Inician negociaciones sobre bienes ambientales en Ginebra

16 July 2014

Un grupo de 14 miembros de la OMC –incluido Estados Unidos, la UE y China– comenzaron formalmente las negociaciones para un nuevo acuerdo destinado a liberalizar el comercio de bienes ambientales el pasado 8 de julio.

 

El Acuerdo de Bienes Ambientales (ABA) agrupa a algunos de los mayores importadores y exportadores de productos del sector ambiental. Los participantes en el acuerdo son Australia, Canadá, China, Corea, Costa Rica, Hong Kong, Japón, Noruega, Nueva Zelanda, Singapur, Suiza, Taipéi Chino, Estados Unidos y la Unión Europea (UE). Costa Rica es el único país de América Latina que se sumó al lanzamiento de la negociación comercial de bienes ambientales.

“Los desafíos que enfrentamos, incluyendo la protección del medio ambiente y el cambio climático requieren una acción urgente”, señalaron los patrocinadores de la iniciativa en una declaración conjunta durante una conferencia de prensa en Ginebra, Suiza. Por medio del ABA, el grupo espera “alcanzar el objetivo común del libre comercio mundial de bienes ambientales”, según reza la declaración.

De acuerdo a datos de Estados Unidos, en 2012 el total del comercio mundial de bienes ambientales alcanzó aproximadamente US$ 955 mil millones, con aranceles de hasta 35% en algunos productos.

Mientras que el grupo tiene el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre una ambiciosa y amplia gama de productos, la selección también se basará en el objetivo específico de la capacidad de un producto para afrontar los retos ambientales. Esto podría incluir, por ejemplo, los bienes relacionados con la eficiencia energética, la lucha contra la contaminación del aire, el suministro de agua potable y la ampliación de equipos de energía renovable (ver Puentes, julio 2014).

Llevar el acuerdo a la OMC
Los participantes también reafirmaron el compromiso de llevar el acuerdo a la OMC bajo el principio de Trato de Nación más Favorecida (NMF), es decir, se extenderían los beneficios a todos los miembros de la organización. Sin embargo, para lograrlo sería necesario que suficientes miembros de la OMC se unieran a la iniciativa para alcanzar una “masa crítica”. En otras palabras, el acuerdo tendría que incluir una parte lo suficientemente significativa del comercio en bienes ambientales para evitar que miembros ajenos aprovechen los beneficios de manera gratuita (free riders).

Los participantes del ABA mencionaron que todavía no han decidido el umbral necesario para constituir una masa crítica y que este es un aspecto que se discutirá en los próximos meses. Expertos en comercio han especulado que el grupo ABA puede definir el umbral en 90%, después del precedente establecido por el Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI) de la OMC. Por lo pronto, los 14 miembros que participan actualmente en el ABA ya representan alrededor del 86% del comercio mundial de los bienes ambientales considerados en la lista inicial.

El grupo también enfatizó su apertura a trabajar con otros socios comerciales interesados en seguir objetivos y ambiciones similares. De hecho, hay países en desarrollo que no pertenecen al grupo y que actualmente participan activamente en el comercio de bienes ambientales, entre estos destaca México que en 2012 tuvo un comercio de bienes ambientales de US$ 24,3 mil millones.

El Director General de la OMC, Roberto Azevedo, recibió la noticia con gusto y destacó la apertura de los participantes del ABA a incluir a cualquier miembro de la OMC interesado en la iniciativa. “El tema de la protección del medio ambiente es de suma importancia en la OMC y la liberalización de los bienes ambientales es también un elemento importante de las negociaciones del Programa de Doha para el Desarrollo”, agregó.

De acuerdo a un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), presentado el pasado mes de junio en la primera Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nairobi, Kenia, los países en desarrollo pasaron de ser importadores a exportadores netos de ciertos productos ambientales en 2007, una tendencia impulsada en parte por el fuerte crecimiento de las exportaciones de China, en particular en el sector de las energías renovables.

Enfoque arancelario inicial
Delegados del ABA explicaron que las negociaciones se centrarán inicialmente en cuestiones arancelarias relativas a los bienes ambientales. Otros participantes añadieron que esto no impediría volver a cuestiones como los servicios ambientales y las medidas no arancelarias en una etapa posterior.

Varios expertos que participaron en el evento sugirieron que la iniciativa de bienes ambientales podría ser una contribución muy importante y útil al esfuerzo de alcanzar un acuerdo climático global a fines de 2015 en París, Francia.

Sin embargo, se ha cuestionado si los servicios ambientales deberían ser considerados como parte de otras iniciativas tales como el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés).

La lista de APEC
El grupo del ABA manifestó por primera vez su intención de alcanzar un acuerdo en el comercio de bienes ambientales en enero de este año durante la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza (ver Puentes, enero 2014). Además, el grupo de países mencionó que utilizaría como punto de partida una lista de 54 bienes ambientales acordados por las 21 economías que conforman el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés).

A fines de 2012, los miembros de APEC anunciaron sus planes de reducir los aranceles en una lista de 54 productos ambientales a 5% o menos para fines de 2015 (ver Puentes, marzo 2014). En su momento, la decisión fue vista como un paso positivo, aunque también fue recibida fríamente por algunos miembros quienes argumentaron que los acuerdos realizados fuera de la OMC no deberían influir en las negociaciones de la Ronda de Doha.

Algunos miembros de APEC también participan en la nueva iniciativa del ABA, sin embargo aún no queda claro cómo se vincularán los dos compromisos debido a que el primero no es vinculante.

Sector álgido
Los planes para este nuevo acuerdo se han llevado a cabo incluso cuando ciertos miembros participantes han tenido una serie de disputas sobre supuestas prácticas comerciales desleales en este sector.

Algunos de los países involucrados en estas disputas han sido Estados Unidos, la UE y China. Estos desacuerdos, entre otros, han expuesto el dilema sobre cómo apoyar la generación de energías renovables y la innovación en el ámbito nacional y al mismo tiempo asegurar un comercio justo global.

Algunos delegados sugirieron que las nuevas negociaciones podrían ayudar a mermar estas tensiones y disputas comerciales. Otros enfatizaron que un ABA no iría tan lejos como para imponer moratorias sobre medidas de defensa comercial en esta materia (ver Puentes, julio 2014).

 Traducción y adaptación de Puentes. “‘Green goods’ trade talks kick off in Geneva”, Bridges Weekly, 18(25), 10 de julio de 2014.

16 July 2014
Los miembros de la OMC concluyeron su examen bienal de las políticas comerciales de China el pasado 3 de julio, destacando el valioso impacto que ha tenido el rápido ascenso de la economía china en...
Share: 
16 July 2014
La sexta ronda de negociaciones del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y la Unión Europea arrancó este lunes 14 de julio en Bruselas...
Share: