El mejoramiento de las cadenas de valor a través de servicios profesionales y de soporte

6 May 2014

En las últimas dos décadas, Centroamérica ha realizado amplias reformas económicas encaminadas a liberalizar el comercio, atraer inversión extranjera y reducir la participación del Estado en las actividades económicas. Sin embargo, las exportaciones no han sido un motor de crecimiento económico sostenido ni de generación de empleos. El eslabón más débil entre las exportaciones y el crecimiento económico está fuertemente asociado con el bajo valor agregado nacional.

El desafío es generar un mayor valor agregado y obtener mayores beneficios económicos de la participación en las cadenas de valor. Al aumentar el valor agregado o al avanzar hacia actividades de mayor valor agregado los actores pueden incrementar los beneficios económicos de su participación en las cadenas de valor.

Los servicios son de vital importancia para incrementar la participación en cadenas internacionales de valor de bienes primarios y de manufacturas. Los servicios profesionales y de soporte tales como certificaciones, asistencia técnica e investigación y desarrollo son cruciales para la modernización tecnológica, el aumento del valor agregado y el acceso a los mercados internacionales.

La investigación resumida en este artículo tiene como objetivo estudiar el papel de los servicios profesionales y de soporte en el aumento del valor agregado nacional y el fomento de la modernización tecnológica en las cadenas de valor agroindustriales.

Pare esto se examinaron tres cadenas de valor de Centroamérica con diferentes características de producción, grados de internacionalización y barreras para aumentar el valor agregado: el camarón de cultivo en El Salvador y vegetales no tradicionales y maderas finas en Guatemala. La evidencia empírica se recogió como parte de un proyecto de asistencia técnica realizado en el 2013 a cargo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal) y financiado por la Agencia de Cooperación Internacional de Alemania.

En segundo lugar, se identificaron y examinaron las buenas prácticas internacionales. El estudio de las buenas prácticas permite ubicar las diferencias entre la cadena bajo estudio y ejemplos internacionales de cadenas más competitivas.[1]

Cadenas de valor y el papel de los servicios
De acuerdo a Kaplinsky y Morris (2000), una cadena de valor comprende toda la gama de actividades que se requieren para llevar un producto o servicio desde su concepción, a través de las diferentes fases de la producción (que implican una combinación de transformación física y entrada de diversos servicios de producción) al consumidor final y la eliminación final después su uso. Cada etapa, como el diseño, la producción, la comercialización y la distribución, se conoce como eslabón. Las actividades que integran una cadena de valor pueden desarrollarse en una misma empresa o por diferentes empresas. El número de eslabones en cada cadena de valor varía según el tipo de industria.

El estudio de cadenas de valor es útil para analizar la manera en que una empresa o industria local participa en redes nacionales e internacionales y la forma en que se apropia de los ingresos asociados con las diferentes actividades realizadas en la cadena de valor. La participación en los diferentes eslabones de la cadena de valor tiene implicaciones significativas para el desarrollo local, ya que las actividades asociadas a cada eslabón difieren en la intensidad del uso de los factores de producción, las oportunidades para la construcción de eslabones hacia atrás y hacia adelante y, por lo tanto, las oportunidades para agregar valor nacional.

El escalamiento tecnológico es el resultado de capacidades tecnológicas más avanzadas para el desarrollo de nuevos productos o procesos o para la participación en actividades más intensivas en conocimiento. El escalamiento es la innovación dirigida a aumentar el valor agregado o el cambio hacia actividades de mayor valor agregado.

Los servicios desempeñan un papel importante en el fomento de la modernización tecnológica y el aumento del valor agregado nacional en las cadenas de valor de bienes, aunque no todos los servicios contribuyen a la modernización tecnológica. Este artículo se centra en los servicios profesionales y de soporte (PS) que necesitan recursos humanos calificados y acceso al conocimiento tecnológico. Estas actividades se pueden clasificar según el servicio que se suministre (véase Figura 1).

Figura 1. Servicios profesionales y de soporte para mejorar las cadenas de valor
Figura 1. Servicios profesionales y de soporte para mejorar las cadenas de valor

Obstáculos para la modernización tecnológica
El cultivo de camarón en El Salvador se practica en pequeña escala debido a las limitadas capacidades socio-económicas y tecnológicas de los productores. Estos están organizados en 44 cooperativas con un total de 1 500 miembros.

Las cooperativas siguen tres tipos diferentes de producción: extensiva (23% del total de las granjas), extensiva mejorada (32%) y semi-intensiva (45%). El tipo semi-intensivo es tecnológicamente más avanzado y resulta en mayores ganancias para los productores. Los cultivadores de camarón producen en granjas cooperativas y venden su producción a intermediarios quienes, a su vez, transportan el camarón cultivado a los mayoristas que operan en La Tiendona, el centro de distribución y almacenamiento nacional. En algunos casos, los intermediarios también juegan el papel de minoristas y comerciantes de manera informal.

La escasez de actividades de procesamiento en esta cadena significa que el camarón se vende sin ser objeto de alguna transformación postcultivo o proceso de fabricación significativo. El valor agregado o la transformación industrial de esta cadena se refiere a cualquier procedimiento distinto a la eliminación de la cabeza. El consumidor final, así como los supermercados, hoteles y restaurantes compran el producto directamente en La Tiendona (Figura 2).

Figura 2. Cadena de valor del cultivo de camarón
Figura 2. Cadena de valor del cultivo de camarón

Notas: Oddone y Beltrán, 2013 y 2014.[2]

La cadena de valor del camarón se enfrenta a barreras críticas para aumentar el valor agregado nacional y fortalecer las capacidades tecnológicas. Se pueden mencionar el tamaño pequeño de las cooperativas, los sistemas ineficientes de producción y gestión, la mala calidad de la gestión por parte de los intermediarios, eslabones de procesamiento inexistentes, falta de programas de bioseguridad y de apoyo de las instituciones financieras.

Servicios para aumentar el valor agregado nacional
Para hacer frente a los principales obstáculos se identificaron cuatro tipos de servicios. El primer tipo de servicio está dirigido a mejorar la calidad de los insumos. En El Salvador no todos los productores tienen la infraestructura necesaria para madurar los cultivos; los nauplios[3] son importados de Guatemala u Honduras por los laboratorios locales que producen post larvas, cuya producción también requiere una alta inversión en infraestructura, equipo y tecnología.

La investigación genética animal destinada a desarrollar nuevas líneas de camarones y concentrados de alimentos fortificados (mejora de proteínas) contribuye al mejoramiento de la cadena de valor. Por ejemplo, en Sinaloa, México, Maricultura del Pacífico, una empresa privada, produce larvas de camarón blanco y en colaboración con otras instituciones de investigación ha desarrollado un programa de selección genética para el aumento de peso del camarón y mayores tasas de supervivencia. Estos servicios se ofrecen a los productores locales y tienen un impacto significativo en la productividad, ya que el camarón que pesaba 18 gramos en promedio aumenta tres gramos por camarón, un incremento del 16,5% en dos generaciones.

“Los servicios profesionales y de soporte no solo son importantes para el aumento del valor agregado nacional de las cadenas de valor agroindustriales, también son cruciales para mejorar la participación en el valor agregado total obtenido en los eslabones fundamentales de la cadena.”

El segundo tipo de servicio está relacionado con las certificaciones, procesos cada vez más importantes para demostrar el cumplimiento de normas y criterios internacionales en la cadena de valor. En un círculo virtuoso, las certificaciones ayudan a los productores a mejorar la productividad y fomentar la competitividad. Las buenas prácticas de Vietnam y México muestran el alto impacto de estas en la modernización tecnológica.

El tercer tipo se refiere a la necesidad de mejorar el transporte de camarón para garantizar la calidad y seguridad. Como lo demuestra la experiencia de Bangladesh, buenos servicios de manejo y transporte contribuyen al mejoramiento de la cadena de valor.

Un análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control proporcionado por una empresa privada se realizó para los eslabones de transporte y procesamiento para identificar las debilidades y fuentes de pérdida en las granjas y almacenes, arrojando como resultado las áreas concretas de intervención para evitar las pérdidas y reducir los costos.

Por último, el cuarto tipo de servicios de tecnología requeridos, diseño de software y personalización de aparatos electrónicos para mejorar la transparencia de los precios, pueden ayudar a lograr precios más justos para los productores y comerciantes.

Un buen ejemplo del impacto de los servicios de tecnologías de las información (TI) es Kerala, un estado en la India con una importante industria pesquera. Entre 1997 y 2001, el servicio de telefonía móvil se introdujo en todo este estado. Para el año 2001, más del 60% de los barcos pesqueros y la mayoría de los mayoristas y minoristas estaban utilizando teléfonos móviles para coordinar las ventas y recopilar información sobre el mercado. Como resultado, la dispersión de precios y los márgenes intermedios se redujeron drásticamente. Las ganancias de los pescadores aumentaron en promedio un 8% en ese período, mientras que los precios al consumidor disminuyeron en un 4%.

Conclusiones
Los servicios profesionales y de soporte se requieren en toda la cadena de valor. El suministro de insumos ha mejorado, por ejemplo, a través de servicios de I+D para crear nuevos y mejores cultivos, fertilizantes y pesticidas. La producción de productos agrícolas, el segundo eslabón, se moderniza tecnológicamente a través de los servicios destinados a apoyar los procesos de certificación internacionales y la aplicación de las buenas prácticas internacionales. A su vez, el transporte y la comercialización han mejorado a través de diversos servicios como la logística, investigación de mercado, inteligencia de mercado y servicios de carga y manejo.          

Los servicios profesionales y de soporte no solo son importantes para el aumento del valor agregado nacional de las cadenas de valor agroindustriales, también son cruciales para mejorar la participación en el valor agregado total obtenido en los eslabones fundamentales de la cadena.

Mejor información sobre el mercado y mejores procesos de cultivo para los camaronicultores a través de servicios de TI y asistencia técnica pueden fortalecer su capacidad para negociar mejores precios (con los intermediarios) y beneficiarse de mayores ingresos. Por otra parte, en las cadenas de valor internacionales, los servicios son cruciales para una mayor apropiación nacional del valor agregado total, es decir, el fortalecimiento de las capacidades y el escalamiento tecnológico se asocian con mayores ingresos para los productores locales.

Estos servicios pueden ser prestados por empresas privadas, organismos públicos, organizaciones nacionales e internacionales sin fines de lucro u organizaciones de economía mixta. En los países en vías de desarrollo como El Salvador y Guatemala y en las cadenas de valor dominadas por productores pequeños y rurales los servicios privados raramente son asequibles. Los servicios de certificaciones y de I+D, por ejemplo, son a menudo demasiado costosos para los productores rurales. Además, hay pocas empresas privadas locales que ofrecen servicios profesionales de soporte, en contraste con los países desarrollados donde las empresas de servicios poseen capacidades más fuertes y hay una mayor demanda de los productores locales.

Consecuente a lo anterior, el gobierno juega al menos tres funciones importantes para fomentar tanto la oferta como la demanda de los servicios profesionales y de soporte. En primer lugar, las organizaciones públicas se concentran en apoyar a las pequeñas y medianas empresas, los centros públicos de investigación y organismos públicos sectoriales; proporcionan asistencia técnica a los productores y a otros eslabones de la cadena de valor, es decir, los servicios profesionales y de soporte son proporcionados directamente por organismos públicos.

En segundo lugar, se necesitan políticas públicas de apoyo a la creación y fortalecimiento de proveedores nacionales de servicios profesionales y de soporte, por ejemplo, apoyo financiero para la formación de capital humano o la inversión en nuevas tecnologías.

En tercer lugar, se requieren iniciativas públicas dirigidas a financiar el acceso a los servicios profesionales y de soporte para todos los actores de la cadena de valor, lo que facilita que los pequeños productores tengan acceso a estos servicios.

Por último, en términos prospectivos, es importante considerar el desarrollo de sistemas más efectivos para la recopilación de las mejores prácticas a fin de favorecer su accesibilidad por los diferentes grupos de interés y facilitar su transferencia.


[1] Este artículo resume el caso del camarón de cultivo en El Salvador. Los otros dos casos se pueden observar en Oddone, N. & Padilla, R. (2014). Upgrading value chains through professional and supporting services: lessons from three agro-industry chains. Mexico: Eclac. Por publicar.

[2] Oddone, N. & Beltrán, C. (2014). La cadena de valor del camarón de cultivo en El Salvador. En R. Padilla, Fortalecimiento de cadenas de valor como instrumento de política industrial. Santiago, Chile: Cepal.

[3] Nauplios o Nauplius es la primera larva de camarón obtenida del huevo y es producida por medio de apareamiento en un laboratorio. Los nauplios se transforman en zoeas y estas en mysis para convertirse en post larvas. El tamaño comercial más común en El Salvador es PL 10 (10 días después de la larva), y se engordan en los estanques durante aproximadamente 90 días para finalmente obtener camarón con un peso promedio de 10 a 12 gramos.

This article is published under
6 May 2014
Existe un alto consenso con respecto a que para alcanzar mayores niveles de desarrollo los países deben orientar su economía a aquellas actividades con mayor valor agregado y mantener una matriz...
Share: 
6 May 2014
Las revisiones de políticas de servicios (RPS) de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) son una revisión sistemática de políticas, marcos regulatorios e...
Share: