Los acuerdos comerciales en Latinoamérica: una oportunidad más

3 November 2011

Gustavo Salas Orozco*

Los países latinoamericanos han tenido un desempeño comercial favorable, registrando en su mayoría aumentos en sus exportaciones pese a la presión de revaluación que han sufrido sus monedas. El boom comercial de la región se explica por fuertes ventas de materias primas y productos básicos, cuya demanda ha sido afianzada por el crecimiento de China y varios países asiáticos. Asimismo, las negociaciones con socios no tradicionales se han visto profundizadas dada la actual coyuntura económica en los Estados Unidos (EE.UU) y Europa.

Latinoamérica parece estar entendiendo que la diversificación de mercados, más que una estrategia de negociación de acuerdos comerciales es un salvavidas en épocas de crisis. Quizás por esta situación, países como Chile o Perú no han sido fuertemente golpeados por la crisis en los países desarrollados. La cooperación comercial entre los países latinoamericanos, como por ejemplo la alianza del Pacífico, es vital para evitar mayores impactos negativos desencadenados por la desaceleración económica en los países ricos.

Negociaciones en curso

Quizás de las negociaciones comerciales en curso o que están en el horizonte, la que más interés despierta en la región es la del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés). Nuevamente son Perú y Chile los países latinoamericanos que buscan aprovechar la profundización del comercio entre los países del Arco Pacífico. El grupo total de negociación está conformado por Australia, Brunéi, Chile, Estados Unidos, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Vietnam y Perú.

La oportunidad que esta negociación representa no ha pasado desapercibida únicamente para los países participantes de la región, sino que por ejemplo Brasil, la potencia regional y uno de los países emergentes que más influyentes, se ha percatado de la necesidad de realizar inversiones y ejecutar  proyectos como el del Eje Multimodal Manta - Manaos, por el que se quiere crear un canal de trasiego de mercancías. Este proyecto está incluido en la cartera de proyectos de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA).

Acuerdos en vigencia suman a la oferta exportadora

En 2011 han entrado en vigencia seis acuerdos comerciales en América Latina. El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Turquía, negociado en 2009 pero entró a regir a partir de marzo de este año, es el primero que una nación latinoamericana firma con un país de mayoría musulmán, que cuenta con un mercado de más de 70 millones de consumidores y con una posición geográfica estratégica entre Europa y Asia.

Si bien el volumen de comercio bilateral es pequeño, apenas US$ 284 millones de exportaciones chilenas hacia el país musulmán en 2010 y US$ 88 millones en importaciones, la fuerza del acuerdo está por ponerse a prueba en los próximos años.

En particular, ya siendo con socios grandes o pequeños Chile ha demostrado ser un país que compite globalmente. De todos los países del área es el que más cuenta con acuerdos comerciales, 21 vigentes, los cuales le garantizan el acceso libre y/o preferencial de sus productos a 58 países. Datos de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) indican que el 92,5% del intercambio comercial de Chile con el mundo se realiza con países con los que mantiene algún tipo de acuerdo comercial.

Otros nuevos acuerdos que han entrado en vigencia este año han sido los suscritos entre los países que conforman la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), a saber Liechtenstein, Suiza, Noruega e Islandia, con dos países andinos: Perú y Colombia.

Además de los anteriores, el TLC Costa Rica - China entró en vigencia a mediados del año, convirtiéndose así la nación centroamericana en el tercer país de la región en firmar un acuerdo comercial con el gigante asiático, ya que los tratados con Chile y Perú habían entrado en vigor desde 2006 y 2010 respectivamente. Aún es prematuro dar cuentas de las bondades de estos acuerdos, más si se tiene en cuenta la crisis económica de 2008, que ha creado un desbalance comercial en los países desarrollados, al punto que es la demanda sostenida de los países asiáticos y emergentes la que ha mantenido el flujo comercial.

Un acuerdo muy interesante desde el punto de vista de los beneficios adicionales que brinda es el TLC Perú - Corea del Sur, en el que que además de la liberalización comercial se agrega un capítulo para el libre acceso al mercado laboral coreano de profesionales y técnicos del Perú, y viceversa. Este aspecto lo convierte en un TLC atípico, de mayor nivel y pionero si se tienen en cuenta las restricciones que existen para los migrantes latinoamericanos para acceder a trabajos dignos en otros países, donde distintamente, productos como café,  banano, petróleo, frutas, artesanías, entre otros, entran con un acceso preferencial o con cero aranceles.

Finalmente, el TLC Colombia - Canadá que entró en vigencia el pasado mes de agosto aunque las negociaciones se cerraron en 2008, fue un logro para el gobierno colombiano, que ha tenido que lidiar con fuertes presiones por las acusaciones por el irrespeto a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad; todo esto en el marco de un conflicto armado de más de 50 años. Posiblemente la puesta en marcha del acuerdo, gracias a la aprobación del Parlamento canadiense, sumó presión al proceso de aprobación del TLC en el Congreso de los EE.UU., pues se temía una pérdida de puestos de trabajo dadas las mejores condiciones comerciales con las que contaban las empresas canadienses para acceder al mercado colombiano. Ya con el reciente visto bueno de los TLC de EE.UU. con Colombia, Panamá y Corea del Sur, tales temores fueron disipados.

¿Una nueva oportunidad para Colombia y Panamá?

El pasado 12 de octubre finalmente el Congreso estadounidense dio trámite expedito a los acuerdos comerciales con Panamá y Colombia, cuya negociación terminó en 2006 y los cuales  sufrieron un proceso de "estancamiento" debido a las luchas bipartidas en el seno legislativo y dada la presión de organizaciones sindicales y no gubernamentales.

Para ambos países latinoamericanos, el acuerdo comercial alcanzado con los EE.UU. representa una oportunidad de ponerse a la par con países de la región que ya contaban con tratados de libre comercio con el principal mercado consumidor a nivel mundial; es decir, México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Costa Rica, Chile y Perú. Si bien los impactos comerciales y económicos de los acuerdos difieren dependiendo del país, lo cierto es que "lograr" un acuerdo comercial con los EE.UU. no necesariamente se traducirá en beneficios positivos para ambas partes.

Es necesario entonces un análisis de las condiciones en las que se encuentran Colombia y Panamá para afrontar la competencia de las empresas estadounidenses y aprovechar el potencial de dicho mercado. Claramente debe haber sectores en los países que podrían evidenciar de manera más sencilla ciertos beneficios de los acuerdos comerciales con EE.UU., como Perú (vigente desde febrero de 2009) y Chile (vigente desde enero de 2004), pero si se hace un estudio pormenorizado podría debatirse ampliamente sobre el "balance de la ecuación".

En el caso de Chile, por ejemplo, las exportaciones a los EE.UU en el año 2003, antes de la entrada en vigor, eran de US$ 3.837 millones, mientras que al año siguiente los envíos totalizaron US$ 4.956 millones, evidenciando un efecto positivo. Un análisis a las cifras de comercio exterior del Banco Central chileno, denota que tal aumento se debió especialmente al repunte de exportaciones del sector minería y del cobre, con el consecuente impacto ambiental asociado. ¿Cuáles han sido entonces las ganancias para los EE.UU.? Los datos de la balanza comercial en los primeros años de vigencia del acuerdo con Chile muestran un resultado positivo para el sudamericano, pero a partir de 2008 la tendencia se revirtió. En 2010 el saldo fue deficitario para Chile en US$ 2.218 millones. En el 2004, EE.UU exportaba a Chile US$ 3.557 millones en mercancías, mientras que para el 2010 la cifra fue de US$ 9.852 millones.

Con este panorama, ¿qué ganan Colombia y Panamá con los acuerdos? La respuesta no puede ser más ambigua como el hecho de la magnificación que se le ha dado a dichos acuerdos en la prensa y las declaraciones de representantes de ambos países confiando en estar preparados o en proceso de mejora. Los EE.UU. ya eran un socio muy importante para Colombia y Panamá  antes del acuerdo. Lo cierto es que el TLC debería servir para que se realicen inversiones en sectores productivos débiles. Una mayor tecnificación y desarrollo del sector agrícola panameño será primordial si se quiere "competir" con los productores estadounidenses fuertemente subsidiados, esto podría verse como una oportunidad de mejora. Para el caso colombiano, estudios oficiales del acuerdo muestran ciertos beneficios del acuerdo, como el acceso del 99,9% de la oferta exportable en bienes industriales colombianos, sin embargo sectores como el lácteo y algunos productos básicos como el arroz, podrían afrontar una fuerte competencia, tal como lo ha reconocido el propio Ministro de Agricultura de Colombia Camilo Restrepo.

Oferta exportable latinoamericana

En general los países latinoamericanos exportan bienes de bajo valor agregado. Mientras nuestra oferta exportable se mantenga dominada por petróleo, minerales, materias primas,  entre otros, seguirá pendiente el desarrollo de otros sectores económicos con mayor valor agregado, que paguen mejores salarios a sus trabajadores, y que permitan aumentar el nivel de su bienestar.

Es oportuno aquí resaltar partes de un informe recientemente divulgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El estudio titulado "Korea Breaking the Mold of the Asia-Latin America Relationship" que fue presentado en el Foro de Negocios Corea-América Latina y el Caribe, desarrollado el pasado 21 de octubre en Seúl.

El informe destaca una cualidad del país asiático: cuenta con escasos recursos naturales, lo que hace necesario que importe grandes cantidades de recursos naturales de América Latina (AL), como minerales, petróleo y productos agrícolas. En cambio, las exportaciones de bienes manufacturados coreanos hacia AL representan cerca del 30% de lo que Corea le compra a la región, y esto se debe a que la modernización de las industrias coreanas está más allá de los sectores de trabajo intensivo, por lo que no se consideran una amenaza competitiva para la mayoría de industrias en Latinoamérica, según indica el mencionado estudio. La transformación económica del país asiático le tomó tres décadas, pero si algo deben aprender los países de la región es que contar con los recursos naturales y ser productores de materias primas, a primera vista ya es una ventaja no aprovechada.

El volumen de comercio intrarregional ha aumentado en un 39% en el primer semestre del este año, según la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Aunque si bien es cierto que Latinoamérica está en el camino a su integración, los procesos son a destiempo y con diversos actores liderando como líderes por separado. En un lado está el bloque de países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), encabezados por Venezuela y Ecuador, por otro el Mercosur, y luego están esfuerzos individuales de los países de la región en consolidar relaciones más estrechas, no sólo de tipo comercial sino de cooperación e integración en infraestructura, entre otros aspectos.

Mientras las cifras de crecimiento económico en la región se mantengan altas, se seguirá escuchando la necesidad de seguir ampliando los mercados comerciales, y sin duda los procesos de negociaciones intrarregionales estimularán el comercio de bienes y servicios, y las inversiones que se ameritan en infraestructura. Todo lo anterior no puede verse sólo reflejado en indicadores como el PIB, exportaciones, y demás indicadores económicos que únicamente miden el empuje de la actividad productiva de la región. Hay que recordar que la lucha contra la pobreza y la desigualdad son una prioridad para que los beneficios sean equitativos y sostenibles. Latinoamérica sigue ostentando el indecoroso primer lugar como la región más desigual del planeta, a pesar de que los indicadores de pobreza han mejorado en varios países como Brasil, Colombia, Perú, entre otros.

Por lo tanto, los acuerdos comerciales que se han suscrito, que están por entrar en vigencia o bien los futuros, deben verse como un instrumento al que hay que sacarle provecho, y no como la solución única e irremediable a nuestros problemas. Sin políticas de implementación adecuadas se corre el riesgo de menoscabar el desarrollo de cadenas productivas enteras, y darle al capital económico una excusa para usar desmedidamente los recursos naturales y la mano de obra (de bajo costo), situación que en nada serviría al desarrollo de nuestras economías y al bienestar de nuestras comunidades.

* Máster en Gerencia del Comercio Internacional. CINPE. Universidad Nacional de Costa Rica. Investigador y miembro del Comité Editorial Revista Puentes. Email: tavosalas@gmail.com

La Alianza del Pacífico es una iniciativa impulsada por los gobiernos de Chile, Colombia, Perú y México. http://www.semana.com/economia/chile-colombia-mexico-peru-emprendieron-a...

El Eje Multimodal Manta - Manaos es un proyecto para facilitar el comercio internacional, la idea es permitir el trasiego de bienes brasileños hasta la costa del Océano Pacífico, y de ahí a los mercados de Asia y, por otra parte, el transporte de productos ecuatorianos hacia Brasil y Europa. El proyecto une el puerto de Esmeraldas (provincia de Esmeraldas) y Manta (provincia de Manabí) con la ciudad de Francisco de Orellana (provincia de Orellana), en Ecuador. A través del Río Napo se ingresará al río Amazonas y se continuará por el Perú hasta llegar a Manaos, Brasil. Mayor Información: http://www.amazonia-andina.org/content/eje-multimodal-manta-%E2%80%93-ma...

Mayor información sobre la iniciativa y la cartera de proyectos en http://www.iirsa.org/

Al respecto puede encontrarse información en http://web.usach.cl/ima/cap11.htm

Datos obtenidos de http://www.bcentral.cl/estadisticas-economicas/series-indicadores/xls/Ba...

Un resumen de los motivos y beneficios del acuerdo puede ser consultado en http://www.sice.oas.org/TPD/AND_USA/Studies/COLResumen_s.pdf

El documento puede ser consultado en http://www.iadb.org/document.cfm?id=36472107

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha dado cuenta de esta realidad desde hace varios años. Mayor información en http://www.pnud.org.co/sitio.shtml?apc=b-b-7--&x=62285

This article is published under
3 November 2011
Las tensiones en torno al empaquetamiento genérico de cigarrillos prometen cobrar protagonismo en los debates internacionales de propiedad intelectual. La Organización Mundial del Comercio (OMC),...
Share: 
3 November 2011
Estimado (a) Lector (a), La diversificación de los socios comerciales les ha permitido a los países latinoamericanos mantener el ritmo de sus exportaciones así como sus negocios en el mundo. Varios...
Share: