La OMC termina el año con una nota prometedora

1 December 2007

Los diplomáticos de Ginebra parecen estar un poco más optimistas por la posibilidad de poner punto fi nal a siete años de negociaciones multilaterales de comercio pese al cambio de las reglas de juego para fi nales del año 2008.

El 18 de diciembre, el Director General de la OMC, Pascal Lamy, informó a los Miembros que la Ronda de Doha podría concluirse a fi nales del año 2008 si los gobiernos tuvieran la capacidad de llegar a un consenso sobre los amplios parámetros de liberalización – ‘modalidades’ en la jerga de la OMC – del acceso a los mercados para los productos agrícolas y no agrícolas (AMNA) a principios del próximo año.

Se esperaba que en diciembre, los presidentes de los dos grupos de negociación dieran a conocer los proyectos revisados de modalidades, pero tal fecha se pospuso hasta fi nales de enero para darles a los Miembros mayores oportunidades de llegar a un acuerdo sobre algunos temas relacionados con el comercio agrícola.

Lamy resume el proceso para 2008

Después de la publicación de los proyectos de textos, el Sr. Lamy dijo que sería necesario un proceso más ‘horizontal’, que duraría probablemente un mes, para considerar los dos textos. Esa fase quizá incluiría a representantes que se encuentran en Ginebra, ofi ciales de alto rango de las capitales y los ministros ‘que fueran necesarios’. Sin embargo, Lamy enfatizó que el grado de participación ministerial podría solamente estar determinado “una vez que veamos cuanto trabajo queda por hacer para obtener las modalidades”.

Es probable que la contribución informal ministerial sea solicitada durante la reunión anual del Foro Económico Mundial a realizarse en enero en Davos. No obstante, en el pasado, el resultado de tales negociaciones no ha sido determinante para las de Ginebra.

Una vez que se llegue a un acuerdo sobre las modalidades, el Sr. Lamy afirmó que quizá se ejecutarían paralelamente tres procesos: calendarizar los compromisos sobre acceso a los mercados agrícolas e industriales, presentar y programar los compromisos fi nales de acceso a los mercados de servicios, y fi nalizar las negociaciones en otras áreas de la Ronda de Doha. Entre estas se encuentran los cambios a las normas de la OMC en materia de subsidios, prácticas antidumping y acuerdos regionales comerciales; el establecimiento de un registro de denominaciones geográfi cas de vinos y bebidas espirituosas; liberalización de bienes y servicios ambientales; y un posible nuevo acuerdo sobre facilitación del comercio.

Otros asuntos relacionados con las normas deberían también ser resueltos, entre estos, las enmiendas a las disposiciones sobre trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, así como las disciplinas sobre solución de diferencias.

El Director General Lamy ha buscado calmar temores de que estos temas sean marginados. Así mismo, declaró que formaban parte del ‘todo único’ negociado en Doha. También aconsejó a los Miembros que tuvieran “caballos importantes corriendo en otras áreas diferentes a la agricultura y el AMNA” para que mantengan un paso constante de trabajo en los otros grupos de negociación. En noviembre, el Director advirtió que la ‘segunda mitad de tiempo suplementario’ para la Ronda de Doha estaría comenzando en enero y los Miembros deberían recordar que “el tiempo suplementario en cualquier deporte siempre es limitado”.

La retórica ofi cial en desacuerdo con las conversaciones de Ginebra

La mayoría de los negociadores y la Secretaría de la OMC están de acuerdo de que el nivel de compromiso y espíritu de cooperación de los Miembros en las negociaciones agrícolas nunca antes había sido tan alto como en las últimas semanas. No obstante, fuera de la OMC, el juego de culparse mutuamente sigue en pleno apogeo.

Oficiales del gobierno francés se mostraron escépticos acerca de las oportunidades de concluir las negociaciones en 2008. En noviembre, el Ministro de Agricultura de ese país, Michael Barnier, enfatizó nuevamente en que el Comisionado de Comercio de la UE, Peter Mandelson, había llegado al límite del mandato de negociación y cualquier concesión más allá de las ya ofrecidas – en Octubre de 2005 – eran imposibles. A principios de diciembre, la representante de comercio de los EE.UU., Susan Schwab, describió a Brasil, India y a otros países en desarrollo más avanzados como adolescentes emocionados que acababan de recibir su licencia de conducir. Estos países han descubierto que es “difícil sentarse a la mesa principal en una sala pequeña en el que también se espera que contribuyas en lugar de sólo pedir,” declaró Schawb. Brasil y la India califi caron estas declaraciones como ‘desagradables’ y el Ministro de Comercio e Industria de la India, Kamal Nath, acusó a los países ricos de tratar de perpetuar las distorsiones en el comercio internacional, lo que contradice la misión de la Ronda de Doha de colocar el desarrollo en el centro de las negociaciones.

Panorama contradictorio para la agricultura y el AMNA

Las negociaciones agrícolas han alcanzado un ímpetu inesperado desde principios de noviembre. A pesar del ambiente general de optimismo, sin embargo, ningún avance importante ha ocurrido en las conversaciones, las que no han aludido a temas clave como los subsidios y reducciones arancelarias (ver página 6).

La imagen es menos prometedora para el acceso a los mercados no agrícolas. Las negociaciones siguen estando prácticamente bloqueadas con respecto a muchos temas, entre los que se encuentran el equilibrio entre los compromisos de los países en desarrollo y los desarrollados, así como la disparidad en el nivel de ambición que se busca en las negociaciones de aranceles industriales comparadas con las conversaciones agrícolas. Recientemente, los Miembros han discrepado en las solicitudes de fl exibilidad extra propuestas por una cantidad de grupos de países en desarrollo (ver página 7). A pesar de todo, algunas fuentes predicen que podría alcanzarse un acuerdo sobre AMNA en un tiempo relativamente corto, una vez que esté claro el nivel de ambición en agricultura.

El 30 de noviembre, el Director General Lamy reconoció que en las negociaciones sobre AMNA quedaba más trabajo técnico y que hubo algunos temas en los que la decisión fi nal “dependería del paquete general y del equilibrio incluido ahí dentro”.

La gran negociación: el documento sobre las normas es distribuido

A pesar de que la agricultura y el AMNA continúan dictando el ritmo de la Ronda de Doha, los Miembros reconocen que para que se pueda lograr un acuerdo general para antes de 2008, cualquier avance en esas dos áreas clave deberá ser seguido por proyectos de negociación sustanciosos sobre otros elementos de las conversaciones.

El 30 de noviembre, el presidente del grupo de negociaciones, Guillermo Valles Games, emitió un proyecto de texto que cubre posibles enmiendas para subsidios y disposiciones compensatorias, entre ellas las nuevas sanciones para los subsidios a la pesca.

Si bien el documento de 93 páginas no contiene paréntesis ni espacios en blanco, el presidente Valles Games enfatizó que su objetivo era estimular la refl exión seria sobre los parámetros generales acerca de posibles resultados de las negociaciones y que el trabajo de resolver problemas específi cos comenzaría en febrero de 2008. También reconoció que los Miembros inevitablemente estarían en desacuerdo con algunas de las propuestas; pero también los instó a “a evaluar esos textos en su conjunto y a analizar atentamente los elementos que responden a sus necesidades e intereses, en lugar de centrarse en los elementos que no les satisfacen”. Sin embargo, surgieron críticas de inmediato, en particular sobre la aceptación por parte del presidente de ‘la reducción a cero’ como método para calcular márgenes antidumping.

Se espera que uno de los principales productos fi nales de desarrollo sostenible de la ronda sea el alcance de un acuerdo s o b r e n u e v a s d i s c i p l i n a s p a r a l o s subsidios a la pesca. El anexo de siete páginas sobre la pesca, en el borrador del presidente Valles Games, no prohíbe de forma general los subsidios, tan solo unas pocas excepciones (como lo que abogan los ‘amigos de los peces’). Pero lo que sí propone es la prohibición de ocho tipos diferentes de apoyos específi cos, así como cualquier subsidio que confi era benefi cios a una “embarcación pesquera o actividad pesquera que afecte a poblaciones de peces que ya están inequívocamente en una situación de sobreexplotación” (ver página 8).

En vista de las negociaciones ‘horizontales’ que siguen después de la conclusión de las modalidades de agricultura y acceso a mercados no agrícolas, los Miembros también han planteado nuevas propuestas de servicios, bienes ambientales y derechos de propiedad intelectual.

This article is published under
1 December 2007
La inclusión del tema ambiental en los acuerdos comerciales representa un reto para los países en desarrollo (PED) en la medida en que asumen compromisos que deben acatarse y que su incumplimiento...
Share: 
11 December 2007
El pasado 29 de noviembre, México y China firmaron un memorando por el cual este último se comprometió a eliminar, a partir de 2008, ciertos beneficios fiscales que se otorgan a las empresas con la...
Share: