Editorial noviembre 2009

Undefined

Estimado lector,

Las negociaciones multilaterales sobre comercio y cambio climático cobran mayor impulso en estos últimos meses de 2009.

La 15ª Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, así como la VII Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra, representan la culminación de una etapa que, desde diferentes ópticas, cuestiona la efectividad del sistema multilateral.

Posiciones encontradas entre países Norte-Sur en relación a las responsabilidades compartidas sobre el cambio climático, así como las diferentes prioridades políticas diluyen la meta de lograr un acuerdo que reemplace al Protocolo de Kioto.

Por otra parte, la falta de acuerdos en la Ronda Doha llama a la reflexión respecto a la naturaleza de las negociaciones y la estructura misma de los acuerdos de la Organización.

El destino de la Ronda de Doha tampoco ha permitido mayores avances en relación a la disputa sobre el banano. En este momento se vislumbraba un acuerdo que daría fin a la llamada "guerra del banano", con el que se establecería una reducción arancelaria de 176 a 114 € por tonelada de fruta para el periodo 2010-2017. Sin embargo, el acuerdo aún es incierto. Las posibilidades de finalizar esta disputa, con Ronda de Doha o sin ella y los efectos comerciales que tendrían sobre los países ACP, son aspectos que se analizan en esta quinta entrega de Puentes.

Por otra parte, es importante retomar los temas de agenda que retan a Latinoamérica en materia de cambio climático (agricultura, adaptación de ecosistemas naturales, eficiencia energética), así como que las propuestas de acción nacional se traduzcan en políticas públicas.

La situación de Colombia en OMC por el litigio comercial con Panamá y el posible enfrentamiento con Venezuela, la  inversión en el sector agrícola, el enfoque de Cadenas Globales de Valor para el diseño de políticas sectoriales, el panorama sobre desarrollo humano y migración y finalmente, las relaciones India- Latinoamérica completan el conjunto de temas de esta edición.

En esta penúltima publicación anual de Puentes, agradecemos las valiosas contribuciones de Giovanni Anania, Gary Gereffi, Robert Howse, Nicolás M. Perrone, Lucas Arce, Gustavo Rojas, Javier Sabogal Mogollón y Carlos Pomareda.

Esperamos nuevamente que disfrute de esta entrega.

El equipo de Puentes

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
5
Date period: 
Thursday, 26 November 2009 - 5:06pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
62130
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Eventos

Undefined

OCTUBRE

1 de octubre. Climate Change and International Agricultural Trade Rules (WMO). Ginebra, Suiza. http://www.agritrade.org

1 de octubre. Agricultura para el desarrollo y Seguridad Alimentaria en las Américas. Washington, D.C. http://www.summit-americas.org

3-7 de octubre. Desafíos del cambio global: La transformación de los sistemas de energía. Nynäshamn, Suecia. http://www.oie.int

6-7 de octubre. Reunión anual del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de 2009. Istambul, Turquía. http://www.worldbank.org

7-9 de octubre. OMC: Órgano de Examen de las Políticas Comerciales - Chile. Ginebra, Suiza. http://www.wto.org

7-9 de octubre. Foro Global de Energía Renovable 2009. León, México. http://www.unido.org

8-13 de octubre. VII Foro Mundial sobre Desarrollo Sostenible: Ouagadougou 2009. Ouagadougou, Burkina Faso. http://www.fmdd.fr

.

20-21 de octubre. Consejo General de la OMC. Ginebra, Suiza. http://www.wto.org

22-23 de octubre. Conferencia de Alto Nivel sobre Cambio Climático. Nueva Delhi, India. http://www.un.org

NOVIEMBRE

2-5 de noviembre. Agricultural Biotechnologies in Developing Countries: Options and Opportunities in Crops, Forestry, Livestock, Fisheries and Agro-industry to face the challenges of food insecurity and climate change, Guadalajara, México. http://www.fao.org

2-5 de noviembre. Tercer Foro Mundial sobre la Migración Internacional y Desarrollo. Atenas, Grecia. http://www.gfmd2009.org

3 de noviembre. Sustainable Energy for the World: Smart Solutions in Renewable Energy and Energy Efficiency. Washington, D.C. http://www.iadb.org

3- 8 de noviembre. 45ª Sesión de la Organización Internacional de las Maderas Tropicales. Yokohama, Japón. http://www.itto.or.jp

10 de noviembre. Cumbre de Ministros 2009: Hoja de Ruta para la recuperación - Turismo Sostenible. Londres, Inglaterra. http://www.unwto.org

12-14 de noviembre. Cumbre de Líderes APEC 2009. Singapur. http://www.apec2009.sg

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
4
Date period: 
Tuesday, 13 October 2009 - 10:00am
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
56727
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

El CAFTA-DR y su impacto en la salud: el caso de Costa Rica

Undefined

Greivin Hernández-González y Max Valverde Soto*
En el año 2003 los países centroamericanos iniciaron el proceso de negociación de un acuerdo comercial con los Estados Unidos (CAFTA-DR). Este proceso implicó el aumento en algunas normas de protección de propiedad intelectual que podrían generar un impacto sobre el precio y acceso a los medicamentos, el presupuesto público y la competitividad de la industria local de genéricos.
Con el objetivo de evaluar estos posibles efectos, se realizó un estudio piloto, el cual constituye un instrumento útil para evaluar el efecto a futuro de ciertas normas de propiedad intelectual, y podría ser de apoyo en el proceso de toma de decisiones institucionales y normativas para la implementación. Este artículo resume sus principales hallazgos.
La legislación de implementación de Costa Rica
Con la ratificación del CAFTA-DR Costa Rica se comprometió a aumentar los estándares de protección de la propiedad intelectual de productos farmacéuticos mediante:

  • La ampliación de uno de los criterios de patentabilidad.  En el caso de patentes el CAFTA-DR varió la definición de uno de los requisitos de patentabilidad: ahora se considera que una invención es susceptible de aplicación industrial cuando tenga una utilidad específica, substancial y creíble. Esto podría dar paso a una ampliación en la aplicación de este criterio, pues futuras reivindicaciones de patentes podrían incluir invenciones que produzcan resultados especulativos o técnicamente inviables al no exigirse una solución concreta para un problema técnico actual, tal y como lo estipulaba la legislación pre-CAFTA-DR.

  • La restauración del plazo. El plazo total de protección de las patentes se mantiene en 20 años, pero prorrogable hasta por 3 años más por atrasos injustificados atribuibles a la administración pública en el procedo de otorgamiento de la patente o aprobación de comercialización.

  • El otorgamiento de protección de datos de prueba mediante exclusividad por cinco años.

  • La vinculación patente-registro. Sobre este aspecto en particular, la legislación deja al Ministerio de Salud reglamentar sobre el tema. Éste se ha decidido por un sistema de publicidad que pone la carga de la defensa en el patentado, al estilo de Chile, limitándose a publicar información de forma oportuna. Así, con esta información el titular de una patente que se considere afectado deberá interponer las acciones respectivas en la vía judicial para obtener reparaciones del supuesto infractor de la patente. Aunque no puede impedir que se otorgue el registro sanitario, sí puede incoar inmediatamente procedimientos judiciales que incluyan la solicitud de medidas cautelares tales como el decomiso de productos presuntamente involucrados en la actividad prohibida. Tales acciones  desabastecerían el mercado de competidores.

Los compromisos comentados fueron asumidos mediante cambios en la normativa nacional aprobada en las leyes de implementación.
Impacto sobre la salud
El estudio demuestra que el endurecimiento en estos estándares provocaría un impacto sobre la salud pública debido al aumento en los precios de los medicamentos derivado de la restricción de la competencia de productos genéricos. El estudio encontró que en Costa Rica, el diferencial de precio que existe entre un producto en condiciones de monopolio (que bien podría ser resultado de la existencia de una patente) y el mismo producto en condiciones de competencia con equivalentes genéricos es de 3.1. Para estimar este impacto construimos escenarios del mercado institucional de medicamentos (es decir de la Caja Costarricense del Seguro Social, CCSS) basados en un modelo económico agregado de equilibrio parcial que proyecta la evolución del mismo durante un periodo determinado. Los escenarios pueden ser muy favorables simulando un mercado muy competitivo, o muy desfavorables representando un mercado con tendencia monopólica. Estos son los resultados:

  • El escenario base que supone que no se asumirían compromisos más allá del Acuerdo sobre Aspectos de Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), estima que para el año 2020 el presupuesto que la CCSS destinaría a la compra de medicamentos ascendería a US$425 millones anuales. En dicho año el porcentaje de medicamentos bajo condiciones monopólicas alcanzaría un máximo del 12%, al tiempo que la industria local de medicamentos vendería US$75 millones en el mercado institucional.

  • Un escenario "pro-competencia" o "muy favorable" muestra que el hecho de ampliar la protección a los medicamentos más allá de la normativa ADPIC, es decir ADPIC-Plus, otorgando un trato exclusivo por cinco años a los datos de prueba, generaría un aumento en el presupuesto que la CCSS dedica a la compra de medicamentos de cerca de US$176 millones en 2030. Esto estaría explicado por un aumento en el número de ingredientes activos bajo condiciones monopólicas de 9% en 2010 a un máximo de 24% en 2030. Tal situación provocaría a su vez un incremento anual en los precios del 20% en 2020. Para evitar hacer ese desembolso, la CCSS debería reducir su consumo de medicamentos en un 17% en 2020 y 14% en 2030.

  • El escenario intermedio significaría un incremento en el gasto en medicamentos en el mercado institucional cercano a los US$240 millones en 2030. Este importante aumento estaría explicado por el incremento de alrededor del 27% en 2030 en los principios activos bajo condiciones monopólicas, lo que a su vez incrementaría el precio de los medicamentos en más de un 23% en este año. El no asumir este costo financiero implicaría reducir el consumo anual de medicamentos en más de un 19% en los próximos años.

  • Finalmente un escenario muy desfavorable conllevaría a que la CCSS tenga que aumentar el presupuesto en medicamentos en más de US$331 millones en 2030. Ello se debería al aumento en el porcentaje de ingredientes activos bajo condiciones monopólicas, el cual aumentaría hasta un 28% en ese año. Adicionalmente esto produciría que los precios aumenten anualmente un 31% en 2030. Para evitar este aumento en los desembolsos que la CCSS hace por concepto de medicamentos, debería reducir su consumo en más de 24% en 2030.

En términos de competencia, se prevé que la industria nacional reduzca sus ventas entre un 7% y un 31% según los escenarios planteados y, como consecuencia de ello, se producirá una reducción de su participación en el mercado institucional que podría llegar a ser significativa a mediano plazo, pasando del 33% en el 2010 al 25% en el 2030.
Lecciones relevantes
El asumir disposiciones más allá del ADPIC, como las contenidas en el CAFTA-DR necesariamente implicará un aumento en el costo económico de las medicinas. Sobra decir que se impone entonces la adopción de políticas nacionales que mitiguen el impacto en las finanzas de la CCSS. El balance de las leyes de implementación del CAFTA-DR aprobadas por Costa Rica hasta el momento muestra una implementación creativa que trata de disminuir el costo de asumir compromisos ADPIC-Plus y aprovecha algunas flexibilidades.
Por ejemplo, en el caso de patentes se mantiene la posibilidad de realizar importaciones paralelas, otorgar licencias obligatorias de patentes dependientes y en casos de prácticas anticompetitivas demostradas por la Comisión de Promoción de la Competencia, así como otorgar licencias de utilidad pública en casos de emergencia, interés público y seguridad nacional. Para los datos de prueba, Costa Rica excluyó la protección de segundos usos y se reservó el derecho de usar datos de prueba protegidos para prevenir prácticas que puedan inducir a error al consumidor, para proteger la vida y seguridad humana, así como al ambiente. Otra de las flexibilidades utilizadas fue la posibilidad de aplicar la Cláusula Bolar. No obstante, a pesar de lo anterior, le legislación de implementación no incorpora incentivos suficientes que promuevan la competencia entre los agentes privados y castiguen o desincentiven prácticas abusivas.
Recordemos que según el ADPIC "la observancia y protección de los derechos de propiedad intelectual deben contribuir a la promoción de la innovación tecnológica y a la transferencia y difusión de la tecnología, en beneficio recíproco de los productores y usuarios de los conocimientos tecnológicos y de modo que favorezcan el bienestar social y económico y el equilibrio de derechos y obligaciones". La legislación de implementación aplicada en Costa Rica tiene un fuerte acento en protección, pero deja de lado la segunda parte de la ecuación: la promoción de la innovación local, la transferencia tecnológica y el fomento de la competencia. Un modelo en favor de la competencia debe tomar en cuenta especialmente los posibles efectos negativos de una mala vinculación patente-registro, la acumulación de derechos privados en "paquetes de patentes", los plazos de caducidad para solicitar protección de datos de prueba en el país e impedir prácticas judiciales dilatorias que busquen generar litigios estratégicos con el fin de posponer la entrada de competidores genéricos al mercado.
Claramente, un enfoque que promueva la competencia no pasa sólo por las reformas legales. En el ámbito institucional, éste implica también fortalecer la capacidad de instituciones como el Registro de Patentes y el Ministerio de Salud. El primero por ser el encargado de velar por el registro eficiente de patentes de invención, así como de garantizar que no se otorguen patentes defectuosas. El segundo porque probablemente deberá llevar a cabo la tarea de otorgar registros sanitarios a un mayor número de medicamentos innovadores de forma eficiente. Finalmente, es importante mencionar que el estudio contempla una serie de recomendaciones legislativas y de políticas.
* Investigadores asociados del Centro Internacional en Política Económica para el Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional de Costa Rica.
El estudio titulado "Evaluación del impacto de las disposiciones de ADPIC + en el mercado institucional de medicamentos de Costa Rica" está disponible en http://ictsd.net/downloads/2009/06/6_impacto-adpic-cr_final.pdf
Antes existía aplicación industrial cuando el objeto de la invención podía ser producido o utilizado en la industria, entendida en su más amplio sentido.
Ver, N° 34925-S-COMEX, Modificaciones al Reglamento de Inscripción, Control, Importación y Publicidad de Medicamentos, Decreto Ejecutivo N° 28466-S del 08 de febrero de 2000.
La CCSS es la institución estatal de aseguramiento público financiada por los trabajadores, los patronos y el Estado, con una cobertura del 99% de la población y cerca del 43% del mercado total de medicamentos del país.
Los detalles del modelo se pueden consultar en Rovira, J. (2008). Development of a Model to Assess the Impact of Changes in IPR. University of Barcelona.
Ver Artículo 7 del ADPIC.

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
3
Date period: 
Friday, 31 July 2009 - 11:53pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
52028
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Novedades

Undefined

ICTSD presenta libro sobre subsidios agrícolas

Agricultural Subsidies in the WTO Green Box, Ensuring Coherence with Sustainable Development

Subsidios agrícolas de Caja Verde, asegurando coherencia con el desarrollo sostenible

¿Son los subsidios de Caja Verde de la OMC eficientes para cumplir objetivos tan relevantes como seguridad alimentaria? ¿Son las reglas multilaterales eficaces para no dañar al medio ambiente, distorsionar el comercio o contrarrestar la pobreza? ¿Cuál es la relación entre los subsidios de Caja Verde y el alcance del objetivo de desarrollo sostenible? Las reglas actuales de la OMC no establecen topes a las ayudas de esta naturaleza que los gobiernos proporcionan sobre el argumento de que no distorsionan el comercio. Muchas son las interrogantes que surgen debido a que cada vez son más estos subsidios son recurridos por los Miembros de la OMC.

Este libro consiste en la recopilación de artículos y contribuciones de eminentes negociadores y expertos latinoamericanos en la materia, entre ellos Andrea Cerda, Cinthia C. Costa, Pedro de Camargo Neto, Ivana Doporto Miguez, Carlos Galperín, Renato Antonio Henz, André Nassar, Saulo Nogueira, María Elba Rodríguez Alcalá y Néstor Stancanelli. El libro es editado por Ricardo Meléndez Ortíz, Christophe Bellmann y Jonathan Hepburn, de ICTSD, y es publicado por Cambridge University Press.

Más información en: http://www.ictsd.org/i/publications/64573/


Prosigue estudio de nexo entre cambio climático y comercio

Climate Change Mitigation Policies in Selected OECD countries
Diarmuid Torney y Moustapha Kamal Gueye
Políticas de mitigación de cambio climático en varios países de la OCDE

Este documento pretender mostrar las diferentes políticas que Australia, Canadá, la Unión Europea, Japón y los EE.UU. están tomando para la mitigación del cambio climático. El conocimiento y el análisis en torno a dichas políticas se vuelven muy relevantes para los países en desarrollo en la medida en que éstas mantienen una relación importante con consideraciones de comercio y desarrollo. En tal sentido, el estudio se enfoca principalmente en las medidas de ajuste en frontera, energía renovable, estándares y etiquetado, paquetes de estímulo fiscal y los mecanismos de flexibilidad del Protocolo de Kioto.

http://ictsd.org/downloads/2009/12/web_dirmund_kamal.pdf

Competitiveness and Climate Policies: Is There a Case for Restrictive Unilateral Trade Measures?
Competitividad y Políticas de cambio climático: ¿Tienen sentido las medidas unilaterales restrictivas al comercio?

ICTSD ha preparado una nota informativa con la intención de apoyar a los negociadores y los diferentes actores respecto  al debate sobre las medidas comerciales unilaterales como mecanismos para responder a los desafíos del cambio climático. Cuáles son las aristas económicas y legales de ese tipo de medidas, y cuáles las posibles consecuencias para los países en desarrollo son parte de las interrogantes que se tratan en este documento elaborado por la Plataforma de Cambio Climático de ICTSD.

http://ictsd.org/downloads/2009/12/web_bta.pdf

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
6
Date period: 
Friday, 18 December 2009 - 4:10pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
66797
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Edición mayo 2009

Undefined

Estimado lector,

Conforme avanza este 2009, el escenario internacional post-crisis cobra cierta claridad. Los gobiernos siguen actuando para rescatar sus finanzas, la política comercial estadounidense se define paulatinamente e incluye a Cuba, el proteccionismo ronda como amenaza, y los despidos y las consecuencias sociales desafortunadas se incrementan en el mundo.

En este número de Puentes ponemos atención a esos temas, y dedicamos varias páginas a mirar la realidad de nuestra región. Nuestra edición de mayo cuenta con la participación de la Ministra Mercedes Araoz, del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú, quien nos habla de los retos que enfrenta su país en la relación comercial con los EE.UU. A su
vez, Santiago Roca, anterior presidente de la máxima autoridad peruana en propiedad intelectual, alimenta el debate presentado su visión sobre la posición que justamente tomó Perú en materia de salud pública en ese Acuerdo de Promoción Comercial.

Las acciones de la Cumbre del G-20 en Londres también son puestas en foco. Ricardo Meléndez Ortiz, Presidente Ejecutivo de ICTSD, hace un llamado a los líderes a recobrar la gobernanza del comercio y a encaminarse a una economía baja en carbono como soluciones a la crisis.

A nivel regional, la Comunidad Andina atraviesa serias dificultades, y la celebración de su 40º aniversario no augura mejoras. Las negociaciones entre los países andinos y la Unión Europea a su vez se tornan más complicadas, y nuevamente Ecuador ha manifestado la posibilidad de separarse de las mismas. En este número de Puentes, Jorge Caillaux, presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional, aborda las implicaciones de los aspectos de comercio y desarrollo sostenible envueltos en el aclamado Pilar Comercial del Acuerdo de Asociación con Europa.

En materia comercial multilateral, aunque prácticamente no ha habido avances en las negociaciones desde el año pasado, acontecimientos como la confiscación de medicamentos genéricos destinados a Brasil y en tránsito por Holanda, han captado parte de las discusiones más recientes en la OMC. Frederick Abbott, profesor de la Universidad de Florida, nos ayuda a entender más este conflicto brindándonos su análisis legal sobre lo sucedido.

He aquí nuestra edición de mayo, la cual esperamos sea de su agrado.

Cordialmente,

El equipo de Puentes

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
2
Date period: 
Thursday, 28 May 2009 - 10:29pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
47580
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

¿Proteccionismo a la vista?

Undefined

La crisis económica que afecta a las principales economías desarrolladas está generando una serie de reacciones que riñen con el libre comercio.

Mientras que las grandes economías desarrolladas buscan que sus planes de estímulo y rescate económico sean benéficos sólo para sus nacionales, países más pequeños y vulnerables han debido echar mano de la política arancelaria para sortear la peor crisis económica registrada desde la Gran Depresión de 1930.

Las señales de estancamiento económico no paran de sorprender a los analistas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recientemente corrigió su proyección de crecimiento de la economía mundial para este año, disminuyéndola de 2,2% a 0,5%, la más baja de los últimos 60 años. Sorprendentemente en esta ocasión, los países ricos serán quienes experimentarán mayores problemas con una baja del 2% del PIB. Sobresalen Alemania y Japón, quienes en el último trimestre de 2008 registraron caídas interanuales en su producción del 8% y el 14%, respectivamente.

Las respuestas a la crisis

Diversas medidas han generado preocupación entre analistas internacionales y dirigentes políticos, pero sin lugar a dudas la inclusión y modificación de la cláusula "compre estadounidense" ("Buy American") dentro de la ley de estímulo económico de US$ 787 mil millones promulgada el 17 de febrero por el presidente de los Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, es la que más reacciones ha provocado.

El masivo paquete de ayuda exige la compra de hierro, acero y productos manufacturados estadounidenses para todos los proyectos de construcción y obras públicas financiados por este plan de gastos. La ley proporciona aproximadamente US$ 48 mil millones para proyectos relacionados con transporte y US$ 30 mil millones para obras de mejoramiento de infraestructura y otros gastos.

Adicionalmente, la disposición "compre estadounidense" es criticada por haber elevado el umbral para el uso de  insumos importados. Según la nueva versión, solamente si los materiales internos aumentan en más del 25 por ciento el costo de un proyecto, se pueden recurrir a insumos importados; recordemos que el límite que existía anteriormente era del seis por ciento.

Desde que la ley de estímulo económico estaba siendo discutida en ambas cámaras del Congreso, la cláusula "compre estadounidense" fue objeto de fuertes debates, incluso dentro del país. Gracias a la presión interna y externa, la ley fue matizada incorporando la obligación de que las controvertidas disposiciones deben implementarse de manera tal que no se quebranten las obligaciones comerciales internacionales asumidas por Washington; además de que  tampoco serían aplicables a los países menos adelantados.

Por lo tanto, los productos provenientes de Canadá y México, miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, teóricamente estarían a salvo frente a las restricciones, al igual que los productos de países que hayan firmado acuerdos comerciales bilaterales con los EE.UU. Más aún, los productos de la Unión Europea, Japón, Corea, Suiza y otros pocos países que, como los EE.UU., han firmado el Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC, también estarían eximidos de esta restricción.

A pesar de estas excepciones, países como Brasil y China - que no tienen un acuerdo bilateral con los EE.UU., ni forman parte del Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC-  rápidamente expresaron sus molestias. El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, declaró a la prensa que están valorando llevar la disposición "compre estadounidense" ante el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC. "Es un análisis legal complejo, pero lo estamos haciendo", apuntó.

Por su parte, oficiales chinos criticaron el "potencial proteccionismo" de las medidas de los EE.UU. "‘Compre estadounidense' es algo especialmente delicado en un momento en el que el mundo enfrenta una caída de la economía y una recesión comercial", comentaron.

Si bien los EE.UU. ya contaban con este tipo de normativa, gran parte del reclamo se ha centrado en el hecho de que se estaría enviando una señal equivocada en momentos en que se requiere de liderazgo por parte de la mayor economía del mundo, quien a menudo levanta la voz en foros internacionales contra las políticas proteccionistas de sus socios comerciales. Esta falta de concordancia entre lo que se dice y se hace tendría el potencial de brindar  argumentos a economías menores para reproducir el ejemplo e implementar medidas proteccionistas como respuesta a la crisis.

Ayudas sectoriales generan preocupación

En el foco de la discusión también se encuentran los planes sectoriales de rescate económico. En el caso estadounidense, la industria automovilística  -considerada la mayor empleadora del sector manufacturero- ha vuelto a tocar las puertas del gobierno pidiendo más ayuda.

A mediados de febrero empresas de este sector sometieron a consideración del Departamento del Tesoro planes de recuperación y reestructuración. General Motors afirmó que requería de US$ 16.6 mil millones adicionales a los US$ 13.4 mil millones que ya había recibido, mientras que Chrysler solicitó US$ 5 mil millones además de los US$ 4 mil millones que ya le fueron prestados.

Si bien en noviembre de 2008 el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, amenazó con llevar el plan de rescate automotriz estadounidense frente a un Grupo Especial de la OMC por posibles violaciones a las normas comerciales,  posteriormente varios países europeos copiaron la receta.

El gobierno francés prometió destinar seis mil millones de euros en préstamos preferenciales a sus fabricantes locales Renault y Peugeot-Citroën bajo el compromiso de que no cerraran susplantas ubicadas en Francia. El gobierno sueco decidió ayudar a Volvo y Saab con un plan de 28 miles de millones de coronas suecas (US$ 3.4 mil millones) que comprende garantías crediticias y apoyo para investigación y desarrollo. Mientras tanto, el gobierno de Inglaterra gestionó un crédito para Jaguar Land Rover cercano a 2.3 mil millones de libras esterlinas (US$ 3.3 mil  millones).

En el mundo en desarrollo Brasil instruyó al estatal Banco do Brasil a poner a disposición de los fabricantes de automóviles US$1.7 mil millones, además de que redujo los impuestos a la compra de autos. China recortó a la mitad el impuesto de ventas a los autos con motores menores de 1.6 litros y ofreció subsidios para la fabricación de autos más amigables con el ambiente. Ambas medidas estarían destinadas a favorecer su industria local que es la que cumple con ambos requisitos. Rusia, que aún no es parte de la OMC, aumentó sus aranceles a la importación de automóviles y prometió 83 mil millones de rublos (US$2.3 mil millones) en ayudas para sus fabricantes locales.

Este panorama ha hecho que el Director General de la OMC, Pascal Lamy, les haya recordado a los países Miembros que las políticas de rescate del sector automovilístico no deben entorpecer la competencia ni discriminar a los socios comerciales.

Por su parte, el ámbito financiero siempre ha tenido un trato particular. La crisis en este sector provoca que el dinero no fluya a ningún otro ámbito, con el potencial de afectar a la economía como un todo. Esta particularidad es una de las razones por las cuales los gobiernos generalmente son más proclives a rescatar instituciones financieras que de otra índole.

Sin embargo, en esta crisis los gobernantes están adornando con tintes proteccionistas los programas de rescate del sector bancario. Muestra de ello es que las instituciones financieras que han solicitado ayuda a sus gobiernos están recibiendo presiones por prestar en la economía local más que en el exterior. Tanto el plan de rescate financiero de los EE.UU. como el de Grecia han sido promulgados con la advertencia de generar mayor liquidez en la economía local. Los bancos franceses que tomaron ayudas estatales se han comprometido a incrementar el crédito local en 3-4% anualmente. En Holanda, el banco ING ha dicho que extendería los créditos a consumidores y empresas holandesas por 25 mil millones de euros a cambio del paquete de ayuda que ya obtuvo del gobierno a finales de enero.

Formular este tipo de políticas en momentos en que existe escasez de liquidez internacional afectará en mayor medida a los países en desarrollo, pues éstos cuentan con menores tasas de ahorro interno y dependen en mayor medida de los flujos internacionales para aumentar su inversión productiva. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo estima que los flujos de inversión extranjera directa se contrajeron 21% en 2008, y la Asociación Mundial de Agencias de Promoción de la Inversión calcula que la misma se contraerá entre 12-15% en 2009. Aunado a esto, el Instituto de Finanzas Internacionales estima que este año habrá una salida neta de flujos de capital desde los países en desarrollo, dado que éstos pagarán más deuda de la que tomen.

En síntesis

Un informe elaborado por la oficina de Lamy sobre la crisis y las medidas relacionadas con el comercio documentó algunos casos en que se erigieron barreras arancelarias como respuesta a la situación internacional. Ecuador, por ejemplo, aumentó los aranceles en más de 600 productos, a pesar de que las cargas son aparentemente consistentes con sus compromisos en la OMC. India, por su parte, restringió importaciones y aumentó aranceles en algunos productos de acero en noviembre pasado. Indonesia redujo el número de puertos y aeropuertos que pueden aceptar importaciones internacionales. La Unión Europea anunció sus planes de volver a recurrir a los subsidios a la exportación para algunos productos lácteos, decisión que ha causado gran malestar en el grupo Cairns de exportadores agrícolas.

A pesar de tales medidas, el informe de la OMC concluyó que "son pocos los casos en que ha habido un incremento de los aranceles y los obstáculos no arancelarios o en que se ha recurrido más a medidas comerciales correctivas". Donde es palpable la preocupación de la OMC es en el tema de la falta de financiamiento para el comercio. El informe señala que el problema es preocupante particularmente en los países en desarrollo, que son los únicos donde se espera que el comercio muestre signos positivos. Por ello Lamy ha solicitado mayor cooperación internacional y coherencia entre las políticas comerciales y de rescate de todos los países.

Si bien el mundo está aún lejos de las políticas proteccionistas que llevaron a la economía mundial a la Gran Depresión de 1930, también está distante de reaccionar de forma coordinada y de "resistir el aislacionismo", como recomendara Lamy en una conferencia. Una economía altamente globalizada e integrada necesita soluciones del mismo tipo, algo que lastimosamente aún no se vislumbra.

Brazil may challenge ‘Buy American' at WTO. (2009, 17 de febrero). Reuters.

Buy American' meets formidable challenge. (2009, 16 de febrero). Xinhua.

Lamy, P. (2009). Informe del Director General al Órgano de examen de las políticas comerciales sobre la crisis económica y financiera y sobre los hechos ocurridos recientemente en relación con el comercio. Ginebra.

Image: 
Volume: 
10,
Number: 
1
Date period: 
Monday, 9 March 2009 - 6:49pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
42667
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

La ‘diplomacia silenciosa’, demasiado silenciosa para algunos: La confi anza en la renovada voluntad política por concluir la Ronda Doha está disminuyendo entre los negociadores de comercio en Ginebra a pesar de la reanudación formal de las negociacione

Undefined

Hay un creciente sentimiento de que las reuniones frecuentes de la ‘diplomacia silenciosa' entre los ministros de comercio y otras autoridades pueden ser parte del problema más que de la solución.  Estos encuentros se realizan a puerta cerrada y sólo participan un puñado de países.  Se sabe poco sobre la esencia de estos intercambios, lo cual hace que la mayoría de Miembros de la OMC tengan que adivinar el rumbo que llevan dichas conversaciones.

La última ronda de negociaciones bilaterales en Londres, en la que participaron altos negociadores agrícolas de Brasil, los EE.UU., la India y la UE (denominados el G-4) sólo ofreció la certeza de que los países ahora tienen  una mejor relación negociadora y una mayor comprensión de los puntos de vista de cada uno de ellos.  Sin embargo, los participantes enfatizaron que no se han registrado avances en materia de reducciones de subsidios locales ni en acceso a los mercados, y queda mucho trabajo por hacer.

Una de las razones dadas a conocer por el  lento progreso, es que los países del G-4 intentan obtener mayor claridad respecto del posible impacto del acceso a los mercados de los productos agrícolas ‘especiales' y ‘sensibles'.  Al respecto, se están llevando a cabo consultas bilaterales con otros Miembros de la OMC para identificar qué productos específicos tienen más importancia para ellos.

India bajo presión

Después de la reunión sobre agricultura, que se llevó a cabo en Londres, la Representante Comercial de los EE.UU., Susan Schwab, dijo durante una entrevista televisiva que la India está "menos predispuesta a ser un contribuyente proactivo" que otros países envueltos en los esfuerzos de la diplomacia silenciosa. Schwab sostuvo que "La India tiene un muy, pero muy importante papel que jugar acá, y esperamos que la India sea parte de la solución en vez de retrasar las conversaciones".

La señora Schwab, dijo que la India se había mantenido firme en su posición respecto de que los países en desarrollo deberían tener el derecho de designar  hasta un 20 por ciento de sus líneas arancelarias agrícolas como productos ‘especiales', lo que les permitiría mantener aranceles de importación más altos. Según los EE.UU. con tales porcentajes dichos países estarían  virtualmente en condiciones de cerrar la puerta a todos los productos agrícolas importados.

Autoridades del Ministerio de Economía de la India manifestaron su sorpresa respecto de los comentarios de Schwab, sugiriendo que  los EE.UU. no estuvieron dispuestos a defi nir su posición en Londres. "Ellos quieren que todos los otros países muestren sus cartas para que ellos decidan si quieren jugar. ¿Cómo puede ser posible esto?" preguntó uno de ellos. Los negociadores europeos también han manifestado su frustración  respecto de la negativa de EE.UU. a discutir una oferta mejorada para los subsidios antes de que la UE presente una nueva propuesta en materia de aranceles agrícolas.

¿Dónde está el valor agregado de las conversaciones en Ginebra?

Muchos negociadores comerciales están comenzando a cuestionar el valor del relanzamiento de las negociaciones en Ginebra dado que el futuro de la Ronda de Doha se está moldeando en otro lugar.  De hecho, poco ha cambiado desde noviembre cuando los Miembros decidieron reiniciar las conversaciones informales a nivel técnico, mientras esperaban un acuerdo político en los parámetros más amplios de la Ronda (Puentes, Vol. 7 No 5, octubre-diciembre, 2006, página 1).  Según lo demostrado por la falta de compromiso de los delegados en una reunión cuyo propósito era aclarar algunas preguntas generales sobre los productos agrícolas sensibles, también los temas técnicos están ligados a decisiones políticas, y no pueden ser resueltos sobre la nada.

Hay que enfocarse en el meollo del asunto en vez de prestar atención a los ‘números encabezado' que contribuyen a crear un ímpetu por anticipado de los aranceles industriales.  El Presidente del Grupo de Negociación  sobre acceso a los mercados de productos no agrícolas (AMNA) admitió el 26 de febrero que la insistencia de los Miembros en la necesidad de que las conversaciones agrícolas avancen primero, significa que nada pasará en el ámbito de AMNA hasta que no ocurra algo en otro lugar.

Como reflejo del continuo estancamiento, parece que las fechas clave para lograr avances han pasado de principios de abril a finales de junio.  Pascal Lamy ha destacado que los actores clave - entendidos generalmente como los miembros del G-4 - deberían llegar a algún tipo de entendimiento a más tardar en abril, de manera que puedan ofrecerle a los Miembros de la OMC en su totalidad,  un par de meses para que trabajen en el acuerdo antes de que expire la Autoridad para la Promoción del Comercio en los EE.UU. que ocurrirá el 1 de julio de este año.

Pensar más allá

Mientras tanto, continúan los esfuerzos mas allá de las negociaciones gubernament ales en la OMC y e n otras partes para "rescatar la Ronda".  En febrero se llevaron a cabo dos acontecimientos; uno auspiciado por el Gr upo Evian; y el otro organizado conjuntamente por la Fundación William y Flora Hewlett, el Fondo German Marshall de los Estados Unidos de América y el Seminario de Salzburgo.  Entre los participantes se encontraba una gran gama de expertos en comercio provenientes de diferentes áreas.

Una conclusión en común que surgió de ambas actividades, fue la necesidad de entender por qué es importante que haya un resultado positivo de la Ronda de Doha y del comercio en general.  Además, se espera que se incremente la inestabilidad de los factores que moldearán  los próximos diez años como: la lucha creciente por acceso a los recursos naturales, el cambio climático, el conflicto entre Israel y Palestina, los conflictos entre la globalización y la soberanía y las diferentes tasas de crecimiento tanto entre, como dentro de los países.  Los políticos y  el público en general no deberían subestimar los beneficios de la paz y la seguridad que se asocian con un sistema de comercio más equitativo y una reducción de la brecha entre los que tienen y los que no  tienen.   La dimensión del desarrollo de la Ronda de Doha no debería de verse únicamente en términos de un trato especial y diferenciado, o ayuda para el comercio, sino como un derecho a competir,  eliminar distorsiones y  reequilibrar las normas.

El profundo sentido de incertidumbre que tiñe la percepción pública sobre la globalización se puede mitigar al asegurar y comunicar de manera efectiva que la asistencia de ajustes y otras políticas se establecen para ayudar a aquellos que se han visto afectados negativamente por los patrones de comercio.

De hecho ya vivimos en un mundo en el cual las fronteras nacionales significan poco para los negocios, donde grandes grupos de trabajadores se salen de la industria y donde la producción de un biocombustible derivado del maíz en un país afecta el precio de las tortillas en otro.  Uno de los participantes del seminario de Salzburgo afirmó que a pesar de que el contexto y los actores principales han cambiado de forma drástica, las negociaciones actuales siguen  basadas en la misma concepción de comercio que sustentó la Ronda Uruguay y no se abordan los diferentes retos a que se enfrenta el mundo 30 años después.

La sesión dedicada a sugerir nuevas formas de avanzar patrocinada por el Grupo Evian dio como resultado algunas ideas concretas. La primera fue la necesidad de tener un texto completo o documento de referencia que ofrezca una base para las negociaciones. Si un documento de estos no se puede lograr por medio de un enfoque "de abajo hacia arriba", entonces, "a pesar de todos los riesgos consiguientes, se debe imponer un proceso de arriba hacia abajo.  La mayoría estuvo de acuerdo en que  fracasar en los próximos tres meses era una opción preferible a la de tomar el riesgo de estrellarse dentro de dos años ya que, en general, en este momento la zona de aterrizaje está relativamente clara en la mente de la gente", afirmó el grupo en un comunicado oficial del 13 de febrero.

El Grupo Evian también dijo que "el uso del comercio como arma política y social de conveniencia inmediata y bajo  el pretexto de acuerdos preferenciales debe de atenuarse", y apeló a una moratoria sobre "la actividad bilateral contraproducente mientras todo el paquete de incentivos vuelve a Ginebra en un intento por salir del estancamiento en que se encuentra la Agenda de Desarrollo de Doha".

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
1
Date period: 
Tuesday, 27 March 2007 - 10:51am
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
129788
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

En busca de posibilidades: El 30 de abril pasado, Crawford Falconer, Presidente de las negociaciones sobre la agricultura de la OMC, brindó una evaluación frontal acerca de dónde veía emerger “centros de gravedad” en una serie de áreas. No obstante nin

Undefined

El Embajador Falconer fue enfático al declarar que su "documento de retos" de 28 páginas ofrecía una evaluación del "centro básico de gravedad" para un posible acuerdo agrícola de la Ronda de Doha, pero que sin embargo, no se trataba de un borrador para negociar. Su objetivo, más bien, era promover "un compromiso profundo que agudice el deseo de decisiones".  Advirtió que su opinión sobre los parámetros amplios para un acuerdo "no se trata de lo que considero equitativo o justo ni siquiera de dónde está la mayoría. Se trata de una opinión más prosaica sobre lo que considero que está dentro de lo posible.".

Ante los comentarios de varios Miembros de que el documento carecía de balance, el Presidente reaccionó sugiriendo que al menos había conseguido involucrar a los miembros en lo esencial. "Todos estaban haciendo lo que yo hubiese esperado, que era en realidad negociar - ahora todos tiran de la manta con fuerza para su lado de la cama", manifestó el Presidente.

Puntos esenciales del documento

Primero, el Embajador Falconer expresó que era "francamente inconcebible" que los EE.UU. "salgan de estas negociaciones con una autorización para dedicar más fondos a la ayuda interna global causante de distorsión del comercio de los que dedicaba a este fin cuando se iniciaron". Concluyó que el centro de gravedad en juego para los EE.UU. estaría entre 10 y 18 mil millones de dólares en vez de los 22 mil millones de dólares propuestos por ellos en octubre de 2005. La UE y Japón quieren que los EE.UU. bajen a 15 mil millones de dólares, mientras que la coalición del G-20 busca un tope de gastos de 12 mil millones de dólares.  La UE por su parte, necesitaría recortar su propia ayuda interna global causante de distorsión del comercio en más de un 70 por ciento, como mínimo.

Si a los EE.UU. se lo presiona para que reduzca sus subsidios, la UE estará encarando fuertes demandas para que baje los aranceles. Hasta ahora, ambos se han rehusado a modificar sus posiciones iniciales: la UE no está dispuesta a bajar sus aranceles más elevados en más de un 60 por ciento, y los EE.UU. insisten en que tal reducción debe ser de por lo menos un 83 por ciento.  Falconer considera que las negociaciones deberían arrojar un recorte global superior al 50 por ciento para que se pueda llegar a un acuerdo.  La actual oferta formal de la UE generaría como resultado una reducción global de un 39 por ciento.

El número y el tratamiento a los productos "sensibles" que no estarán sujetos a recortes basados en fórmulas estándares, son también puntos de disensión.  El Embajador Falconer expresó que los aranceles a productos sensibles probablemente necesitarían recortarse de uno a dos tercios de la reducción que se lograría a través de la fórmula. El número posible de productos sensibles estaría entre el uno y el cinco por ciento de todas las líneas arancelarias agrícolas.

Únicamente los países en desarrollo tendrían la opción de designar ‘productos especiales' con base en sus necesidades en materia de seguridad alimentaria, seguridad de los medios de subsistencia y desarrollo rural. Falconer reconoció que las posiciones existentes son fuertemente discordantes en este asunto, pero agregó que "esas posiciones no llevarán a nada, y todo el mundo lo sabe". No sin controversia, argumentó que los productos especiales no  podrían estar exentos por completo de los recortes arancelarios y predijo que es posible que los miembros podrían no aceptar más que del cinco al ocho por ciento de las líneas arancelarias para ser designadas como ‘especiales'. La coalición de países en desarrollo G-33 había propuesto que el tope no debía ser inferior al 20 por ciento.

Como disparo de salida, el Embajador Falconer ofreció una ‘idea radical' a ser considerada por los Miembros, con respecto al acceso a los mercados de los países en desarrollo.  Dijo "¿no sería mejor utilizar un enfoque totalmente diferente? ¿Dejar de lado el enfoque estratificado, dejar de lado las complicadas flexibilidades, las proporcionalidades de dos tercios, todos los debates sobre los productos especiales". En su lugar, propuso que los países en desarrollo podrían optar por una fórmula de recorte de aranceles similar a la Ronda Uruguay, al obviar "podríamos abrirnos camino entre todas las bandas y las proporciones y optar por un objetivo consistente en un recorte medio global sencillo, que los países en desarrollo podrían cumplir como quisieran, siempre que realizasen en todas las líneas un recorte mínimo establecido (que, naturalmente, estaría muy por debajo del recorte medio fijado como objetivo)".

Las primeras reacciones

Como era de esperar, casi todos los Miembros que tomaron la palabra en la reunión del 7 de Mayo del Comité de Agricultura encontraron deficiencias en el documento.  La coalición de países en desarrollo G-33  manifestó sus serias inquietudes sobre desbalances en el documento, el cual, según ellos, otorga mucha más atención a las sensibilidades de los países desarrollados que a las de los países en desarrollo.  El grupo también enfatizó que las negociaciones sobre ‘productos especiales' no pueden estar basadas únicamente en el número de líneas arancelarias, sino que también deben tomarse en cuenta para su selección, los indicadores desarrollados por el G-33 (Bridges Año 11 No.2 Pág. 6).  Por otro lado, el G-20 advirtió que no se encontrará el balance al promediar posiciones de negociación, sino al hacer "referencia al mandato y al resultado de otras áreas de las negociaciones".

China hizo notar que la exención de los recortes de aranceles era una forma de tratar los productos especiales, y que dicho tratamiento debería ser permitido, al igual que los aranceles muy bajos, cuando menos para las economías pequeñas y vulnerables.   El Ministro de Comercio de la India Kamal Nath advirtió que cualquier resultado que perpetúe las fallas estructurales y distorsiones en el comercio agrícola, o que no atienda las sensibilidades de los países en desarrollo y d e l o s me n o s adelantados, iría en contra del mandato para el desarrollo de la Ronda de Doha y podría producir un nuevo fracaso en las negociaciones.

Japón objetó la evaluación hecha por el Embajador Falconer en cuanto a que el tope para ‘sensible' no excedería más allá del cinco por ciento. En la actualidad, Japón aplica aranceles altos a 140 productos, entre estos al arroz, trigo, azúcar y productos lácteos. Estos se verían reducidos a 66 si el límite del cinco por ciento fuera aplicado.  Mientras Suiza sostuvo que el documento no brindaría una base aceptable para negociaciones adicionales, el Ministro de Agricultura de Francia, Dominique Bussereau, hizo pública una declaración en la que aseguró que los centros de gravedad identificados por el Sr. Falconer estaban más allá del margen de maniobra de la UE.

Los EE.UU. enfatizaron que los aranceles, más que los subsidios, eran el principal obstáculo al acceso a los mercados, mientras que la UE reiteró su posición de siempre, de que para lograr un balance apropiado, sería necesario hacer concesiones equivalentes en los tres pilares de las negociaciones, por ejemplo, en acceso a los mercados (aranceles), en ayuda interna y en competencia de las exportaciones.

Varios países en desarrollo dijeron estar evaluando todavía las implicaciones de la sugerencia del Embajador Falconer en el sentido de optar por un enfoque similar a la Ronda Uruguay para la reducción arancelaria.

Pasos a seguir

Se espera que para el 25 de mayo, el Embajador Falconer haga público un segundo documento sobre los asuntos no cubiertos en el documento del 30 de abril. Este incluye, inter alia, sus pensamientos sobre las disciplinas del compartimiento verde,  los productos tropicales y la erosión de las preferencias. A partir del 21 de mayo, la presidencia y grupos más pequeños así como la totalidad de los Miembros comenzaron a mantener  reuniones intensivas. Es probable que un nuevo borrador de negociación - o documento de ‘modalidades' - sea emitido para finales de junio.

Los Ministros de comercio del G-4 se reunieron en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), del 14 al 16 de mayo en París, aprovechando la cumbre que todos los años realiza dicho organismo. Ellos tienen previsto volverse a reunir el 10 de junio en Londres, para continuar las negociaciones (los ministros de comercio de Japón y Australia podrían ser invitados a unirse a estas sesiones). Finalmente, El G-4 podría reunirse nuevamente durante la semana del 14 al 19 de junio.

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
2
Date period: 
Sunday, 27 May 2007 - 10:35am
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
129761
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Presidentes de agricultura y AMNA revelan borrador de acuerdos, se señala el camino para acuerdo de Doha: El 17 de julio, los presidentes de los grupos de negociación sobre agricultura y sobre acceso a los mercados no agrícolas (AMNA), presentaron los

Undefined

"Tendrán que modificar sus posiciones para llegar a una acuerdo", manifestó el presidente del grupo de negociación sobre AMNA, Don Stephenson, Embajador de Canadá, recordando que su propuesta de acuerdo había surgido como respuesta al pedido de los miembros, y como consecuencia de su fracaso en llegar a un acuerdo por sí mismos.  En el mismo orden de ideas, su par de agricultura y jefe de las negociaciones agrícolas de la OMC, Crawford Falconer, sostuvo que "habrá que hacer el esfuerzo para lograr un acuerdo", enfatizando en que se había hecho todo lo necesario para lograr que todas las partes llegasen a una "solución de transacción" razonablemente balanceada.

Recortes más profundos para los EE.UU. y la UE

El texto sobre agricultura apunta a reducciones de los subsidios agrícolas en dos niveles potenciales, asociando los recortes más altos con reducciones  relativamente más profundas. El tope para la  reducción de la Ayuda Global Interna Causante de Distorsión al Comercio  (OTDS, por sus siglas en inglés) de los EE.UU. se fijaría en 13 mil millones o 16.4 mil millones de dólares, lo que equivaldría a un recorte de un 73 o de un 66 por ciento respectivamente.

No obstante estar por debajo de la propuesta de Washington en la que se comprometía a fijar un tope de 22.5 mil millones de dólares, e incluso también del tope que informalmente anunció podría ubicarse en 17 mil millones, los dos límites que figuran en el texto, están por encima de los 12 mil millones de dólares propuestos por el G-20. Más aún, ambos topes superan los 11 mil millones de dólares que los EE.UU. estiman haber gastado en OTDS para el año 2006. Washington, que ha dicho que podría no  bajar el tope del subsidio a menos que se asegure un mayor acceso a los mercados en otros ámbitos, subrayó que los actuales pagos están por debajo de los estándares recientes. Asimismo, manifestó que deseaban conservar la libertad de aumentar los pagos a sus agricultores para compensar eventuales caídas en los precios de las materias primas

Mientras tanto, en relación al gasto en OTDS para la UE, el texto de Falconer propondría una reducción de entre un 75 a un 85 por ciento, superando el 70 por ciento propuesto por Bruselas.

Asimismo, establece las reglas para la eliminación de los subsidios a la exportación para antes de 2013; cumpliendo así con lo estipulado por los Miembros en la Conferencia Ministerial de Hong Kong en diciembre de 2005.

Reducciones arancelarias: más que la UE, menos que los EE.UU.

En cuanto al acceso a mercados, el texto del presidente del grupo de negociación sobre agricultura habría establecido reducciones drásticas del 66 y 73 por ciento para los aranceles agrícolas iguales o superiores al 75 por ciento. Dicha reducción es superior a la propuesta por Bruselas, quien había manifestado que lo máximo que podría tolerar sería una reducción del 60 por ciento. Si bien en este estrato se establece una reducción que se acerca a la propuesta del G-20 para los países desarrollados, es ciertamente inferior a la buscada por los EE.UU. Los aranceles inferiores al 75 por ciento podrían ser clasificados en otros tres estratos, cada uno con sus correspondientes porcentajes de reducción.

Flexibilidades: pocos detalles en materia de ‘productos especiales'

Falconer propuso que los países desarrollados puedan designar hasta el 4 o 6 por ciento de sus líneas arancelarias como "sensibles". Dichos productos sufrirían una reducción arancelaria inferior (como mínimo de un tercio y como máximo de dos tercios) de aquella establecida en la fórmula estratificada. A cambio, los países desarrollados deberán crear nuevos contingentes de importación. La UE buscaba que el 8 por ciento de líneas arancelarias fueran susceptibles de esta flexibilidad; Japón y el resto del G-10 habían pedido que fuera el 15 por ciento. Mientras tanto, el G-20, los EE.UU. y el grupo de países agro-exportadores miembros del grupo Cairns, querían que sólo el 1 por ciento de las líneas arancelarias fueran susceptibles de ser designadas como "sensibles".

Por el contrario, Falconer no proporcionó ningún detalle específico sobre el número o el tipo de tratamiento para los ‘productos especiales' que los países en desarrollo podrán proteger  de las reducciones arancelarias, con el fin de garantizar su seguridad alimentaria, seguridad de los medios de subsistencia y/o desarrollo rural, justificándolo en razones de progreso insuficiente.

El debate sobre este argumento se ha polar izado: los EE. UU. y otros exportadores advierten sobre la disminución en las oportunidades de acceso a los mercados, mientras que los países en desarrollo miembros de G-33 insisten en que los medios de subsistencia de los agricultores no deberían estar subordinados a los intereses de los exportadores de otros países.

AMNA: "empezar teniendo presente el final"

El presidente del grupo de negociación sobre  AMNA recomendó a los gobiernos "empezar teniendo presente el final" al momento de evaluar el acuerdo, que él estimó plausible. Refiriéndose a su proyecto de acuerdo de negociación, el Embajador Stephenson resaltó que "una vez aplicadas las modalidades que he propuesto, los países desarrollados tendrán aranceles consolidados inferiores en promedio al 3 por ciento, y crestas arancelarias inferiores al 10 por ciento, incluso para sus productos más sensibles.  Los dos Miembros desarrollados más grandes habrán fijado más del 90 por ciento de sus aranceles por debajo del 5 por ciento, y menos del 2 por ciento de sus aranceles entre el 7 y el 8,5 por ciento, sus nuevas crestas arancelarias".

Coeficientes de 8-9, 19-23

El texto de Stephenson estableció una  ‘fórmula suiza' con un coeficiente de 8 o 9 para los países industrializados, y otro coeficiente de entre 19 y 23 para los Miembros en desarrollo. Bajo la fórmula suiza, el coeficiente se convierte efectivamente en el nuevo tope arancelario: una vez introducidos en la fórmula, todos los aranceles  son reducidos  por debajo del nivel del coeficiente, siendo los aranceles más bajos reducidos de manera más suave.

Un coeficiente de 8 reduciría la tasa de aranceles consolidados promedio de los EE.UU. de 3.3 a 2.3 por ciento. Dicho coeficiente reduciría drásticamente los aranceles de un puñado de productos políticamente sensibles y protegidos por Washington durante medio siglo de liberalización, incluso los propios productos que son exportados de manera competitiva por los países en desarrollo, como sería el caso de los textiles. A manera de ejemplo, según datos recientes de la OMC, el arancel de importación más alto aplicado por los EE.UU. para el sector es de 55 por ciento. Una fórmula suiza con un coeficiente de 8 reduciría radicalmente aquel arancel hasta cerca del 7 por ciento. En el caso de la UE, su arancel más elevado, del 26 por ciento, caería al 6.1 por ciento.

Los países en desarrollo podrían enfrentar porcentajes de reducciones más grandes en sus aranceles promedio consolidados. El arancel promedio consolidado de Brasil podría caer del 30.8 al 11.75, si se aplica un coeficiente de 19, mientras que si se aplica el coeficiente de 23, el arancel podría caer hasta el 13.1. Actualmente, la tasa promedio aplicada de Brasil es de 15.2 por ciento. De acuerdo a los cálculos hechos el año pasado por la Secretaría de la OMC, un coeficiente de 20 obligaría a llevar a cabo reducciones arancelarias en la mitad de las líneas arancelarias de Brasil; en el caso de India, dicho coeficiente obligaría a reducir probablemente el 60 por ciento de sus líneas arancelarias.

Los EE. UU. , la UE, y otros países desarrollados habían presionado para obtener coeficientes de 10 y 15, argumentando que los mismos eran necesarios para lograr un "verdadero acceso a los mercados". Estos países sostenían que dichos coeficientes implicaban una reducción substancial en los aranceles aplicados y no la simple reducción de los aranceles consolidados promedio, que son la base estándar utilizada en las estimaciones de la OMC.

Al contrario, Brasil y la India, habían buscado un coeficiente no inferior a 30, quejándose de que las demandas de los países industrializados requerirían reducciones desproporcionadas en los aranceles industriales de los países pobres. El bloque AMNA-11, integrado por ellos así como por otros países en desarrollo tales como: Sudáfrica, Indonesia, y Argentina, había dicho que con un coeficiente de 10, para los Países desarrollados y de 35 para los Miembros en desarrollo, se obtendría una reducción del 50 por ciento en los aranceles consolidados. Esto equivaldría a una reducción en los aranceles aplicados cercana al 25 por ciento, tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo, respectivamente.

Los números contenidos en el texto de Stephenson reflejaron la "posible solución intermedia", propuesta por ocho países latinoamericanos y asiáticos. Dicho documento propone un coeficiente para países desarrollados de "menos de 10", y uno para los países en desarrollo que rondaría entre 18 y 22. Fuentes sostienen que el AMNA-11 recibió dicha propuesta de manera fría. La  mayoría de los patrocinadores de ese documento (Chile, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, México, Perú, Singapur, y Tailandia) han negociado acuerdos bilaterales de libre comercio con sus principales socios comerciales, por lo que aplican aranceles industriales inusualmente bajos, o directamente poseen esquemas de cero arancel, con lo cual tendrían poco de qué preocuparse por el resultado de la Ronda de Doha. Para los países en desarrollo, Stephenson también previó la posibilidad de "efectuar recortes inferiores a los basados en la fórmula en el 10 por ciento como máximo de las líneas arancelarias". Dichos recortes no deberán ser  inferiores a la mitad de lo recortes regulares y las líneas arancelarias no deberán superar el 10 por ciento de las importaciones de productos industriales.  Alternativamente, los países en desarrollo podrían dejar sin consolidar o excluir de las reducciones hasta el 5 por ciento del volumen de importaciones. Los países en desarrollo que decidan no hacer uso de estas flexibilidades podrán aplicar un coeficiente de 3 puntos superior al acordado para sus pares.

Falconer y Stephenson revisarán sus textos en septiembre, basándose en las reacciones de los Miembros. En caso de que haya señales de que los países sean capaces de rescatar un acuerdo, los delegados podrían hacer venir a Ginebra a sus ministros, para concluir dicho acuerdo. Si para principios de 2008 no se logra un acuerdo, se cree que la Ronda de Doha entrará en un período de hibernación por años, si no indefinidamente, debido a que primero los EE.UU. y luego India comenzarán con sus respectivas campañas electorales.

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
3
Date period: 
Sunday, 1 July 2007 - 11:15pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
129746
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

El receso en la OMC marcado por la falta esperanzas para un acuerdo en Doha: Las vacaciones anuales de los delegados de la Organización Mundi (OMC) han estado marcadas por la falta de perspectivas para llegar a un en la Ronda Doha. No obstante, el direct

Undefined

Durante las reuniones del Comité de Negociaciones Comerciales (CNC) y del Consejo General, Pascal Lamy afirmó que los Miembros de la OMC deben volver a Ginebra en septiembre "preparados para entablar intensas negociaciones".

Estas negociaciones estarán basadas en los potenciales acuerdos que surjan a partir de los textos presentados por los presidentes de los comités de negociación de agricultura y de acceso a los mercados no agrícolas (AMNA), (Ver Puentes Volumen VIII, Número 3, julio 2007). Lamy les había solicitado a los gobiernos que utilizaran el mes de agosto para reflexionar sobre el valor del contenido de los dos textos y que volvieran a Ginebra preparados para hacer las concesiones necesarias para la conclusión de un acuerdo.

No todas las delegaciones están de acuerdo en usar los parámetros identificados en los textos como base para la reducción de aranceles y subsidios. La mayoría de los Miembros aceptó con cautela el proyecto revisado para un acuerdo sobre agricultura preparado por el Embajador Crawford Falconer (Nueva Zelanda). Por su parte, varios países en desarrollo (PED) se mostraron bastantes críticos con respecto al proyecto revisado para un acuerdo sobre AMNA y afirmaron que las reducciones arancelarias exigidas son desproporcionadas en comparación con las demandas hechas a las naciones industrializadas y a la reducción de los subsidios glas propuesta en el texto sobre agricultura. Argentina y Venezuela fueron más lejos afirmando que no podían aceptar el texto de AMNA como base para conversaciones de septiembre.

Tal vez para aumentar aún más la polarización del debate sobre los aranceles  a los bienes manufacturados, algunos países industrializados - como los Estados Unidos (EE.UU.), Canadá y Nueva Zelanda - argumentaron que el texto de AMNA presentado por el Embajador Don Stephenson (Canadá) era favorable a los PED.

G-20: Agricultura debería establecer metas en otras áreas

La ‘tasa de cambio' entre los potenciales resultados de Doha en agricultura y en AMNA ha sido materia de debate en los dos proyectos revisados para un acuerdo. Más específicamente, se debatió hasta qué punto la ambición (entendida como la profundidad de los recortes en los aranceles y en los subsidios) de la reforma agrícola en países ricos debe conducir a reducciones arancelarias de los bienes industriales en los PED.

En la reunión del Comité de negociaciones comerciales (CNC) del día 26 de julio, la coalición G-20 de PED, que normalmente enfoca sus observaciones en el comercio agrícola, resaltó que "la ambición en agricultura debe determinar las negociaciones en otras áreas - y no lo contrario."

El grupo AMNA-11 - alianza de PED en las negociaciones sobre bienes industriales y que incluye a Sudáfrica, Brasil, India y Argentina- también insistió en que la reforma substancial de las políticas que distorsionan el comercio agrícola por parte de los países ricos, debe ser el punto de referencia para medir la liberalización de los aranceles industriales.

De hecho, estos grupos afirmaron que ya que los EE.UU. y la Unión Europea (UE) fingen reformar sus subsidios agrícolas (al reducir límites de gasto bien por encima de los gastos reales o previstos), fingirán también reducir sus tarifas industriales.

Diversos grupos de PED que representan a la gran mayoría de los 151 Miembros de la OMC -G-20; G-33; los países de África, Caribe y Pacífico (ACP); el grupo de los países de menor desarrollo relativo (PMDR); el Grupo Africano; las economías pequeñas y vulnerables; AMNA -11 y C-4 (cotton four)- emitieron una declaración en la cual indican que las principales reducciones a los subsidios agrícolas causantes de distorsión al comercio en países ricos son "centrales para lograr la dimensión de desarrollo de la Ronda." Para ellos, los subsidios de la caja "verde", considerados como no causantes de distorsión del comercio o de la producción y que componen gran parte de los pagos a los agricultores de los EE.UU. y de la UE, no están siendo incluidos en los recortes de la Ronda Doha.

Los EE.UU., por su parte, sostienen que el tope arancelario previsto en el texto de AMNA -que establece un coeficiente de entre un 19% y un 23% para la mayoría de los aranceles industriales de los PED- es desproporcionado con respecto al tope de US$13 mil millones o US$16,4 mil millones establecidos para los subsidios agrícolas causantes de distorsión del comercio.

Washington fue muy criticado por no haber querido limitar sus subsidios agrícolas causantes de distorsión del comercio, dichos subsidios estarían rozando el nivel de US$11 mil millones gastados el año pasado. En su oferta formal, los EE.UU. proponen un límite de US$22,5 mil millones, aunque informalmente anunciaron que dicho tope podría ubicarse en US$17 mil millones.

Otras áreas que necesitan de mucho trabajo

La existencia de concurrencias en cuanto a las llamadas "líneas rojas" en agricultura o  AMNA  -exigencias mínimas sin las cuales cada uno se retiraría de las  negociaciones- sólo podrá determinarse a partir de septiembre.  Prácticamente cualquier acuerdo requeriría que gran parte de los principales países se retracten de las declaraciones públicas que han venido realizando, reconociendo - en efecto - que  estas declaraciones estaban meramente dirigidas a posicionarlos políticamente en las discusiones.

No obstante, Lamy enfatizó que se necesario incluir, a partir de septiembre otros asuntos en la agenda de discusión tales como los servicios; las normas y la facilitación del comercio, para conclusión de la Ronda sea factible Algunas delegaciones ya comenzaron delinear sus prioridades, en caso de que haya señales de un posible acuerdo agricultura y AMNA.

La India afirmó que, además de la finalización de las modalidades de negociación para agricultura y AMNA, debería haber también un proceso paralelo en la Sala "Verde" que permita a los Miembros, particularmente aquellos que están envueltos en las negociaciones plurilaterales de solicitudes y ofertas en materia de servicios, indicar cómo pretenden responder a las solicitudes que les fueron hechas. Tal proceso, desde el punto de vista de la India, debería llevar a cabo en el seno del CNC y debería combinar una discusión que incluya temas como: el trato especial para los países menos adelantados, regulación doméstica y una fecha para una nueva ronda ofertas de acceso a los mercados.

La UE y los EE.UU. también solicitaron que conjuntamente con los textos agricultura y de AMNA, se adoptara algún tipo de documento en materia de servicios Ambos expresaron su descontento con el enfoque de las negociaciones en agricultura. Tales posiciones son el reflejo de los reclamos hechos por sus industrias nacionales de servicios, que argumentan las negociaciones de Doha no aportan valor agregado para sus intereses.

La India afirmó que los países desarrollad tienen que enviar señales claras e relación a la apertura de sus mercad hacia los PED - en especial en relación al modo 4, que prevé el desplazamiento temporal de trabajadores.

Según la India, se prevén solo pérdidas tanto en agricultura como en AMNA, que aumenta la importancia del "equilibrio de las cuentas" por medio de posibles ganancias en otras áreas. Tales ganancias podrían provenir  de las negociaciones sobre servicios, sobre las normas, y la modificación del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC. La India busca que los solicitantes de patentes estén obligada divulgar el origen de todos los recursos biológicos así como los conocimientos tradicionales asociados a la patentes.

Respecto al ADPIC, el Embajador de la UE, Eckart Guth, enfatizó la importancia de las indicaciones geográficas. Bruselas desea extender el nivel de protección otorgado a vinos y bebidas espirituosas a otros productos, como el jamón Parma.

Las cuestiones políticas en los EE.UU. podrían actuar de impedimento

Aunque no concuerden con la marcha de las negociaciones, los diplomáticos de comercio de los EE.UU. comparten la opinión de que la Ronda Doha debe ser concluida antes del inicio de 2008; de lo contrario, habrá un largo periodo de hibernación debido a las elecciones en ese país y en la India.

Pero aún si los negociadores lograran cerrar un acuerdo, el mismo deberá ser ratificado por los gobiernos de los Miembros de la OMC, lo que podría ser particularmente complicado en los EE.UU. La Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por sus siglas en inglés) de la administración de George W. Bush expiró a finales de junio pasado y con ella el mandato para negociar los acuerdos de comercio y someterlos al Congreso estadounidense para un voto de sí "o no", sin enmiendas (conocido como fast track). En general los gobiernos desean que la Casa Blanca mantenga este mandato a fi n de asegurar que los legisladores en los EE.UU. no modifiquen acuerdos comerciales ya aprobados en el ámbito multilateral.

No obstante la Casa Blanca Republicana haya indicado que desea la renovación de la TPA, no está claro si conseguirá convencer al Congreso, que cuenta con mayoría demócrata. De hecho, a finales de junio los legisladores demócratas afirmaron que la renovación de la TPA no formaba parte de sus "prioridades legislativas", lo que fortaleció la creciente ambivalencia y la completa oposición dentro del partido en relación a la liberalización comercial. Inclusive, los sindicatos de trabajadores de  los EE.UU.,  que aún mantienen cierta influencia entre los círculos democráticos, no apoyan la extensión de la TPA. Sin embargo algunos analistas creen, que los demócratas serían más cautelosos al momento de rechazar un acuerdo multilateral, contrariamente a lo sucedido con los acuerdos bilaterales, respecto de los cuales se manifiestan abiertamente contrarios.

El mes pasado surgió otro escollo que podría hacer aun más difícil cerrar un acuerdo en la Ronda de Doha. La Cámara Baja del Congreso estadounidense votó a favor de la extensión, por cinco años más, de las prácticas que otorgan subsidios agrícolas (ver artículo relacionado en este número).

La Ley Agrícola estadounidense (Farm Bill), aprobada el 27 de julio último, debe pasar  aún por un proceso de revisión en el Senado, y enfrenta  una posible amenaza de veto por parte de la administración de Bush, quién solicitó modestas reducciones con el objetivo de proteger las cuestiones relacionadas con los gastos agrícolas de eventuales demandas ante la OMC.

Agenda para septiembre

Las negociaciones agrícolas retomarán su curso en la sede de la OMC, en la primera semana de septiembre. Se prevé para entonces una serie de reuniones abiertas y cerradas, así como consultas informales. Las conversaciones sobre AMNA iniciaran la semana siguiente.

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
4
Date period: 
Thursday, 27 September 2007 - 11:05pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
129726
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no