Obstáculos en preparativos para Cumbre de MERCOSUR

13 December 2004

El MERCOSUR terminará 2004 con conflictos comerciales sin resolver y dudas sobre el entendimiento político entre los dos principales líderes del bloque sudamericano, el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y el argentino Néstor Kirchner. La cumbre de fin de año de Ouro Preto, que originalmente apuntaba a transformarse en un relanzamiento institucional de la zona de libre comercio, hasta ahora sólo incluirá la formalización de la asociación de Ecuador y Venezuela al bloque y el anuncio de los acuerdos comerciales con India y la Unión Comercial de África del Sur.

La agenda de la cumbre del MERCOSUR fue difundida por el subsecretario general para a América del Sur de la Cancillería brasileña, Luiz Felipe de Macedo Soares, quien confirmó que los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y del Ecuador, Lucio Gutiérrez, estarán presentes en la reunión de cúpula para formalizar la asociación de sus países, que tendrán en 2005 el mismo estatus de socios del bloque sudamericano que Chile, Perú y Bolivia.

A diferencia de los miembros plenos del MERCOSUR, los países asociados no tienen que cumplir con el Arancel Externo Común del bloque y sólo participan en las instancias políticas de la región.

Pero más allá de la formalización de acuerdos ya anunciados, la cumbre de Ouro Preto estará marcada por los recientes roces comerciales entre la Argentina y Brasil. Los gobiernos de los dos países no pudieron llegar a un acuerdo en torno de la propuesta de que haya un desarrollo más equilibrado entre los miembros del MERCOSUR en el campo industrial en una reunión que mantuvieron el viernes último, por lo que decidieron continuar el diálogo en 30 días, con posterioridad al encuentro presidencial.

La lectura en la que coincidían las fuentes diplomáticas de los dos países tras la reunión realizada en Buenos Aires, era que la próxima cumbre del MERCOSUR en Ouro Preto, donde se pretendía darle un nuevo impulso al bloque regional, perderá ese perfil.

El encuentro del viernes en el Palacio San Martín entre el secretario de Comercio de la Argentina, Alfredo Chiaradía, y el vicecanciller de Brasil, Samuel Pinheiro Guimaraes, fracasó por la resistencia brasileña a aprobar una propuesta del ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna, que proponía la implementación de medidas para proteger la industria argentina en los sectores en los que no tiene capacidad de enfrentar la competencia de un mercado del tamaño del brasileño.

El ministro solicitó la aplicación de salvaguardias para proteger a sectores amenazados por la competencia brasileña, reglas de "buen comportamiento" para captar inversiones en forma equitativa dentro del MERCOSUR y reglas claras para la eliminación de subsidios que distorsionan los valores de mercado de los productos que circulan dentro del bloque, pero sólo obtuvo un "no" como respuesta de la administración Lula.

La Cancillería argentina informó a través de un comunicado que "los gobiernos se comprometieron a mantener consultas a fin de alcanzar soluciones para los problemas específicos en las áreas de comercio e inversiones", con el fin de "limitar posibles efectos económicos negativos para ambas economías" y "sin perjuicio del mantenimiento de las medidas vigentes".

Las medidas vigentes son salvaguardias y cupos impuestos por la Argentina a productos brasileños como calzado, textiles y electrodomésticos, de manera unilateral y en contraposición con las normas del MERCOSUR. La administración Kirchner dispuso las medidas unilateralmente tras meses de esperar que Brasil reconozca el problema de su socio menor, y propuso luego un esquema para institucionalizarlas, que hasta ahora no consigue consenso.

Para no sumar más tensión a la relación entre los dos principales socios del bloque sudamericano, el canciller brasileño Celso Amorim dijo desde Cuzco que "en las negociaciones no se dice no, pero un pedido es una cosa y una realización es otra" en alusión a la propuesta argentina, y agregó que su país está dispuesto a discutir "fórmulas creativas, mejores que las salvaguardias" que tomen en cuenta los problemas de la industria argentina.

Con el fin de suavizar el conflicto -al que se suma también la ausencia del presidente Kirchner en el lanzamiento de la Unión Sudamericana impulsada por Lula da Silva- Brasil podría ofrecer en Ouro Preto el acceso al financiamiento de su país para las empresas argentinas, a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Otra de las posibilidades es que el gigante de sudamerica abra las licitaciones nacionales a las empresas del resto del Mercosur, lo que implicaría una reforma de las leyes de "compre nacional", muy estrictas en el mercado brasileño. Reportaje ICTSD y CINPE.

TAG: 
MERCOSUR
13 December 2004
El Presidente Mexicano Vicente Fox llevó a cabo a finales de noviembre pasado una visita oficial a Ecuador, en la cual fue recibido por su homólogo ecuatoriano, el Presidente Lucio Gutiérrez. Este...
Share: 
13 December 2004
El pasado 26 de noviembre, el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC, autorizó a siete miembros de la OMC a imponer derechos arancelarios de retorsión a las importaciones de los EE.UU. por...
Share: