Unión Europea podría suavizar reglas para la aprobación de OGM

21 July 2010

La Comisión Europea recomendó introducir nuevos cambios a la política europea sobre el cultivo de organismos genéticamente modificados (OGM) el pasado 12 de julio, pues dio a conocer una propuesta que les permitiría a los Estados miembros decidir por sí mismos respecto a las autorizaciones para cultivar esos plantíos.

“Considero que esta propuesta refleja una visión equilibrada a un asunto sensible, en particular para los ciudadanos europeos”, dijo John Dalli, comisario europeo de salud y consumo.

La posibilidad de un cambio de política atrajo fuertes críticas de ambos lados del debate europeo sobre los OGM, con representantes de la industria quejándose de que esa modificación convertirá a la normativa europea en algo aún más difícil de manejar, y grupos ambientalistas tachando la iniciativa y definiéndola como un fatal debilitamiento de la postura europea frente a los “alimentos Frankenstein”.

Los cambios propuestos se presentan en forma de una enmienda a la Directiva europea de 2001 sobre la liberación intencional en el medioambiente de OGM para permitir que los Estados miembros "restrinjan o prohíban el cultivo de OGM en su territorio", según un comunicado de la Comisión. Sin embargo, la enmienda no daría a los países el derecho a prohibir la importación de productos genéticamente modificados, o incluso prohibir la comercialización de esas semillas dentro de sus fronteras.

Antes de que pueda convertirse en ley, la modificación tiene que ganar la aprobación tanto del Parlamento Europeo como de una mayoría calificada de los Estados miembros de la Unión Europea (UE). Independientemente de si se aprueba o no la enmienda, el sistema comunitario de concesión de autorizaciones para el cultivo de semillas genéticamente modificadas en Europa seguirá en pie, insistió el Comisario Dalli.

“Déjenme ser claro”, dijo en la conferencia de prensa, “esta propuesta no significa que la Comisión abandone sus responsabilidades”.

El proceso europeo considera las peticiones de empresas de biotecnología de manera individual, evaluando los efectos potenciales que cada nueva semilla transgénica podría tener sobre el medio ambiente y la salud. Sólo dos semillas genéticamente modificadas han sido aprobadas para ser cultivadas en Europa: una cepa de maíz producido por Monsanto y un tipo de patata de fécula de Amflora, que fue aprobada en marzo, pero sólo para usos industriales. La enmienda propuesta la semana pasada, sin embargo, permitiría a los estados miembros el derecho de efectivamente modificar la autorización concedida a nivel europeo.

Durante mucho tiempo el bloque los 27 ha sido muy reacio al uso de los OGM. Austria, Bulgaria, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda y Luxemburgo han emitido prohibiciones generales sobre el cultivo de semillas genéticamente modificadas, invocando preocupaciones sobre salud y medio ambiente en virtud de una cláusula de salvaguardia que figura en la Directiva de 2001. Otros países, sin embargo – entre ellos la República Checa, los Países Bajos y el Reino Unido – aparecen más abiertos a permitir a sus agricultores cultiven este tipo de plantíos.

Representantes de agricultores europeos expresaron su preocupación de que devolver la aprobación de los OGM a los Estados miembros complique los reglamentos en toda la UE y, potencialmente provoque una avalancha de nuevas demandas. Carel du Marchie Sarvaas de EuropaBio, la asociación europea de bioindustrias, advirtió que la enmienda podría causar "más inseguridad jurídica" para los agricultores que quieren plantar esos cultivos. “Esas propuestas parecen dar carta blanca para prohibir cultivos genéticamente modificados seguros y aprobados en cualquier país o región independientemente de las necesidades o los deseos de sus agricultores”, comentó.

Mientras tanto, Greenpeace y Friends of Earth están preocupados de que luego del cambio la Comisión Europea se apoyaría en los Estados miembros de la UE para aprobar las semillas transgénicas a nivel de bloque, una acusación que negó Dalli en su conferencia de prensa. Los dos grupos ambientalistas también dicen que las prohibiciones nacionales no serían jurídicamente vinculantes y que podrían ser cuestionadas en los tribunales. Insisten en que la seguridad de los productos genéticamente alterados no ha sido adecuadamente probada.

"Hasta que las demandas de los Estados miembros para una nueva y completa evaluación de los riesgos de los cultivos transgénicos se cumpla, debería haber una moratoria sobre la autorización de nuevos cultivos transgénicos”, dijo Mute Schimpf, activista de Friends of Earth de Europa.

Traducción y adaptación de ICTSD y CINPE. “European Commission Looks to Loosen Hold on GMO Regulations”, Bridges Weekly Trade News Digest, Vol. 14, No. 26, 14 de julio de 2010.

21 July 2010
El avance que ha tenido en el Congreso brasileño la nueva Ley Forestal pone en vilo el destino de los bosques en la Amazonia de este país. El enfrentamiento entre los agricultores y agroempresarios,...
Share: 
21 July 2010
Cabrera, J. (2010). The Disclosure of Origin Requirement in Central America: Legal Texts, Practical Experience and Implementation Challenges . Consultado el 20 de julio de 2010 en http://ictsd.org/...
Share: