimentación para gente de bajos ingresos y expande el Programa de Frutas Frescas y Vegetales para llegar a más de 4.5 millones de niños en escuelas de primaria.

Cosechas especiales: El Farm Bill ofrece US$ 3.000 millones en asistencia para productores de frutas y otros cultivos especiales. Se trata por lo tanto del doble del fi nanciamiento aprobado por la Cámara de Representantes en su respectivo FB07.

Desarrollo Rural: Se prevén cerca de US$ 400 millones para una variedad de iniciativas que buscan promover el desarrollo económico y la creación de empleos. Dentro de las iniciativas se encuentra el subsidio de centro de cuidado diurno de niños, así como el acceso a banda ancha y préstamos blandos para hospitales rurales.

Conclusiones

A pesar de los múltiples cuestionamientos, si se lograra votar de nuevo la propuesta del Senador Reid para limitar el debate, algunos analistas calculan que el FB07 sería aprobado por unos dos tercios de los senadores. En tal caso, sería la Administración Bush la llamada a hacer efectiva su amenaza de veto, algo que analistas estiman como inviable. A menos de un año de salir del poder, Bush podría más bien enfocar sus baterías en algunas otras batallas políticas clave que no impliquen un desgaste fi nal de su menguante caudal político.

El plan para limitar el debate en el Senado no fructifi có y el Senado se irá al receso por dos semanas para regresar en diciembre. Pero es improbable que el Farm Bill pase en estas fechas navideñas. El Congreso tendrá las manos llenas con al menos once “appropriation bills”3. Para el Presidente del Comité de Agricultura, Tom Harkin, el FB07 podría tener que esperar hasta después de las elecciones legislativas de 2009. “Si no podemos pasar una ley que salió del Comité sin un solo voto en contra, si no podemos hacer eso, entonces ¿cuál es la utilidad de tratar de hacerlo el próximo año con el mismo Senado?”, acotó. Harkin dijo que continuar el debate en contra de la propuesta de Reid, es “como matar el Farm Bill”4.

Harkin podría tener razón, pero sólo en parte. Si no se limita el debate, es claro que no habrá Farm Bill en 2007. No obstante, pensamos que no necesariamente habrá que esperar hasta 2009, si no hasta febrero, marzo o abril del próximo año. En efecto, en enero el Congreso seguirá trabajando en las autorizaciones de gasto. Pero para mediados de febrero esto se habrá terminado y, por otra parte, ya sabremos quienes serán los candidatos presidenciales. Estos -junto con sus aspirantes al Congreso- sin duda empezarán ya a ejercer su infl uencia, en nuestra opinión, a favor de un Farm Bill similar al actual con algunas reformas cosméticas. De esta forma, es concebible que el Farm Bill sea fifi nalmente aprobado luego de febrero de 2008, pues el escenario de una extensión anual es un plan B con poco respaldo legislativo y el rechazo de la propia administración Bush.

1 Ofi cina del Presidente. (2007, Noviembre 6). Declaración de Política: H.R. 2419 – Acta de Seguridad en Alimentos y Energía 2007 (placed on calendar in Senate).

2 Ibid.

3 Se trata de autorizaciones de gasto para el Poder Ejecutivo. Se incluyen por ejemplo el aumento en los gastos para las campañas de Irak y Afganistán.

4 Jalonik, M. C. (2007, Noviembre 16). Farm Bill May Be Delayed Until 2009. Associated Press.

This article is published under
1 November 2007
La última Cumbre de Líderes de América del Norte, celebrada en agosto del presente año, avanzó en la profundización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en un grupo selecto de...
Share: 
1 November 2007
El 8 de noviembre pasado y tras una espera legislativa de casi dos años, los miembros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos (EE.UU.) aprobaron el Acuerdo de Promoción Comercial (APC)...
Share: