Propiedad intelectual y acceso a tecnologías ambientales

21 July 2008

El debate que se lleva a cabo en el Comité de Comercio y Medio Ambiente (CCMA) de la OMC sobre el párrafo 31 iii) del Mandato de Doha debería considerar el impacto de la propiedad intelectual en el acceso y difusión de las tecnologías ambientales. El uso de estas tecnologías reduciría ampliamente la emisión de los gases que causan efecto invernadero. Sin embargo, el alcance del sistema de patentes y las distintas modalidades de acceso a mercados que se están negociando en el marco de este apartado, podrían causar un escenario que dificulte aún más el acceso y la difusión de tecnologías “limpias” por parte de los países en desarrollo. Este artículo presenta alternativas de modalidades que se podrían utilizar dentro de esa negociación.

Propiedad intelectual, ambiente y acceso a mercados

La regulación en materia ambiental y sobre propiedad intelectual genera estándares de protección y acceso a mercados. Los derechos de propiedad intelectual (DPI) y las patentes en particular, crean un derecho exclusivo de explotación para el titular sobre el invento –producto o proceso- en un territorio determinado durante un periodo determinado. De esa forma quien la detenta es el único oferente en ese mercado y ello indefectiblemente causa un escenario en el cual, ante la ausencia de competencia, los productos o servicios se ofrecen a precios más altos.

Por su parte los estándares ambientales también crean condiciones de acceso a mercados, así como beneficios (por ejemplo fiscal o arancelario) para quien produzca o comercialice ese tipo de bienes o servicios.

La principal diferencia entre estos dos estándares radica en la cantidad de productores que se benefician con el mejor acceso a mercados. En el caso de las patentes, se otorga la exclusividad a su titular en el acceso o fabricación de un determinado producto o servicio. En cambio, en el caso de los bienes ambientales, se brinda preferencia de acceso o fabricación de servicios a cualquiera que cumpla con las condiciones de esa materia. Es en la acumulación de estos estándares –ambiental y de propiedad intelectual- que se maximizan los beneficios de acceso para ciertos actores, y se dificulta o impide el acceso para otros.

Modalidades de reducción arancelaria y no arancelaria

Hasta ahora el debate dentro del CCMA está centrado en tres enfoques: 1) definición de lo que se considera como “bienes y servicios ecológicos” o “bienes y servicios ambientales”; 2) elaboración de listas nacionales o multilaterales de los bienes y servicios susceptibles de ser incorporados en dicha categoría; y 3) un proyecto integrador compuesto por proyectos nacionales ambientales. No obstante, más allá del enfoque que prevalezca, el resultado final de la negociación estará limitado por las modalidades que se establezcan como criterio para reducir o eliminar los obstáculos arancelarios y no arancelarios a los bienes y servicios ambientales. El mayor o menor acceso a mercados estará condicionado por las siguientes modalidades:

a)
Modalidades para obstáculos arancelarios

  • Lista viva vs. lista muerta, es decir, una lista dinámica que permite incorporar y eliminar bienes o servicios (viva), y otra fija.
  • Número máximo de productos.
  • Establecer un límite determinado en valor.
  • Trabajar con la eliminación de aranceles diferenciados según el grado de desarrollo.
  • Eliminación gradual de aranceles, en cuyo caso se podría convenir la posibilidad de conceder plazos más largospara la eliminación gradual, producto por producto y país por país.

b) Modalidades para obstáculos no - arancelarios

Existen distintos obstáculos no arancelarios sobre los que también se podría trabajar en la negociación, pero que no se analizan en este artículo. Entre ellos están los subsidios, los obstáculos técnicos, y el establecimiento de diversos estándares de seguridad, sanitarios, laborales y hasta ambientales que aplican los países como condición para el acceso a sus mercados.

Propiedad Intelectual

En el contexto competitivo actual es habitual que la tecnología más novedosa para ajustarse a una norma técnica sea una tecnología patentada. Si dicha tecnología se incorpora en una norma sin el consentimiento del titular de la patente para que se compartan sus derechos, el titular será la única entidad capaz de cumplir con dicha norma o condiciones.

A partir de este escenario surgen algunas preguntas: ¿Debe incorporarse una tecnología (invención) protegida por DPI en una norma técnica o en una lista de bienes? ¿Deben las empresas que desean adoptar una norma obtener una licencia del titular de los derechos o de la patente? En tal caso, ¿en qué términos deben hacerlo? ¿Tienen las empresas implicadas en el proceso de establecimiento de normas la obligación de divulgar información sobre sus patentes o solicitudes de patente a los demás miembros del comité encargado del establecimiento de normas? ¿Qué sucede si el titular o titulares de la patente se niegan a conceder licencias para el uso de la tecnología patentada?

Evidentemente no sería productivo adoptar una reducción o eliminación no-arancelaria para un determinado producto si el titular de DPI puede bloquear su aplicación al negarse a conceder una licencia o exigir regalías tan elevadas que hagan imposible su acceso, difusión y adopción. Frente a esta situación surgen algunos escenarios:

a) Si se concediera una reducción o eliminación, la misma podría estar condicionada a la no protección por patente de dicho bien en el territorio que reduce el arancel. De esta forma, los beneficios de acceso serían no acumulativos, ya que de lo contrario, si se sumara la mejora arancelaria a la exclusividad comercial de los DPI, el acceso sería privilegiado y los importadores no tendrían ningún beneficio. Además, si el objetivo de la reducción arancelaria es el mayor acceso y el menor costo del bien ambiental, la patente terminaría anulando tal beneficio dado que, al inhibir la competencia, quien la detenta podría fijar precios; o

b) en caso que se optara porque el bien continuara gozando de protección de propiedad intelectual, se podría exigir la licencia para producir el bien ambiental en el territorio de destino a cambio de una regalía determinada1. Esta opción presenta la ventaja de difundir y hacer efectiva la transferencia de las tecnologías ambientales; o

c) se podría condicionar la reducción o eliminación a la fabricación del producto en el territorio nacional, lo que anularía el beneficio.

Transferencia de tecnología

Otra modalidad de obstáculo no arancelario sobre la que se podría trabajar es la de condicionar la reducción o eliminación de barreras a la transferencia efectiva de tecnología. La estrategia podría girar en torno a la creación de capacidades endógenas para producir esos productos en el territorio nacional.
Algunos países en desarrollo han señalado la necesidad de aclarar los vínculos entre el comercio de bienes ambientales y la transferencia de tecnologías ecológicamente racionales. Las cuestiones relativas a la transferencia de tecnología se pueden ver conjuntamente con los incentivos establecidos en el párrafo 2 del artículo 66 y en el artículo 67 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), extendiendo las disposiciones sobre transferencia (no sólo a los países menos adelantados como establece el artículo 66.2) a los países en desarrollo. El Grupo de Trabajo sobre Comercio y Transferencia de Tecnología podría examinar la relación entre el comercio de bienes ambientales y la transferencia de tecnologías no contaminantes.

Finalmente, se podría trabajar para que la implementación de licencias obligatorias de las tecnologías ambientales se aplique de manera tal que la fabricación en el territorio donde se reducen los aranceles y se conceden los DPI condicione el ejercicio de esos beneficios.
En ambos casos las modalidades deben considerar:

a) El principio de no reciprocidad plena: Debido a las diferencias estructurales entre los países desarrollados y los países en desarrollo, el objetivo es evitar que la reducción arancelaria traiga como consecuencia un fuerte incremento en las exportaciones de bienes ambientales de los países desarrollados hacia los países en desarrollo, y apenas un leve incremento de las exportaciones en sentido inverso.

b) Trato especial y diferenciado: Intenta considerar las disparidades existentes entre los países. A través de él se podría otorgar un trato especial a los países en desarrollo, por ejemplo, reduciendo en mayor medida los aranceles de importación de los bienes ambientales de los países desarrollados; o reduciendo en forma más gradual los aranceles de importación de los bienes ambientales de los países en desarrollo.

c) Reciprocidad cruzada: También sería posible realizar concesiones cruzadas con el objeto de proteger a los sectores más sensibles para un determinado país, y conceder rebajas arancelarias en aquellos bienes que poseen mayor participación en el comercio mundial. En este sentido, sería interesante considerar la protección de los bienes agrícolas o agroindustriales de alto consumo interno, de manera que la reducción arancelaria no traiga como consecuencia un sustancial incremento de las importaciones, y por lo tanto, la posible destrucción de la producción nacional.

Ronda de Doha

La característica distintiva de Doha es el compromiso asumido por los Miembros de la OMC de lograr que las normas comerciales multilaterales y la liberalización del comercio apoyen el proceso de desarrollo. Los ejes sobre los que se sostiene el Mandato de Doha son una oportunidad única para conjugar los temas comerciales con los de ambiente y desarrollo. Privilegiar sólo uno de los tres ejes en detrimento de otro, no haría más que incrementar la brecha de desarrollo entre países desarrollados y países en desarrollo, contrariando el objetivo principal de la Ronda.

Para que el proceso sea completo e integrador y permita socializar el acceso a las tecnologías limpias, debe considerarse particularmente el efecto que los DPI tienen en el uso, difusión y comercialización de las innovaciones ambientales. Modalidades tales como licencias, ya sea voluntarias, obligatorias o con umbrales de regalías pre-establecidos para las tecnologías limpias, son elementos a tomar en cuenta cuando la reducción o eliminación de barreras comerciales se produzca sobre productos o procesos patentados.

Otros elementos para la gestión del acceso a mercados sobre productos ambientales protegidos por patente son: i) La fabricación local del producto. Si la modalidad fuera acumular beneficios obteniendo mejor acceso por la exclusividad de comercialización del DPI sumado a la mejora en el acceso consecuencia de tratarse de un bien ambiental, se podría condicionar esta acumulación a la fabricación nacional del producto. De esta forma, con la fabricación en el territorio local se produce indirectamente un flujo de transferencia de tecnología, creando know how, capacidad productiva y mano de obra calificada; o ii) La no acumulación de beneficios ambientales y de DPI sobre un mismo producto.

El párrafo 32 de la Declaración de Doha encomienda a los Miembros que al cumplir su mandato consideren particularmente: “i) el efecto de las medidas medioambientales en el acceso a los mercados, especialmente en relación con los países en desarrollo, […] y aquellas situaciones en que la eliminación o reducción de las restricciones y distorsiones del comercio pueda beneficiar al comercio, al medio ambiente y al desarrollo; ii) las disposiciones pertinentes del Acuerdo sobre los ADPIC…”. Es en cumplimiento de esta disposición, y de lo dispuesto en el párrafo 31, que las modalidades propuestas sobre propiedad intelectual y transferencia de tecnología toman especial relevancia en el tratamiento de temas ambientales. El objetivo es socializar los costos y beneficios de una negociación cuyos ejes son el comercio, el medio ambiente y el desarrollo, a la vez que se propicia la implementación de las flexibilidades del Acuerdo sobre los ADPIC.

¿Cómo implementarlo?

La propuesta se podría implementar a través de una declaración que deje claro el vínculo entre la propiedad intelectual y el acceso a las tecnologías ambientales, y que exprese que las medidas propuestas son consistentes con el Acuerdo ADPIC.

En paralelo, el mismo tema debería plantearse dentro del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático como uno de los puntos del Plan de Acción de Bali. En ese foro también se comenzó a discutir el vínculo entre la propiedad intelectual y las tecnologías ambientales, encontrándonos frente a la oportunidad única de fortalecer la interacción de ambas negociaciones al propiciar la utilización de las flexibilidades del sistema de patentes para el acceso y desarrollo local de tecnologías “limpias”.

1 John Barton propone establecer un sistema de licencias obligatorias para eliminar las barreras de acceso. Ver, Biores Trade and Environment Review, Año 1, No. 2, diciembre 2007, disponible en www.ictsd.org

This article is published under
21 July 2008
En materia de subvenciones agrícolas, la Ronda de Doha ya ha producido un resultado temprano e importante, el compromiso por parte de los países desarrollados de eliminar todas las formas de...
Share: 
21 July 2008
El 24 de mayo de 2008, la Asamblea Mundial de la Salud adoptó por consenso la resolución 61.211 que contiene una estrategia mundial y un plan de acción sobre salud pública, innovación y propiedad...
Share: