Puentes Daily Update #10 | Colapsa reunión mini-ministerial de la OMC

30 July 2008

El último intento de los gobiernos por rescatar un acuerdo en las negociaciones comerciales de la Ronda de Doha se desvaneció este martes cuando los ministros manifestaron públicamente que eran incapaces de lograr un compromiso luego de 9 días de reuniones de alto nivel en la OMC. Las negociaciones multilaterales enfrentan ahora un futuro aún más incierto, a pesar de los progresos hacia un acuerdo.

Los funcionarios se manifestaron sorprendidos porque las negociaciones se hundieron por un asunto que nunca antes se había visto en los titulares de los diarios sino hasta esta semana: el llamado mecanismo de salvaguardia especial (MSE), el cual permitiría elevar los aranceles con el objetivo de proteger a los agricultores de la importación masiva de uno o varios productos agrícolas.

Las diferencias sobre la reducción de los subsidios agrícolas y bienes industriales que por mucho tiempo resultaron imposibles de reconciliar, parecieron en gran medida haber llegado a una resolución durante la reunión ‘mini-ministerial’. Incluso el tema de erosión de preferencias parecía estar casi acordado.

Uno de los puntos más álgidos del MSE fue si los países podrían, y en qué medida, imponer aranceles de salvaguardia que superaran los topes arancelarios actuales (establecidos antes de la Ronda de Doha). En tal sentido, el grupo de las siete potencias comerciales pasó gran parte del lunes y martes tratando de encontrar una base común de negociación. Los países sensibles a las importaciones agrícolas como China y especialmente India, se enfrentaron con EE.UU. por las demandas de éste en materia de acceso a mercados para productos agrícolas. Finalmente y ante la falta de acuerdo, los ministros se dieron por vencidos a eso de las 17.00 hs.

“Es inútil seguir dándole vueltas al asunto”, dijo el Director General de la OMC a los periodistas luego de anunciar el fracaso. “Este encuentro ha colapsado, los Miembros simplemente no han podido estrechar sus diferencias”.

Las reacciones iniciales ante el colapso de la cumbre, que comenzó el 21 de julio, no parecieron enfocarse en echar culpas como sucedió en el pasado. Más que nada, los ministros expresaron su decepción por haber estado tan cerca de alcanzar un acuerdo. En tal sentido, El Comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), Peter Mandelson, lo llamó “fracaso colectivo”, sentimiento que compartió Pascal Lamy.

“Nunca, nunca antes hemos estado tan cerca como para dejar esto de lado”, dijo la Comisario para la Agricultura de la UE, Mariann Fisher Boel en conferencia de prensa.

"Alguien venido de otro planeta no creería que después de los avances alcanzados, no hayamos podido ser capaces de concluir", dijo el Ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim.

Lamy dijo que algunos Miembros sintieron estar tan cerca de alcanzar un acuerdo, que algunas delegaciones expresaron su aprobación para continuar con las consultas hasta el jueves en la noche. No obstante, algunos insinuaron que hubo intransigencia por parte de otros.

Un “decepcionado” de lo acontecido, Kamal Nath, Ministro de Comercio de India, expresó que "es desafortunado [que] en una Ronda de desarrollo, no [se] pudie[ron] correr los últimos metros debido a un tema relacionado con la seguridad de los medios de subsistencia".

La Representante Comercial de EE.UU., Susan Schwab, enfatizó que 5 de los 7 países que conformaban el G-7 estaban preparados para aceptar la propuesta que Lamy hiciera el viernes pasado. Esto en clara referencia al rechazo que India y China manifestaron sobre algunas de las disposiciones que conformaban la propuesta de compromiso presentada por el jefe de la OMC a todos los Miembros el 25 de julio.

¿Por qué fracasó la mini-ministerial?

A pesar de que el MSE fue visto como la causa del colapso, en realidad evidenció que otros asuntos contenciosos, notablemente las reducciones a los subsidios al algodón y la protección para los nombres de los alimentos como el jamón de Parma, no lograron ser el centro de atención.

Lamy dijo que las diferencias sobre el aumento de las importaciones que justificaría recurrir a los remedios de salvaguardia, al final fueron irreconciliables a pesar de las “más de 60 horas” invertidas tratando de estrechar las posturas. Lamy hizo referencia a que aquellos que temían que la salvaguardia representara un trastorno al comercio normal, querían que esta salvaguardia fuera lo más alta posible; y que por el contrario, aquellos que temían que la salvaguardia no fuera operacional si se hacía muy gravosa, querían un porcentaje de activación (o ‘activador’) más bajo.

El compromiso propuesto por Lamy habría permitido que los remedios del MSE sobrepasaran los niveles arancelarios consolidados por encima del 15 por ciento (o puntos porcentuales) cuando los volúmenes de las importaciones aumentaran en un 40 por ciento durante un periodo de 3 años. La facultad para imponer aranceles por encima de los niveles consolidados habría estado limitada al 2.5 por ciento de las líneas arancelarias.

El G-33, que agrupa a India y China, estimó que el activador era muy alto para asegurar que los agricultores no fueran dañados por las importaciones agrícolas subsidiadas provenientes de países desarrollados. Esta coalición quería que los remedios más altos de MSE se activaran con un aumento de las importaciones del 10 por ciento, y que los aranceles de salvaguardia fueran topados al 30 por ciento (o 30 puntos porcentuales) por encima de los niveles consolidados.

El lunes en la noche EE.UU. rechazó la propuesta de Lamy que no ponía números a los criterios del MSE. Dicha propuesta habría restringido el uso del mecanismo porque exigía comprobar "un daño demostrable" por motivos de seguridad alimentaria y de sustento y desarrollo rural; y pedía que los remedios estuvieran sujetos a revisión por parte de expertos. De acuerdo con el G-33, India había dicho que sí.

Ministros y delegados del llamado G-7 buscaron números más aceptables que pudieran incorporar a la propuesta de Lamy. Fuentes han indicado que una opción era activar el mecanismo a partir del momento en que los volúmenes de importación alcancen o superen del 15 al 20 por ciento del flujo de las importaciones, con remedios equivalentes a 30 por ciento de los niveles arancelarios consolidados o un porcentaje de 8 puntos. Un mecanismo que se active cuando los volúmenes de importación alcancen o superen del 35 al 40, hubiera sido relacionado con remedios de 50 por ciento de los niveles arancelarios consolidados o 12 puntos porcentuales. La diferencia entre el porcentaje de los aranceles consolidados y el número de puntos porcentuales sería principalmente relevante para países con deseos de exportar a China, cuyos aranceles son bajos debido a sus condiciones de acceso a la OMC.

EE.UU. no se separó de su postura de que el 40 por ciento en el aumento de las importaciones era lo mínimo que podrían aceptar para que los remedios del MSE sobrepasaran los actuales techos arancelarios consolidados.

Mandelson dijo que era “desgarrador” que una pequeña diferencia en los números para activar del MSE haya hecho tropezar las negociaciones. “Una fuerza irresistible se topó en la sala de negociación con un objeto inamovible, y el resto es historia”, djio Mandelson respecto del enfrentamiento entre India y EE.UU.

No se firmaría el acuerdo sobre bananos

Según las últimas informaciones la UE no ha querido firmar el acuerdo sobre el banano que había alcanzado, con los países latinoamericanos exportadores de dicha fruta y EE.UU, el último domingo. El bloque europeo argumenta que el pacto que ponía fin a más de once años de litigios en el seno de la OMC, estaba ligado al resultado final de las negociaciones sobre las modalidades.

Mandelson declaró ayer que la UE esperaba “aprobarlo dentro de un acuerdo completo, con otros asuntos [...] como el algodón”.

Según los países latinoamericanos, dicho compromiso no estaba vinculado al resultado final de las negociaciones de esta mini-ministerial. Es por eso que según fuentes consultadas, el acuerdo se iba a presentar como “una solución mutuamente convenida” bajo el artículo 3.6 del Acuerdo sobre solución de diferencias de la OMC.

Para algunos se trataría de uno de los pocos logros tangibles de estas intensas semanas de negociación.

La UE estaba dispuesta a reducir sus aranceles nación más favorecida a 114 euros por tonelada a partir de 2016, a cambio de que los productores latinoamericanos y EE.UU. retiraran todas las disputas presentadas ante el Órgano de Solución de Diferencias.

Visto que dicho compromiso se había logrado a partir de una propuesta hecha por el Director General, habría que ver si Lamy intenta mediar nuevamente para salvar el arreglo.

¿Hay futuro para Doha?

Con el fracaso de la reunión mini-ministerial, el siguiente paso para la Ronda de Doha no está claro. Para que haya algún movimiento real en las negociaciones multilaterales de comercio, podría pasar largo tiempo. Las elecciones en EE.UU. en noviembre próximo restringirán el diseño de políticas comerciales durante el resto del año. Mucho temen que con los cambios políticos en EE.UU. y en la UE en 2009, así como las elecciones en India, el comercio mundial no será una prioridad política.

“Necesitamos dejar que los ánimos se aquieten un poco”, dijo Lamy en la conferencia de prensa que siguió al colapso. “Probablemente sea difícil mirar a largo plazo en este momento. Los Miembros de la OMC tendrán que mirar seriamente si y cómo acomodan nuevamente las piezas”.

Los ministros también expresaron un deseo generalizado de intentar “proteger” el progreso que se había logrado durante estos días. Según advirtió Schwab, “los compromisos de EE.UU. siguen en la mesa”. El Ministro Amorim por su parte, expresó dudas sobre si los compromisos que fueron ofrecidos durante el curso de estas negociaciones, serían respetados en el futuro.

Los ministros de comercio dijeron que no se oponían a seguir con las negociaciones más adelante. “No tenemos que descartar la posibilidad de regresar a la mesa [de negociaciones]”, dijo Mandelson, aunque después aclaró que no creía posible acordar las modalidades durante este año o en un futuro próximo.

Schwab compartió ese pensamiento, al decir que EE.UU. seguía “comprometido y apoyando a la OMC”. De la misma forma, el Ministro de la India dijo que su confianza tanto en el organismo de comercio mundial como en el sistema multilateral permanecía “intacta”.

El Ministro de Comercio de China, Chen Deming, en un tono distinto, anunció que su país estaba preparado para intensificar las negociaciones bilaterales con otros Miembros y la cooperación mutua con países en desarrollo.

Paul Blustein, especialista en comercio de Brookings Institution, sugirió que el colapso de este martes podría dañar la credibilidad de la OMC, quien ya está perdiendo protagonismo como foro de negociación de acuerdos comerciales y para la resolución de disputas en la materia debido al creciente número de acuerdos bilaterales en el mundo.

Blustein comentó que si el nuevo presidente estadounidense se interesara por el comercio multilateral, lo cual no está claro todavía, podría decidir impulsar las negociaciones de Doha para que sean positivas en el largo plazo y traten asuntos importantes como cambio climático y los altos precios de los alimentos.

La OMC, por su parte, seguirá con su trabajo del día a día para el reforzamiento de las normas multilaterales de comercio. Las negociaciones seguramente también proseguirán, aunque a un nivel político más bajo.

La Ministro de Comercio de Indonesia, Mari Pangestu, resumió la situación de esta manera: “Las conversaciones multilaterales nunca fallan, solamente continúan”.

29 July 2008
29 de julio- 3 de agosto 2008 International Biodiversity Conference Lugar: Baños, Ecuador. Información: http://www.wildspotsfoundation.org/2008banosconf.html 5 y 6 de agosto TALLER REGIONAL SOBRE EL...
Share: 
31 July 2008
El 30 de julio, el día después de que una cumbre de alto nivel colapsara sin llegar a un acuerdo sobre el comercio mundial, los ministros de comercio de la OMC empezaron a recoger las piezas del...
Share: