Negociaciones industriales podrían llegar a un acuerdo a pesar de las diferencias

21 July 2008

Más sencillo, más ‘limpio', es como se presentó el nuevo texto revisado para las negociaciones de acceso a los mercados no agrícolas (AMNA).

En conferencia de prensa la semana pasada, el presidente del grupo de negociación, el Embajador Don Stephenson (Canadá), declaró que en esta nueva versión se ofrecen las opciones a los ministros de una manera más clara. Agregó que solamente había modificado las secciones del texto de mayo en donde los Miembros habían mostrado convergencia.

La negociación de AMNA ha estado básicamente centrada en determinar la fórmula aplicable a las reducciones arancelarias, así como las flexibilidades. En la versión de mayo, el presidente había sugerido un coeficiente entre 7 y 9 para los países desarrollados, frente a los tres rangos de coeficientes para los países en desarrollo dependiendo de las flexibilidades por las que optasen: 19-21, 21-23 y 23-26. Estos valores, sin embargo, han sido muy criticados por Brasil, India, Sudáfrica y otros, quienes alegan que se les exige mucho en la negociación; y por EE.UU. y la Unión Europea (UE), quienes esperan que se les de mayor acceso a los mercados de aquellos países.

El presidente, por las discusiones que sostuvo en las últimas semanas con negociadores de alto nivel, llegó a la conclusión de no cambiar los rangos de los coeficientes. En otras partes del texto eliminó corchetes para reflejar el acuerdo alcanzado, como en los períodos de implementación para países desarrollados (cinco años) y en desarrollo (diez años), el tratamiento para las líneas arancelarias no consolidadas, la cláusula de anti-concentración para evitar que las flexibilidades se apliquen a capítulos enteros del Sistema Armonizado (SA), así como el tratamiento especial para establecer las flexibilidades comunes en el caso
del MERCOSUR.

Iniciativas sectoriales, novedad en el texto

Stephenson advirtió que el documento es considerablemente más largo dado que se agrega una parte nueva sobre liberalizaciones sectoriales, que va más allá de la reducción arancelaria estándar.

En el texto de mayo se había contemplado la posibilidad de que los países en desarrollo pudieran aplicar coeficientes mayores a cambio de participar en iniciativas sectoriales. Esta propuesta de EE.UU. fue rechazada por algunos países en desarrollo bajo el argumento de que el mandato define que la participación en las sectoriales es voluntaria.

Sin embargo, como precisó el presidente, tales iniciativas serían consideradas en una etapa posterior, y obedecerían más bien a discrecionalidad política; con lo que no se espera que los ministros empiecen a hacer intercambios entre bicicletas y autopartes, por ejemplo.

Compromiso en anti-concentración

Anteriormente se había incluido una propuesta de la UE y de EE.UU. que tiene por objeto evitar que algún Miembro "concentre" las flexibilidades en algún sector, por lo que instituía ‘candados' para no excluir de la fórmula capítulos enteros del SA.

La nueva versión confirma la idea original, pero establece dos opciones a los Miembros para cumplir con el estándar: ya sea aplicando las reducciones de la fórmula (es decir, no usando las flexibilidades) en un número mínimo de líneas arancelarias dentro de cada capítulo del SA, o aplicando las reducciones de la fórmula a un porcentaje mínimo del valor de las importaciones dentro de cada capítulo.

En sus impresiones al nuevo texto, China ha dicho que la cláusula de anti-concentración va en contra del propósito de las flexibilidades. Argentina, por su parte, ha alegado que una cláusula similar debería aplicarse a las negociaciones agrícolas. En tal sentido, los países desarrollados no enfrentarían tales controles en los productos ‘sensibles', que gozarían de reducciones arancelarias menores. La UE ha dicho que la cláusula de anti-concentración es esencial para asegurar un acceso significativo en todos los sectores industriales.

Alternativa para MERCOSUR

El texto de julio también incluyó sin corchetes un posible compromiso sobre tratamiento especial para el MERCOSUR. A diferencia de la versión anterior, en donde se proponía calcular el porcentaje del valor de las importaciones para efectos de las flexibilidades considerando al MERCOSUR como si fuera un sólo Miembro de la OMC (es decir, basado en una lista común de flexibilidades, usando las importaciones totales de MERCOSUR de bienes industriales y excluyendo el comercio entre sus partes), el presidente ahora propuso que se siga presentando una lista común, pero que el porcentaje del valor de las importaciones se mida usando las importaciones totales de Brasil.

Argentina sobre este respecto, ha demandado mayores flexibilidades para el MERCOSUR para que cada miembro proteja sus sectores industriales más sensibles sin comprometer sus estructuras arancelarias externas. Sin mencionar en particular el asunto del MERCOSUR, Jorge Taiana, Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, ha mencionado que el texto no es satisfactorio para Argentina.

¿Listos para un acuerdo?

Argentina, Brasil, India, Sudáfrica y otros miembros del NAMA-11, persisten en la falta de observancia de "la no reciprocidad plena" en los compromisos de reducción de aranceles. Insisten en que el coeficiente para los países desarrollados debe ser de cinco. EE.UU., por su lado, ha recalcado que un posible acuerdo tendrá que surgir sobre la base del texto del presidente, y no de otros valores.

No se sabe hasta qué punto estas diferencias en realidad persisten, o si más bien son posturas de tipo político que hay que asumir antes de que inicie la reunión mini-ministerial de la siguiente semana. En todo caso, el camino está trazado para que los ministros intenten llegar simultáneamente a un acuerdo en agricultura y acceso a mercados industriales a partir del lunes.

This article is published under
21 July 2008
El MERCOSUR acaba de celebrar su XXXV Consejo del Mercado Común y Cumbre Presidencial. Como resultados resaltan el traspaso de la presidencia pro tempore de Argentina a Brasil, el acuerdo para un...
Share: 
21 July 2008
Según el presidente de las negociaciones sobre la agricultura, Crawford Falconer (Nueva Zelanda), el nuevo proyecto de texto de agricultura, publicado al final de la semana pasada, simplifica las...
Share: