Nueva ley forestal en Brasil: el debate entre producir y conservar en la Amazonia

21 July 2010

El avance que ha tenido en el Congreso brasileño la nueva Ley Forestal pone en vilo el destino de los bosques en la Amazonia de este país. El enfrentamiento entre los agricultores y agroempresarios, que apoyan la reforma, y los grupos ambientales, claros detractores, revive la discusión sobre la necesidad de regularizar la tenencia y uso de la tierra en Brasil.

En días pasados, la comisión especial de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el texto principal de reforma al Código Forestal de este país, el cual data de 1965 y establece los parámetros institucionales de protección del bosque en la Amazonia. Este hecho causó gran revuelo entre ambientalistas y agricultores al revivir el viejo debate interno entre la protección de los bosques y la expansión de la frontera agrícola en “límites sostenibles” para fines productivos.

El texto principal de la reforma al Código Forestal nace de la propuesta del diputado comunista Aldo Rebelo, aprobada el pasado 6 de julio por una comisión especial de la Cámara de Diputados con 13 votos a favor y cinco en contra. Sin embargo, su desenlace se definirá en las elecciones generales de octubre.

¿Cuáles son las reformas propuestas al Código Forestal en Brasil?

La actual Ley Forestal obliga a los propietarios rurales a preservar intactas áreas selváticas en sus propiedades así como en otros sitios sensibles como los terrenos que bordean algunos ríos. En la Amazonia el porcentaje de protección es de un 80% y se contempla un 20% para ser susceptible a la producción. En cambio en otras regiones, como la sabana tropical, el área de protección es de un 35%.

Precisamente, tanto en las áreas destinadas a la producción agrícola como en lo relacionado a los sitios sensibles, es que giran los puntos polémicos introducidos en la reforma al código forestal.

En primer lugar, se propone una moratoria de cinco años para la eliminación de la cobertura boscosa con fines agrícolas. Posterior a este lapso, el código delega en cada uno de los 27 estados la definición de las áreas de protección legal. Asimismo, en el caso de propiedades menores a las 400 hectáreas, que son catalogadas como “pequeñas”, no se contempla compromiso alguno de protección. Grupos ambientalistas, como Greenpeace, sostienen que tal delegación debilita la legislación actual pues los gobiernos locales son más susceptibles a las presiones de los productores locales.

En segundo lugar, la reforma introduce cambios en áreas especiales de protección. Al respecto, la iniciativa propone una reducción de 30 a 15 metros en aquellas áreas ubicadas cerca de los ríos y que son necesarias para proteger los afluentes e impedir que éstos se desborden.

Y en tercer lugar, se establece un periodo de amnistía a productores que deforestaron ilegalmente hasta julio de 2008, a los cuales se le concede un plazo de 20 años para recuperar lo destruido.

Sobre este aspecto es que se han constituido las críticas más intensas de la reforma, ya que para algunos amnistía significa una clara flexibilización de la legislación ambiental, mientras que para otros es un proceso necesario para lograr la regularización del territorio de los bosques.

Los pros y contras

Los ambientalistas sostienen que en general esta reforma es un retroceso para Brasil, pues al debilitarse las normas existentes de protección de bosques se abrirá la puerta a una mayor destrucción en la Amazonia y otros ecosistemas brasileños ya que permitirá que más áreas forestales sean destinadas a la producción agrícola.

Para el autor de la reforma, el diputado Rebelo, su propuesta no es una amnistía, sino más bien una adaptación de la ley para que ésta sea cumplida y se logre regularizar el campo. Lo anterior tras denunciar que el 90% de las propiedades en Brasil están en situación irregular por no cumplir con el Código Forestal.

En esta misma línea, la senadora Katia Abreu, de la bancada ruralista del Congreso y presidenta de la Confederación Nacional de la Agricultura (CNA), afirmó que por las grandes exportaciones de alimentos que realiza Brasil, los agricultores necesitan mucha más tierra para cultivar. En este sentido, la senadora sostuvo que "si cumpliéramos las exigencias del actual Código, estaríamos importando arroz de China, que no tiene un palmo de áreas protegidas".

Para la analista Laura Antoniazzi, investigadora del Instituto ICONE de Estudios del Comercio, la prioridad de ambos grupos, los agricultores y los ambientalistas, debe ser la regularización de todas las propiedades, pues esto genera una inseguridad jurídica muy grande. Por tanto, la vía óptima no es la flexibilización de la legislación ambiental sino más bien debería ser la creación de mecanismos de compensación financiera que fomenten la protección ambiental, la recuperación de las áreas de bosque devastadas y un uso eficiente del suelo. Además, en Brasil aún existen tierras cultivables disponibles, lo cual es siempre la mejor opción.

Lucrativo negocio

El desgaste de la Amazonia en gran parte se ha dado por el lucrativo negocio de comercialización de maderas que ha sido impulsado por grandes empresas en la región. No obstante, los principales consumidores de madera del mundo, como son los EE.UU. y la Unión Europea (UE) ya han establecido ciertos controles en lo que respecta la comercialización de dico producto.

En este sentido, desde 2008, EE.UU prohibió la compra de madera de procedencia ilegal y la semana pasada la (UE tomó una decisión similar, que por el ritmo de los acontecimientos en Brasil será un punto a considerar debido al debate que se está desarrollando. Para Paulo Adario, de Greenpeace, la decisión "tendrá un impacto positivo para preservar la Amazonia porque la madera es el commodity que abre la puerta a la deforestación”.

En el año 2004 se alcanzó un pico histórico de 27.000 km2 deforestados, cantidad que descendió a 7.000 km2 en 2009 gracias a un recrudecimiento de los controles y las penas para delitos ambientales.

Ante este panorama, con argumentos a favor y en contra, lo que sí es innegable es que el grado de avance que ha tenido esta reforma es una señal contradictoria sobre los compromisos que internacionalmente ha asumido Brasil como parte de su estrategia para luchar contra el cambio climático, a través de la cual se comprometió a reducir su ritmo de deforestación en un 80% para el año 2020.

Reportaje de ICTSD y CINPE; fuentes consultadas

Brasil: comisión legislativa aprueba cambio en ley ambiental (2010, 6 de julio). Los Tiempos.com. Consultado el 18 de julio enhttp://www.lostiempos.com/diario/actualidad/internacional/20100706/brasil-comision-legislativa-aprueba-cambio-en-ley_78971_149238.html

El futuro de la Amazonia se debate en una ley (2010, 11 de julio). RFI.com. Consultado el 18 de julio en http://www.espanol.rfi.fr/americas/20100711-el-futuro-de-la-amazonia-se-debate-en-una-ley

Nueva ley forestal en Brasil enfrenta a agricultores y ambientalistas (2010, 11 de julio). AFP Noticias. Consultado el 16 de julio en http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5jslck6gr6KTZYHtJce-9ckv-dMyA

Reforma forestal genera alarma entre ambientalistas (2010, 5 de julio). El Tiempo.com.ve. Consultado el 18 de julio en http://www.eltiempo.com.ve/noticias/default.asp?id=339902

21 July 2010
Un reciente estudio realizado por América Economía Intelligence, y que fue encargado por la multinacional de medios de pago Visa, determinó que el comercio electrónico en la región creció un 39,2%...
Share: 
21 July 2010
La Comisión Europea recomendó introducir nuevos cambios a la política europea sobre el cultivo de organismos genéticamente modificados (OGM) el pasado 12 de julio, pues dio a conocer una propuesta...
Share: