Puentes Daily Update #4 | Los Miembros buscan hacer un balance de Doha en marzo de 2010

3 December 2009

Los Miembros de la OMC están listos para brindar otro impulso para lograr un acuerdo en las negociaciones de la Ronda Doha mediante la realización de un ejercicio de "inventario" en marzo de 2010. El objetivo será determinar si las conversaciones que han llevado tanto tiempo pueden llegar a su conclusión a finales del año.

El nuevo intento por lograr un acuerdo de Doha es el resultado más concreto de la Séptima Conferencia Ministerial de la OMC, que concluyó el miércoles sin mayores sorpresas y según lo previsto.

Esa sensación de déjà vu es perdonable. Los Miembros de la OMC ya se habían comprometido a concluir las conversaciones a finales de 2005, 2006, 2007 y 2008. La mayoría de estos años estuvieron marcados por plazos formales o informales para llegar a acuerdos sobre agricultura y bienes industriales. Sin embargo, en ninguno de los casos se logró un pacto final. Pero a pesar de esto, los altos funcionarios se reunirán en Ginebra a finales de este mes para trazar un camino para el año que viene.

Mientras tanto y con las dificultades que persisten en la Ronda Doha, los representantes de un grupo de 22 países en desarrollo anunciaron este miércoles que habían llegado a un acuerdo marco para reducir los aranceles y otras barreras a las exportaciones en un intento por impulsar el comercio Sur-Sur.

Una vez más...

"Los Ministros reafirmaron la necesidad de concluir la Ronda en 2010, y de realizar un ejercicio de evaluación que tendrá lugar en el primer trimestre del próximo año", dijo el presidente de la conferencia, el ministro de hacienda chileno, Andrés Velasco, en su resumen de los tres días de debates. Informó de la existencia de una "gran convergencia sobre la importancia del comercio y la Ronda Doha para la recuperación económica y el alivio de la pobreza en los países en desarrollo".

No está claro la forma que asumirá este ejercicio de evaluación, lo que trataría lograr, o si los ministros estarían implicados. También podría ser cualquier cosa, desde un intento de pleno derecho de ofertas en "modalidades" - las fórmulas y los modelos de reducción arancelaria y de subsidios, que es un requisito previo para un acuerdo completo de Doha - hasta un examen menor del estado de las conversaciones para lograr el reconocimiento de que un acuerdo es inalcanzable a fines de 2010.

El Director de la OMC, Pascal Lamy dijo que este balance es necesario para determinar si la conclusión de la Ronda en 2010 "es factible o no". Lamy agregó que una especie de "gran avance" sería necesario para el "fin del primer trimestre" con el objetivo de que las negociaciones se concluyan el siguiente año.

Los EE.UU. han sido blanco de muchas de las críticas por la falta de movimiento en las negociaciones de Doha, ya que algunos países en desarrollo acusan a la economía más grande del mundo de pedir demasiado y ofrecer muy poco. En una conferencia de prensa el miércoles por la noche, el Representante Comercial de los EE.UU., Ron Kirk, continuó insistiendo en la necesidad de que las economías emergentes ofrezcan mayor acceso al mercado en las negociaciones. También expresó su escepticismo sobre el proceso que los países están contemplando para evaluar las posibilidades de avanzar en las conversaciones.

Por su parte, el ministro Velasco había percibido un amplio apoyo entre los Miembros para la reanudación cabal de las negociaciones sobre la base de las propuestas de textos de diciembre de 2008. Sin embargo, el jefe de comercio de EE.UU. dijo a un periodista "...los textos se denominan propuestas por una razón: no se han aceptado todavía."

Kirk preguntó por qué un proceso de negociación que terminó en fracaso durante tres años consecutivos podría tener éxito esta vez. "Lo peor que podemos hacer es convocar a una reunión con el motivo de convocar a una reunión" como en julio de 2008, y en los años anteriores, dijo.

Sostuvo que el camino a seguir era "duro, y lleno de negociaciones bilaterales" para conseguir aumentar lo que se había logrado hasta ahora, y con el objetivo clave de aclarar exactamente lo que los EE.UU. se beneficiarían en términos de acceso a mercados de los países en desarrollo.

La postura de Washington en estos acuerdos bilaterales, sin embargo, ha dejado frustrados a algunos de sus socios comerciales. El Canciller brasileño, Celso Amorim, se ha mostrado decepcionado después de una reunión bilateral con su homólogo de EE.UU. la noche del domingo. La delegación de EE.UU. al parecer llegó a la reunión con una lista de 3.000 productos agrícolas e industriales en los que les gustaría tener mayor acceso al mercado. Pero dicha lista de peticiones "significa todo y nada", dijeron los brasileños, pues no ofrece ninguna explicación clara sobre lo que Washington realmente quiere ganar de un acuerdo global de
comercio.

Otros ministros, por su parte, fueron más indulgentes. El ministro de comercio indio, Anand Sharma, dijo en una conferencia de prensa el miércoles por la tarde que había tenido "muy constructivos, muy útiles compromisos con Kirk y su delegación."

Dos decisiones tomadas: No violación en ADPIC y comercio electrónico

Los Ministros tomaron sólo dos decisiones concretas en el transcurso de la reunión de tres días. Sin embargo, nótese que la redacción de esos acuerdos había sido claramente establecida por los delegados en Ginebra desde antes de la llegada de sus jefes.

La primera cuestión, "denuncias de no violación" en el marco del Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de Comercio relacionados con los Derechos de Propiedad Intelectual (ADPIC), se refiere a si los países deberían traer controversias a la OMC sobre la base de que el espíritu, pero no la letra de las normas de propiedad intelectual de la OMC ha sido violado. La OMC permite estas denuncias para el comercio de bienes y servicios, pero ha habido una prohibición para los casos relacionados con la propiedad intelectual desde la fundación de la Organización en 1995. Los Ministros acordaron el miércoles prorrogar la moratoria una vez más y volver a examinar la cuestión en la reunión ministerial de la OMC que viene, prevista para 2011.

En su segunda decisión oficial, los ministros acordaron extender otra moratoria; esta vez sobre los aranceles sobre los bienes tales como las canciones o las películas que se venden para su descarga en internet. La prohibición de dichos aranceles ha estado en vigor desde la Segunda Conferencia Ministerial de la OMC en 1998, cuando los Miembros de la OMC acordaron abstenerse de "imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas". Los Ministros decidieron también extender la prohibición al menos hasta la Ministerial de 2011.

Acuerdo de comercio Sur-Sur

En un paso importante por razones tanto políticas como económicas, 22 países en desarrollo aprobaron un acuerdo marco este miércoles para reducir los aranceles en un 20% o más respecto a la gran mayoría de las exportaciones de los demás signatarios del acuerdo.

Jorge Taiana, ministro de relaciones exteriores de la Argentina, señaló el contraste con las negociaciones de la Ronda Doha, en donde los Miembros de la OMC han sido incapaces de ponerse de acuerdo sobre reducciones arancelarias y de subsidios. "Tal vez demuestra que el problema de la liberalización del comercio y las negociaciones comerciales no se encuentra en los países en desarrollo", dijo en una conferencia de prensa donde se anunció el acuerdo. "Esto demuestra que los países en desarrollo tienen la voluntad y la capacidad de llegar a un acuerdo".

"El Norte está estancado, pero el Sur se está moviendo", dijo el canciller brasileño, Celso Amorim.

La decisión del miércoles estableció un acuerdo de los ministros sobre el marco de una nueva ronda de reducciones arancelarias basada en el Sistema Generalizado de Preferencias Arancelarias (SGPC) de los países en desarrollo, un régimen de comercio Sur-Sur negociado bajo los auspicios de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). Las "modalidades" del acuerdo - los parámetros que determinan cuánto se reduciría los aranceles - fueron concluidas por la semana pasada, luego de intensas negociaciones en la sede de la UNCTAD en Ginebra.

Además de Argentina y Brasil, los firmantes incluyen a Egipto, India, Indonesia, Marruecos, México, Corea del Norte y Corea del Sur y algunos países que siguen tratando de adherirse a la OMC, como Argelia e Irán. El SGPC, que entró en vigor en 1989, cuenta con 43 miembros. Sólo 22 de ellos participaron en las negociaciones recién concluidas, que comenzaron en Sao Paulo en 2004. China y Sudáfrica no son parte del SGPC, y por lo tanto no han participado en las conversaciones.

Con el acuerdo marco ya establecido, cada país participante iniciará ahora la elaboración de una lista de productos que se someterán a estas nuevas reducciones arancelarias. Estas listas deben representar al menos el 70% del número total de las líneas arancelarias agrícolas e industriales de cada país que no están tasados en cero. Mientras se desarrolla la aprobación de las listas de los demás, los países tendrán la oportunidad de obtener concesiones arancelarias adicionales a través de un proceso de "petición-oferta". Los países menos adelantados que deseen adherirse al acuerdo podrán recibir trato especial y diferenciado, posiblemente en la forma de un mayor margen de preferencia. El ministro Taiana de indicó que el grupo espera concluir estas negociaciones antes de septiembre de 2010.

Las reducciones arancelarias negociadas en el marco del SGPC no se extenderán a otros países. Esto implica en la práctica que la India podría imponer un arancel del 10% a las piezas de automóvil importadas de los EE.UU., mientras que partes idénticas de Brasil se les aplicarían un arancel de 8% o menos. Esta excepción al principio de no discriminación en el marco de la OMC está autorizada por la Cláusula de Habilitación del GATT, que autoriza acuerdos comerciales preferenciales entre los países en desarrollo y menos adelantados.

Las dos rondas anteriores de negociaciones del SGPC no habían tenido "resultados de gran alcance". La UNCTAD estima que las reducciones arancelarias acordadas podrían impulsar el comercio entre los países participantes en más de US$ 8 mil millones. Sin embargo, representaría una décima parte de las proyecciones más modestas en cuanto a los beneficios esperados de un acuerdo de Doha.

Otras iniciativas de cooperación Sur-Sur se adelantaron en el marco de la Ministerial, entre ellas una reunión entre la India, Brasil y Sudáfrica, así como la India, el Mercosur y la Unión Aduanera Sudafricana.

Los países ACP están descontentos por la espera en el acuerdo bananero


Al cierre de esta edición reinaba gran confusión sobre lo que exactamente se había acordado sobre el arancel al banano de la UE (véase Puentes Diario de Ginebra del martes, http://ictsd.org/i/wto/geneva/daily-updates-2009/geneva2009-daily-update...) La Comisaria de Agricultura de la UE, Mariann Fischer Boel, dijo a la prensa que la UE, los países productores de América Latina y de África, Caribe y el Pacífico (ACP) han llegado a un acuerdo, y que el Representante Comercial de EE.UU., Ron Kirk, había ofrecido su apoyo. Añadió que tenía plena confianza en que la Comisión Europea finalizaría una propuesta de texto legal esta semana.

Los países ACP ofrecieron una versión diferente de la situación. El ministro de comercio de Camerún, Luc Magloire Mbarga Atangana, afirmó enérgicamente que "a pesar de los rumores, [los ministros de Comercio ACP] dicen que no hay acuerdo todavía, no hemos visto ningún acuerdo y no sabemos su contenido". Dijo que hay dos cuestiones en particular que quedaban pendientes: el tamaño de la dotación financiera que la UE ofrece para ayudar a los productores de ACP a adaptarse o diversificar (€ 190 millones ofrecidos, € 250 millones de dólares solicitados), y la ‘base jurídica' para la reducción arancelaria del mismo. Un acuerdo independiente, como el que la UE afirma haber concluido, no sería legítimo, dijo. En cambio, el tamaño de la reducción y la duración de su período de aplicación deben determinarse dentro de las negociaciones de la Ronda Doha.

Palabras de despedida

Las visiones parecían variar respecto a si la cumbre ministerial había o no valido la pena, considerando el esfuerzo y los costos, con un número de delegados diciendo que la misma al menos había proporcionado una oportunidad para útiles intercambios informales y bilaterales.

Un diplomático comercial de alto nivel dijo que la economía mundial ha cambiado desde la última vez que los ministros de todos los Miembros de la OMC se reunieron, hace cuatro años. La reunión dio a los ministros la oportunidad de examinar el funcionamiento de la OMC en el contexto de los cambios económicos, y discutir cómo la institución podría ser adaptada a la nueva realidad.

Otro funcionario, que intervino también en condición de anonimato, se mostró menos convencido. "Sólo si tenemos algún tipo de balance en el año 2010", la Conferencia Ministerial probaría haber sido un ejercicio útil, dijo el funcionario. De lo contrario, "tal vez esto fue mucho acerca de nada".

2 December 2009
No existió un único tema que dominara el segundo día de discusiones de la Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra. En el evento principal del día, una "sesión de trabajo" que tenía el objetivo...
Share: 
7 December 2009
La mirada del mundo se centra en Copenhague, Dinamarca, donde bajo el frío y el cielo gris se reúne una multitud de 14 a 18 mil personas, 192 países, docenas de Jefes de Estado, y ocurren cientos de...
Share: