Agricultura y AMNA en Doha: textos serán retrasados, se espera que en 2008 se llegue a un acuerdo

Undefined

Los diplomáticos de la OMC han esperado varias semanas para que los presidentes de las negociaciones sobre agricultura y acceso a los mercados no agrícolas (AMNA) presenten los nuevos proyectos de texto que servirán como base para un acuerdo. Dichos textos debían estar listos para mediados de noviembre, y fueron luego pospuestos para fi nales del mismo mes. Ahora, algunos sugieren que su circulación podría posponerse para principios de 2008, posiblemente febrero. El Director General de la OMC, Pascal Lamy expuso sus expectativas de fi nalizar la Ronda de Doha para “fi nales del año que viene”.

Un delegado de la OMC sostuvo que mientras los dos textos aún podrían ser presentados a principios de diciembre, el verdadero propósito es presionar a los Miembros para que comiencen a negociar seriamente. Dado que existen señales de que estaba empezando a ocurrir, el presidente del grupo de negociación sobre agricultura, el Embajador de Nueva Zelanda, Crawford Falconer ha permitido que continúen las negociaciones.

El retraso podría ser productivo

En lo que respecta a las negociaciones sobre agricultura, los Miembros han logrado avances en las normas que regulan los créditos a las exportaciones y ayuda alimentaria. Por ejemplo, los negociadores habrían aceptado un periodo de reembolso de 180 días para los créditos a la exportación. Asimismo se habría acordado que dichos créditos deberán estar disciplinados por el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias de la OMC, que tiene como objetivo evitar que los préstamos del gobierno actúen como subsidios.

En las negociaciones agrícolas, el alcance de la reducción de los subsidios y la expansión del acceso a los mercados dependerá de muchas variables técnicas y numéricas. Por ejemplo, los Miembros podrán proteger algunos productos agrícolas ‘sensibles’ de las potenciales reducciones, a cambio de ampliar las cuotas de importación. Aunque los gobiernos han acordado que el volumen de tales cuotas se determinará en función de los niveles actuales de consumo, los gobiernos tienen que decidir la metodología para calcular los patrones de consumo y la designación de tales productos. Sin resolver tales cuestiones los Miembros no podrán cuantifi car claramente cuanto podrían ganar y/o perder.

Por otra parte, será necesaria una mayor claridad en varios temas de las negociaciones agrícolas, esto facilitará las concesiones en otras áreas de las discusiones. Este fue uno de los puntos que resaltó la gran mayoría de los países en desarrollo miembros de la OMC, al término de la reunión que mantuvieron el 15 de noviembre pasado en Ginebra. En un comunicado conjunto emitido por el G-20, el G-33, NAMA-11, los países de África Caribe y Pacifi co (ACP), los Países de Menor Desarrollo Relativo (PMDR), el Grupo Africano y el Grupo de las Economías Pequeñas y Vulnerables, manifestaron que una mayor claridad respecto a la contribución que deben hacer los países desarrollados, ayudará a los países en desarrollo a cumplir con su parte, de acuerdo al mandato de negociación y a sus capacidades y niveles de desarrollo. En el caso de las negociaciones sobre AMNA – donde los países desarrollados están buscando mayores concesiones de los países en desarrollo – la situación es distinta, un puñado de números alcanza para indicar los costos y benefi cios de la negociación.

Como siguiente paso se espera que Falconer, sostenga dos semanas de reuniones para discutir los asuntos que no fueron abordados en detalle en su proyecto de acuerdo del mes de julio de 2007.

Las discusiones se enfocarían sobre los ‘productos especiales’ y sobre el ‘mecanismo de salvaguardia especial (MSE)’; dos tipos de fl exibilidades que generan mucha controversia y que podrían ser utilizadas sólo por los países en desarrollo. En el primer caso se trataría de designar una serie de productos, sujetos a escasa o ninguna reducción arancelaria, basándose en cuestiones como la seguridad alimentaria, el sustento de los agricultores o el desarrollo rural. El MSE serviría como defensa en caso de que aumente el volumen o caiga el precio de las importaciones, de modo que amenacen la producción nacional.

Cuanto antes estén listos los dos textos, antes podrán los países negociar sus ‘canjes’ en las negociaciones. Algunos sin embargo sugieren que estono sucederásino hasta después del Forum Económico Mundial, que se realizará en enero de 2008, en la ciudad suiza de Davos. De esta forma se evitaría que los proyectos para un acuerdo se politicen visto que a dicha reunión acudirán todos los ministros decomercio . No obstante, a medida que el año pase se acercarán las elecciones presidenciales en EE.UU., así como el ejercicio de Francia al frente de la presidencia de la Unión Europea (UE). Es sin embargo conocida la antipatía que tiene este último país por las negociaciones sobre agricultura en la Ronda de Doha.

Por otro lado hace aproximadamente quince días, el Comisario de Comercio Exterior de la UE Peter Mandelson, dijo que si las negociaciones de la OMC no concluían para principios de 2008, la ronda entrará rápidamente en hibernación, de la cual no cree que será fácil sacarla. Otros sostienen que si las negociaciones en la OMC progresan lo sufi ciente el año próximo, la administración del presidente George Bush podría obtener del Congreso la extensión de ‘la autoridad de promoción de comercio’ (TPA, por sus siglas en inglés) exclusivamente para cerrar la Ronda de Doha. La TPA le permite al presidente negociar acuerdos comerciales y presentarlos al Congreso para su aprobación (o rechazo) sin posibilidad de introducir enmiendas. La misma es necesaria porque permite que a aquellos países que están negociando con los EE.UU., les sea garantizado que un acuerdo logrado con la administración no será enmendado por el Congreso, resultando en un tratado diferente del negociado entre las partes.

Brasil e India preguntan sobre la TPA

Justamente Sobre este tema los diplomáticos de Brasile India, reunidos En Ginebrala últimasemana, lesolicitaron asuspares norte americanos un ‘mapade ruta’ parala renovación dela TPA dado que Esta expiró a Finales de junio deesteaño. En declaraciones a los medios comerciales, el Ministro de Comercio e Industria de la India, Kamal Nath, dijo que en relación al futuro de las negociaciones la mayor incertidumbre de estas está concentrada en la renovación de la TPA de los EE.UU.” Para la India la TPA juega un rol clave en el mapa de ruta para la conclusión de la Ronda.

Algunos analistas dudan que el Congreso de los EE.UU. tome una decisión de esta naturaleza en medio de una campaña electoral, y que una vez que ambos partidos hayan elegido a sus candidatos presidenciales será más fácil para el Congreso lidiar con temas comerciales de esta índole.

¿Será posible el año próximo?

Para poder concluir la Ronda a finales del año que viene, según sugirió Pascal Lamy durante una conferencia sobre ayuda para el comercio que se desarrolló el 20 de noviembre último en Ginebra, los Miembros deberán acordar las modalidades de negociación para luego traducirlas en listados de compromisos. Este proceso podría llevar varios meses. Aún así, los EE.UU podrían estar en el periodo post elecciones, con lo que la aprobación de un acuerdo en la Ronda de Doha le podría corresponder a la nueva administración y al nuevo Congreso, que asumirían recién en 2009.

Los llamados que hicieron diversos actores para concluir las negociaciones “el año próximo” distan mucho de ser algo nuevo. Ya durante la Conferencia Ministerial de Hong Kong, que se llevó a cabo en diciembre de 2005, los Miembros de la OMC habían acordado finalizar las negociaciones en 2006. Posteriormente, los Miembros apuntaron a 2007 al darse cuenta que tal objetivo sería inalcanzable.

Actualmente existe un verdadero riesgo de que la Ronda de Doha sea la primera en refutar el antiguo axioma que sostiene que no obstante ocurran muchas situaciones donde se considere a la Ronda casi muerta, las rondas de negociaciones multilaterales fi nalmente culminan con algún tipo de acuerdo.

Algunos negociadores sostienen que si los Miembros no logran hacer un progreso signifi cativo para 2008 y las conversaciones languidecen, la nueva administración presidencial de los EE.UU. podría pensar que no vale la pena hacer el esfuerzo para hacer resurgir el paquete de negociación. Por lo que esta podría desaparecer.

Tal vez una señal que indicaría que las negociaciones podrían entrar en un período de hibernación sería si los negociadores, que están basados en las capitales, dejan de participar de las reuniones que se llevan a cabo en Ginebra. Asimismo, si los Gobiernos empiezan retirar a sus diplomáticos de sus respectivas misiones en Ginebra. Si bien los comités de negociación podrían continuar, como de costumbre, reuniéndose en la sede de la OMC, los Miembros probablemente otorgarían menor apoyo a las habituales declaraciones sobre la importancia de concluir las negociaciones.

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
5
Date period: 
Thursday, 1 November 2007 - 11:57pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
4166
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

La OMC termina el año con una nota prometedora

Undefined

Los diplomáticos de Ginebra parecen estar un poco más optimistas por la posibilidad de poner punto fi nal a siete años de negociaciones multilaterales de comercio pese al cambio de las reglas de juego para fi nales del año 2008.

El 18 de diciembre, el Director General de la OMC, Pascal Lamy, informó a los Miembros que la Ronda de Doha podría concluirse a fi nales del año 2008 si los gobiernos tuvieran la capacidad de llegar a un consenso sobre los amplios parámetros de liberalización – ‘modalidades’ en la jerga de la OMC – del acceso a los mercados para los productos agrícolas y no agrícolas (AMNA) a principios del próximo año.

Se esperaba que en diciembre, los presidentes de los dos grupos de negociación dieran a conocer los proyectos revisados de modalidades, pero tal fecha se pospuso hasta fi nales de enero para darles a los Miembros mayores oportunidades de llegar a un acuerdo sobre algunos temas relacionados con el comercio agrícola.

Lamy resume el proceso para 2008

Después de la publicación de los proyectos de textos, el Sr. Lamy dijo que sería necesario un proceso más ‘horizontal’, que duraría probablemente un mes, para considerar los dos textos. Esa fase quizá incluiría a representantes que se encuentran en Ginebra, ofi ciales de alto rango de las capitales y los ministros ‘que fueran necesarios’. Sin embargo, Lamy enfatizó que el grado de participación ministerial podría solamente estar determinado “una vez que veamos cuanto trabajo queda por hacer para obtener las modalidades”.

Es probable que la contribución informal ministerial sea solicitada durante la reunión anual del Foro Económico Mundial a realizarse en enero en Davos. No obstante, en el pasado, el resultado de tales negociaciones no ha sido determinante para las de Ginebra.

Una vez que se llegue a un acuerdo sobre las modalidades, el Sr. Lamy afirmó que quizá se ejecutarían paralelamente tres procesos: calendarizar los compromisos sobre acceso a los mercados agrícolas e industriales, presentar y programar los compromisos fi nales de acceso a los mercados de servicios, y fi nalizar las negociaciones en otras áreas de la Ronda de Doha. Entre estas se encuentran los cambios a las normas de la OMC en materia de subsidios, prácticas antidumping y acuerdos regionales comerciales; el establecimiento de un registro de denominaciones geográfi cas de vinos y bebidas espirituosas; liberalización de bienes y servicios ambientales; y un posible nuevo acuerdo sobre facilitación del comercio.

Otros asuntos relacionados con las normas deberían también ser resueltos, entre estos, las enmiendas a las disposiciones sobre trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, así como las disciplinas sobre solución de diferencias.

El Director General Lamy ha buscado calmar temores de que estos temas sean marginados. Así mismo, declaró que formaban parte del ‘todo único’ negociado en Doha. También aconsejó a los Miembros que tuvieran “caballos importantes corriendo en otras áreas diferentes a la agricultura y el AMNA” para que mantengan un paso constante de trabajo en los otros grupos de negociación. En noviembre, el Director advirtió que la ‘segunda mitad de tiempo suplementario’ para la Ronda de Doha estaría comenzando en enero y los Miembros deberían recordar que “el tiempo suplementario en cualquier deporte siempre es limitado”.

La retórica ofi cial en desacuerdo con las conversaciones de Ginebra

La mayoría de los negociadores y la Secretaría de la OMC están de acuerdo de que el nivel de compromiso y espíritu de cooperación de los Miembros en las negociaciones agrícolas nunca antes había sido tan alto como en las últimas semanas. No obstante, fuera de la OMC, el juego de culparse mutuamente sigue en pleno apogeo.

Oficiales del gobierno francés se mostraron escépticos acerca de las oportunidades de concluir las negociaciones en 2008. En noviembre, el Ministro de Agricultura de ese país, Michael Barnier, enfatizó nuevamente en que el Comisionado de Comercio de la UE, Peter Mandelson, había llegado al límite del mandato de negociación y cualquier concesión más allá de las ya ofrecidas – en Octubre de 2005 – eran imposibles. A principios de diciembre, la representante de comercio de los EE.UU., Susan Schwab, describió a Brasil, India y a otros países en desarrollo más avanzados como adolescentes emocionados que acababan de recibir su licencia de conducir. Estos países han descubierto que es “difícil sentarse a la mesa principal en una sala pequeña en el que también se espera que contribuyas en lugar de sólo pedir,” declaró Schawb. Brasil y la India califi caron estas declaraciones como ‘desagradables’ y el Ministro de Comercio e Industria de la India, Kamal Nath, acusó a los países ricos de tratar de perpetuar las distorsiones en el comercio internacional, lo que contradice la misión de la Ronda de Doha de colocar el desarrollo en el centro de las negociaciones.

Panorama contradictorio para la agricultura y el AMNA

Las negociaciones agrícolas han alcanzado un ímpetu inesperado desde principios de noviembre. A pesar del ambiente general de optimismo, sin embargo, ningún avance importante ha ocurrido en las conversaciones, las que no han aludido a temas clave como los subsidios y reducciones arancelarias (ver página 6).

La imagen es menos prometedora para el acceso a los mercados no agrícolas. Las negociaciones siguen estando prácticamente bloqueadas con respecto a muchos temas, entre los que se encuentran el equilibrio entre los compromisos de los países en desarrollo y los desarrollados, así como la disparidad en el nivel de ambición que se busca en las negociaciones de aranceles industriales comparadas con las conversaciones agrícolas. Recientemente, los Miembros han discrepado en las solicitudes de fl exibilidad extra propuestas por una cantidad de grupos de países en desarrollo (ver página 7). A pesar de todo, algunas fuentes predicen que podría alcanzarse un acuerdo sobre AMNA en un tiempo relativamente corto, una vez que esté claro el nivel de ambición en agricultura.

El 30 de noviembre, el Director General Lamy reconoció que en las negociaciones sobre AMNA quedaba más trabajo técnico y que hubo algunos temas en los que la decisión fi nal “dependería del paquete general y del equilibrio incluido ahí dentro”.

La gran negociación: el documento sobre las normas es distribuido

A pesar de que la agricultura y el AMNA continúan dictando el ritmo de la Ronda de Doha, los Miembros reconocen que para que se pueda lograr un acuerdo general para antes de 2008, cualquier avance en esas dos áreas clave deberá ser seguido por proyectos de negociación sustanciosos sobre otros elementos de las conversaciones.

El 30 de noviembre, el presidente del grupo de negociaciones, Guillermo Valles Games, emitió un proyecto de texto que cubre posibles enmiendas para subsidios y disposiciones compensatorias, entre ellas las nuevas sanciones para los subsidios a la pesca.

Si bien el documento de 93 páginas no contiene paréntesis ni espacios en blanco, el presidente Valles Games enfatizó que su objetivo era estimular la refl exión seria sobre los parámetros generales acerca de posibles resultados de las negociaciones y que el trabajo de resolver problemas específi cos comenzaría en febrero de 2008. También reconoció que los Miembros inevitablemente estarían en desacuerdo con algunas de las propuestas; pero también los instó a “a evaluar esos textos en su conjunto y a analizar atentamente los elementos que responden a sus necesidades e intereses, en lugar de centrarse en los elementos que no les satisfacen”. Sin embargo, surgieron críticas de inmediato, en particular sobre la aceptación por parte del presidente de ‘la reducción a cero’ como método para calcular márgenes antidumping.

Se espera que uno de los principales productos fi nales de desarrollo sostenible de la ronda sea el alcance de un acuerdo s o b r e n u e v a s d i s c i p l i n a s p a r a l o s subsidios a la pesca. El anexo de siete páginas sobre la pesca, en el borrador del presidente Valles Games, no prohíbe de forma general los subsidios, tan solo unas pocas excepciones (como lo que abogan los ‘amigos de los peces’). Pero lo que sí propone es la prohibición de ocho tipos diferentes de apoyos específi cos, así como cualquier subsidio que confi era benefi cios a una “embarcación pesquera o actividad pesquera que afecte a poblaciones de peces que ya están inequívocamente en una situación de sobreexplotación” (ver página 8).

En vista de las negociaciones ‘horizontales’ que siguen después de la conclusión de las modalidades de agricultura y acceso a mercados no agrícolas, los Miembros también han planteado nuevas propuestas de servicios, bienes ambientales y derechos de propiedad intelectual.

Image: 
Volume: 
8,
Number: 
6
Date period: 
Saturday, 1 December 2007 - 11:51pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
4157
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Clima favorable en Polonia

Undefined

A pesar de las tímidas expectativas sobre el resultado de la conferencia sobre cambio climático en Poznan, Polonia, los ministros lograron algunos progresos respecto al Fondo de las Naciones Unidas para la Adaptación, así como en materia de transferencia de tecnología.

"Poznan es el punto a mitad del camino entre Bali y Copenhague. Representa un momento importante para hacer un balance, pero también requiere hacer avanzar urgentemente las negociaciones bajo el Plan de Acción de Bali, así como el trabajo continuo", fueron las palabras de Yvo de Boer, Secretario Ejecutivo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCC, por sus siglas en inglés), sobre la esencia de la conferencia, que en su décimo cuarta edición reunió a 189 países del 1ro al 12 de diciembre.

Pero los pocos compromisos, la poca afluencia de la delegación del presidente electo de EE.UU., Barack Obama, y la incertidumbre económica generalizada, hace pensar a los ambientalistas que pasos significativos hacia un régimen internacional sucesor del Protocolo de Kioto, todavía están lejos.

Fondo de Adaptación

Una de los acuerdos conseguidos en Poznan fue sobre el Fondo de Adaptación, el cual tiene como objetivo proteger a los países en desarrollo de los posibles impactos del cambio climático. Los fondos en general provienen del dos por ciento acumulado del mecanismo para un desarrollo limpio (CDM, por sus siglas en inglés) -un mecanismo del Protocolo de Kioto que permite a los países industrializados recibir crédito al invertir en proyectos de reducción de emisiones en los países en desarrollo-, así como de las contribuciones voluntarias.

Los países en desarrollo estaban descontentos con el presupuesto proyectado por el Banco Mundial de cara a Poznan, por lo que presentaron una propuesta que finalmente les brindará acceso a un fondo de USD 80 millones, a partir de 2009. Pero a pesar de este avance, algunos observadores consideran que los gobiernos pudieron haber destinado más recursos al citado Fondo, pues las necesidades para adaptarse al cambio climático, de acuerdo a cifras de Naciones Unidas, ascienden a USD 86 mil millones por año. En tal sentido, se espera que en el marco de la conferencia de Copenhague se destine más presupuesto para esos fines.

Transferencia de tecnología y el Programa Estratégico de Poznan

Un tema que ha probado ser muy importante pero a la vez controversial en el contexto de las negociaciones sobre cambio climático es la promoción del desarrollo y de la transferencia de tecnología. En efecto, abordar cuestiones sobre este fenómeno evidentemente requerirá de innovación tecnológica y de la rápida transferencia de tecnologías limpias a los países en desarrollo.

El trabajo en esta temática parte del artículo 4.5 del UNFCC, que refleja el principio general de ‘responsabilidad común pero diferenciada' de estas negociaciones, y que dispone que los países desarrollados deben tomar "todas las medidas posibles para promover, facilitar y financiar, según proceda, la transferencia de tecnologías y conocimientos prácticos ambientalmente sanos, o el acceso a ellos", a los países en desarrollo.

El Plan de Acción Bali, que delinea el curso de las actuales negociaciones sobre cambio climático, llama a considerar posibles medidas, como remover obstáculos y otorgar incentivos para que los países en desarrollo puedan generar y transferir tecnología, y así como a cooperar en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.

En Poznan, los ministros acordaron un "Programa Estratégico" que permitiría aumentar los niveles de inversión en materia de transferencia de tecnología para ayudar a los países en desarrollo a satisfacer sus necesidades tecnológicas para mitigar y adaptarse a los fenómenos del clima. La falta de precisión sobre el financiamiento de este programa preocupa a grupos ambientalistas, por lo que Copenhague será clave para dilucidar esta cuestión. El Grupo de los 77 países en desarrollo más China (G77) había dado a conocer una propuesta que aboga por la aportación de los países industrializados del uno por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Los países en desarrollo son de la idea de que el mundo industrializado, en particular EE.UU., debe tomar el liderazgo y comprometerse a intensificar las reducciones de sus emisiones y promover la asistencia técnica y financiera, antes de esperar compromisos de los países pobres. Por el contrario, los países ricos optan por la colaboración debido a que son las empresas las que finalmente son las responsables del desarrollo y la diseminación de la tecnología de acuerdo con ellos.

¿"Visión compartida"?

Países en desarrollo y desarrollados parecen no compartir una visión sobre hacia donde dirigir sus esfuerzos para combatir el cambio climático. Mientras los países del ‘primer mundo' quieren enfocarse en metas de mediano y largo plazo para 2020 y 2050, los países en desarrollo insisten en que primero hay que demostrar la implementación del Protocolo de Kioto, e imprimir un verdadero sentido de  compromiso para reducir las emisiones en un 40 por ciento hacia 2050.

La columna vertebral de estas negociaciones, el principio de ‘responsabilidad común pero diferenciada' también fue objeto de discusión y de diferentes puntos de vista en Poznan. La delegación estadounidense una vez más dejó en claro que aunque reconocían ese principio, querían que países como China comenzaran a asumir obligaciones.

En donde sí hay consenso entre los negociadores es en convenir una reunión preparatoria de alto nivel en septiembre, antes de Copenhague. Al respecto y teniendo en cuenta Poznan, Andy Atkins, Director Ejecutivo de Friends of the Earth, advirtió que "ahora hay un plan para tomar decisiones en 2009 pero se requiere urgentemente acelerar el paso", refiriéndose a que las decisiones importantes son las que finalmente cuentan para nuestro planeta.

Image: 
Volume: 
9,
Number: 
6
Date period: 
Thursday, 18 December 2008 - 3:48pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
36747
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Obama y el futuro comercial de EE.UU.

Undefined

Las elecciones de Estados Unidos declararon como victorioso a un candidato que logró un amplio apoyo de la comunidad hispana. En el ámbito comercial la región latinoamericana está a la expectativa de ver si cumplirá las controversiales propuestas de campaña.

Barack Hussein Obama asumirá la presidencia de EE.UU. en medio de la mayor crisis financiera internacional desde la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado. Adicionalmente, tendrá la dura tarea interna de sacar a la economía de su país de la depresión económica causada por el colapso bursátil, y de enfrentar los déficit fiscal y comercial en niveles récord que amenazan la estabilidad económica de la Unión Americana. Y como si esto fuera poco, en el ámbito internacional lo esperan los importantes retos de reformar el sistema financiero internacional y rescatar las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Doha que colapsaron en julio pasado y que  están en proceso de reactivación en este momento.

Cambios en la política comercial

En la esfera del comercio internacional, durante su campaña, el otrora candidato demócrata no pudo haber sido más claro en divergir en muchas de las políticas de la actual administración estadounidense. Mientras que George Bush mostró un discurso muy proclive a defender los beneficios del libre comercio (aunque con prácticas que iban en contra del mismo), Obama se ha caracterizado por ser más escéptico respecto a la liberalización comercial sin reglas que promuevan, lo que él llama, el "comercio justo". A pesar de que Obama ha criticado fuertemente los acuerdos comerciales bilaterales negociados por administraciones republicanas (votó en contra del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, CAFTA-DR), no ha escatimado esfuerzos en admitir que los aprobaría y los seguiría impulsando si éstos adoptan un nuevo formato. Básicamente, el cambio consistiría en incorporar más herramientas para hacer cumplir las normas ambientales y laborales a sus socios comerciales, menores privilegios para los inversionistas y mayor acceso para medicamentos asequibles. Muestra de ello es el voto afirmativo que emitió al Acuerdo con Perú una vez que éste fue modificado.

La influencia de grupos ambientales y sindicales en el gobierno de Obama ha sido clara dado el respaldo de los grandes sindicatos a su candidatura, como la AFL-CIO. Esto fue validado en las urnas pues el 60% de los trabajadores sindicalizados votaron por él, con lo que el ex senador por Illinois tendrá la presión de estos grupos para que cumpla sus promesas de campaña.

La protección de los empleos estadounidenses es central en la propuesta de Obama. Como ejemplo se cita su oposición a la eliminación de los aranceles al etanol procedente de Brasil y a las exoneraciones fiscales a las empresas que "exporten" empleos; y su respaldo al fortalecimiento de los programas de asistencia laboral para quienes lo pierdan por razones comerciales. Asimismo, el nuevo presidente había anunciado que hará mayores esfuerzos que la actual administración por eliminar las barreras injustas a las exportaciones de productos estadounidenses. En el campo ambiental ha manifestado su intención de utilizar la política comercial como instrumento de combate al problema del cambio climático.

Dentro de las propuestas más controversiales y para las que los expertos están a la expectativa, está la renegociación de los Tratados de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el CAFTA-DR, así como de los Acuerdos de Promoción Comercial con Colombia y Corea.  Cabe destacar que Obama no estaría solo en esta empresa, dado que cuenta con el apoyo de un proyecto de ley en el Senado, el "TRADE Act" , que de ser aprobado eventualmente le exigiría llevar a cabo las renegociaciones, aunado al hecho que la elección del cuatro de noviembre amplió la mayoría demócrata en ambas Cámaras del Congreso.

La inmigración: inevitable tema para América Latina

Para muchos países de América Latina la esperanza está puesta en el tema migratorio. Recordemos que la región percibe más divisas por concepto de remesas que por ayuda para el desarrollo e inclusive más que por concepto de inversión extranjera. Conociendo esta realidad, en septiembre de este año Obama declaró que haría de la reforma migratoria "la más alta prioridad de su primer año como presidente".

Aunque Obama ha sido objeto de críticas por apoyar el reforzamiento de la seguridad de las fronteras (incluyendo la continuación de la construcción del muro con México), también ha planteado propuestas percibidas como positivas por la región. Dentro de ellas están un proceso ordenado de regularización a la vida ciudadana de EE.UU. para los cerca de 12 millones de inmigrantes ilegales. El proyecto busca regularizar la situación migratoria de los hijos de migrantes indocumentados que hayan estudiado toda su vida en EE.UU. Sin embargo, al igual que como le ha ocurrido al todavía Presidente Bush, puede que sus intenciones choquen con la negativa del Congreso, quien se ha mostrado reacio a aprobar tales cambios en dos ocasiones.

De Roosevelt a Obama

Tomando como bandera la política del "buen vecino" hacia la región, Obama ha ofrecido además condonar la deuda de los países altamente endeudados, entre los que se encuentran Bolivia, Haití, Honduras y Paraguay. A pesar de ello, las restricciones presupuestarias producto de la crisis financiera y el plan de rescate, dificultarían tales iniciativas.

Las numerosas propuestas de Obama que cuentan con el beneplácito de los hispanos en los EE.UU., le valieron el apoyo del 66% del voto latino en las elecciones pasadas. Esto representa  un aumento de 13 puntos porcentuales en relación con la votación de hace cuatro años, lo que incluso le significó la ventaja en Estados clave como Florida. Ante este resultado, el presidente electo se sentirá comprometido a responder con acciones.

El viraje en la política comercial de Obama arroja luces y sombras para los países latinoamericanos. Pero más importante aún, plantea la oportunidad de volver a discutir temas comerciales desde una perspectiva más integral. La tarea de la región consistirá en tener preparada su propia agenda de intereses para estar listos ante cualquier propuesta. El campo de juego parece estar marcado.

Michaels, Seth. (2008). Obama-Biden Win for Working Families. En http://blog.aflcio.org/2008/11/04/obama-biden-win-for-working-families

Arrasa Obama a McCain entre votantes latinos: Encuesta Nacional Electoral. (2008, 5 de octubre). La Jornada On Line.

Cuanto más cambian las cosas... (2008, 23 de octubre). The Economist Newspaper.

Americas Policy Program Policy Report. (2008). Presidential Candidates on Trade. En http://americas.irc-online.org/am/5065

Ver EE.UU. redefiniría su política comercial internacional en el Congreso. (2008). Puentes entre el comercio y el desarrollo sostenible. IX, 6, septiembre.

Image: 
Volume: 
9,
Number: 
5
Date period: 
Friday, 14 November 2008 - 4:24pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
33591
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Luego del colapso Miembros buscan salida

Undefined

Una vez más se escapó la oportunidad de hacer avanzar a la Ronda Doha y de lograr reglas multilaterales más transparentes.

Desde un punto de vista técnico, en la pasada mini-ministerial que tuvo lugar del 21 al 29 de julio se estuvo mucho más cerca de alcanzar la meta que en ocasiones anteriores. Esto porque los negociadores aceleraron el paso de las discusiones desde septiembre pasado, y tuvieron una idea más clara de lo que podían llegar a obtener de la negociación.

La causa aparente del colapso: el MSE

Lo más sorprendente de todo fue que la ruptura se hubiera causado por un tema que nunca antes fue motivo de titulares: el mecanismo de salvaguardia especial (MSE). En conferencia de prensa luego del colapso, Pascal Lamy anunció que de 20 temas de agricultura y acceso a mercados industriales, en 18 de ellos los países habían podido converger. Sin embargo, indicó que las diferencias sobre cómo proteger a los agricultores de aumentos imprevistos en las importaciones, se habían vuelto "irreconciliables". El último de los temas de la agenda, el algodón, ni siquiera fue abordado para disgusto de los países africanos, quienes se ven fuertemente afectados por los subsidios estadounidenses en este sector.

Pero ni la delicada situación financiera mundial ni los altos precios de los alimentos alentaron a que finalmente hubiera un acuerdo. Según la apreciación de Kim Elliot, del Centre for Global Development y del Peterson Institute en Washington,  los países que están disminuyendo sus aranceles para contrarrestar la inflación,  y precisamente por razones de seguridad alimentaria, "querían maximizar su flexibilidad y no tomar ningún riesgo comprometiéndose a mayor acceso a mercado para todos", lo que explica la fractura en un tema como la salvaguardia especial (ver artículos relacionados en este número).

Todo parecía listo

Durante las jornadas maratónicas de la mini-ministerial, al menos los gobiernos del G-7 (compuesto por China, India, Brasil, EE.UU., Unión Europea, Australia y Japón) parecían estar  acercando sus posiciones y haciendo el canje entre mayores recortes a los subsidios agrícolas en los países ricos, y menores aranceles en los productos industriales en los países en desarrollo, aunque con ciertas dificultades con respecto a Sudáfrica y Argentina.

La Representante de Comercio de los EE.UU., casi al inicio de la cumbre anunció que limitaría la ayuda en subsidios agrícolas causantes de distorsión al comercio en 15 mil millones de dólares anuales, oferta que no sedujo ni a Brasil ni a la India. En las negociaciones de acceso a los mercados industriales, se acordó una cláusula anti-concentración más benévola (que permitiría que los países en desarrollo ubicaran sus flexibilidades en determinados sectores industriales) y se acordó que la participación en liberalizaciones sectoriales sería facultativa.

El viejo conflicto del banano también había encontrado salida. A pesar del malestar de los países de África, Caribe y el Pacífico por la erosión de sus preferencias con la UE, los países latinoamericanos habían alcanzado un acuerdo -el que finalmente desconoció la UE- para reducir los aranceles al banano y con ello finiquitar años y años de litigio en la OMC.

El ambiente era propicio para un acuerdo. Sin embargo, como uno de los principios más fundamentales de la OMC dicta que "nada está acordado hasta que todo está acordado", la incapacidad de resolver el tema del MSE hizo que la propuesta de Lamy que ponía punto final a una gran cantidad de asuntos quedara sin efectos.

¿Pero qué fue lo que falló? ¿Se necesitaba más paciencia, más trabajo previo? ¿El enfoque fue el adecuado? Muchos delegados expresaron resentimiento porque algunos países, especialmente los EE.UU., consideraron el paquete de Lamy como "sacrosanto", de "tomar o dejar". Algunos especularon que los EE.UU. pusieron todo el énfasis en el MSE para justamente evitar la atención y las críticas por sus subsidios al algodón. Las presiones internas también jugaron un rol preponderante. En el caso de la India, el gobierno necesitaba del respaldo político para permitir que los subsidios agrícolas de los EE.UU. fueran limitados dos veces por encima de sus gastos efectivos; lo que hubiera sido posible si se prometía una protección efectiva en contra de aumentos de las importaciones subsidiadas.

Mirando hacia adelante

Los resultados de la conferencia mini-ministerial, ese humo blanco en 18 de los 20 temas, no pudieron ser jurídicamente resguardados; tampoco las "ganancias" de la ‘conferencia indicativa' de servicios. El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, lo ponía en términos muy directos al decir que en el contexto de la reunión se habían dado concesiones que de otra manera no se hubieran aceptado.

Lamy mientras tanto, se ha dedicado a mantener vivos los ánimos de los principales actores. De acuerdo con las últimas informaciones, el Director General está intentando recabar el apoyo necesario para eventualmente convocar nuevamente a los ministros en Ginebra. Brasil, en tal sentido, ha asumido un liderazgo notorio.

"Una cosa que podemos celebrar es que las reglas aquí no son más hechas por los países ricos", dijo Amorim, refiriéndose a que los países en desarrollo ejercieron un contrapeso muy relevante en la toma de decisiones durante la ministerial. En tal sentido, Kamal Nath, Ministro de Relaciones Exteriores de la India, también resaltó que esto implica una diferencia significativa en relación con la Ronda Uruguay. Idealmente, en una organización justa e imparcial que abarca una totalidad de 153 Miembros, los intereses de todos sus Miembros tendrían que tomarse en cuenta.

Finalmente, si el sistema multilateral no brinda soluciones, sería entonces la vía bilateral la alternativa a seguir. Sin embargo, los acuerdos bilaterales presentan diferencias en relación a las características de mayor transparencia e igualdad de las normas multilaterales de comercio. Ello en parte explica el interés de las delegaciones por retomar las negociaciones y llevarlas a buen puerto a pesar del fracaso de julio.

Habrá qué ver si en realidad existe toda la disposición por hacer avanzar la organización y el sistema multilateral. Recordemos que el acuerdo sobre modalidades  -o de agricultura y acceso a mercados no agrícolas-, sería sólo el principio porque varios temas todavía están en el aire: algodón es uno de ellos, propiedad intelectual, subsidios y antidumping, son otros. En otras palabras, el camino que la OMC tiene que recorrer hacia la conclusión de la Ronda Doha apenas estaría comenzando.

Image: 
Volume: 
9,
Number: 
4
Date period: 
Tuesday, 30 September 2008 - 2:10pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
29964
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

¿Por fin acuerdo en la Ronda de Doha?

Undefined

La OMC podría estar cerca de llegar a un acuerdo muy importante en la Ronda de Doha. La impresión compartida en Ginebra y el trabajo intensificado en los grupos de negociación durante las últimas semanas, demuestran que la semana del 21 de julio podría ser decisiva para que los ministros de alrededor de una treintena de economías concluyan un trato a favor de la liberalización comercial multilateral.

En la víspera de la reunión mini-ministerial del próximo 21 de julio, en donde se intentará lograr un resultado en agricultura y acceso a los mercados no agrícolas, se dieron a conocer nuevas versiones revisadas de los textos de negociación. Los mediadores de esos grupos anunciaron que con ese paso se allanaba el camino para que los ministros tomen las decisiones correspondientes.

Al momento del cierre de esta edición, el presidente de la negociación agrícola, Crawford Falconer, estaba llevando a cabo una reunión informal de ‘transparencia' abierta a todos los Miembros de la OMC para escuchar sus impresiones antes del próximo lunes. En la negociación industrial, por su parte, se han dejado notar las persistentes diferencias entre países desarrollados y en desarrollo sobre cómo hacer frente a las reducciones arancelarias.

El contexto político por el que está atravesando tanto EE.UU. como la Unión Europea, según señaló un negociador proveniente de un país en desarrollo, no es muy positivo para la finalización exitosa de las negociaciones. Por un lado, EE.UU. pronto llevará a cabo elecciones presidenciales, y el representante comercial de ese país ya no cuenta con la ‘autoridad de promoción comercial'. Esta es una herramienta que le permite al Poder Ejecutivo presentar un acuerdo comercial ante el Congreso para que éste lo apruebe o lo rechace. Por otro lado, las tensiones públicas entre los Estados miembros del bloque europeo también dan una mala señal.

Sin embargo, como comentara otro funcionario, los delegados han" invertido mucho tiempo y recursos" para dejar pasar una vez más la oportunidad de alcanzar un acuerdo.

El estado del resto de las negociaciones

Aunque el acento primordial está puesto en agricultura y acceso a mercados no agrícolas, otros temas de la agenda de Doha podrían lograr ciertos avances aprovechando la presencia de los ministros:

Servicios

En las negociaciones de servicios las discusiones más recientes trataron principalmente sobre la preparación de la ‘conferencia indicativa' que se llevará a cabo el 24 de julio. Dicha conferencia tendrá como finalidad establecer las directrices para la futura liberalización de los servicios. Los Miembros más activos en el área ‘indicarán' los compromisos que estarían dispuestos a tomar en los distintos sectores y modos de suministro.

Las ‘indicaciones' no son obligatorias ni equivalen a ofertas finales de compromisos de liberalización. No obstante, EE.UU. y la UE, antes de firmar cualquier tipo de acuerdo en materia agrícola y de bienes industriales, han expresado querer conocer cómo podría ser un posible trato en servicios. De momento, reuniones bilaterales se están llevando cabo en las instalaciones de la OMC.

Propiedad intelectual

Miembros de la OMC discuten de manera informal un documento que recientemente fue presentado por una coalición de países desarrollados y en desarrollo, y el cual busca establecer modalidades de negociación sobre tres asuntos relacionados con la propiedad intelectual.

El primero se refiere a la revelación del origen de la información genética contenida en las solicitudes de patentes. Con esta medida se persigue que el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) sea compatible con el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Los otros dos temas tratan sobre la protección de las indicaciones geográficas. Por un lado se quiere que las mismas se extiendan a todos los productos; y por el otro se pretendería la creación de un registro multilateral para indicaciones geográficas de vinos y bebidas espirituosas.

El documento, que está respaldado por una coalición liderada por Brasil, India, la UE y Suiza, delinea de qué manera estos controversiales asuntos podrían abordarse durante la semana del 21 de julio. No obstante, Pascal Lamy ha advertido en varias oportunidades que la falta de acuerdo en el área de propiedad intelectual podría convertirse en un serio obstáculo para la conclusión de la Ronda de Doha.

Normas

El tema de normas (antidumping, subsidios generales y subsidios a la pesca), el cual se había anunciado que formaría parte del proceso horizontal, será aplazado hasta septiembre, según lo ha hecho saber el presidente de ese grupo. En su comunicación a los Miembros, el Embajador Guillermo Valles (Uruguay) aclaró que en nuevo texto incluirá sólo aquellos asuntos en los cuales el consenso es factible, pero que en ningún caso ofrecerá ‘soluciones mágicas'. Según la agenda propuesta por Valles, se esperan negociaciones intensivas en pesca durante las primeras semanas de septiembre, seguidas por discusiones en antidumping y subsidios.

¿Por fin habrá acuerdo?

Según Pascal Lamy, quien ponderaba las probabilidades de éxito de la Ronda en un 50 por ciento el mes pasado, declaró este martes en el marco del lanzamiento del Informe Anual sobre Comercio Mundial 2008, que no las evaluaría por encima del 70 u 80 por ciento. Con ese espíritu positivo que ha sido incluso cuestionado, también agregó que un acuerdo en Doha contribuiría a "despejar las nubes negras del horizonte económico". De acuerdo con las estimaciones de la OMC, un acuerdo en Doha se traduciría en un impulso de alrededor de 50 mil millones de dólares por año a la economía, principalmente por la reducción de los aranceles, en una proporción de dos terceras partes por parte de los países desarrollados, y el resto por los países en desarrollo.

Como Lamy ha venido anunciando desde hace semanas, un acuerdo es posible, se puede hacer. Como ha sido costumbre en la OMC, julio suele ser el mes efectivo para generar algunos avances antes del receso de verano. No obstante, dado el creciente escepticismo sobre los beneficios del libre comercio, y la tendencia cada vez más generalizada hacia la protección, no podría de ninguna manera garantizarse que la última palabra ya esté dicha.

Image: 
Volume: 
9,
Number: 
3
Date period: 
Monday, 21 July 2008 - 10:30pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
16019
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Desarrollando el componente de “acceso” a los recursos genéticos

Undefined

Si bien el énfasis suele ponerse sobre la distribución de beneficios, el acceso a los recursos genéticos es un elemento central de cualquier ley nacional que regule el uso de la biodiversidad. Las legislaciones nacionales, por otra parte, van a determinar los fundamentos sobre los que se construirá el componente de “acceso” en el régimen internacional sobre acceso y distribución justa y equitativa de beneficios (ABS, por sus siglas en inglés).

Este documento tiene por objetivo delinear ciertos aspectos legales esenciales que surgen de la experiencia a nivel nacional en el tema de acceso a los recursos genéticos, sin brindar un listado o análisis comprensivo de las disposiciones específicas por país1. Lo anterior facilitará la comprensión de la naturaleza de los impedimentos legales que deben ser tratados, así como sus posibles soluciones.

Algunas consideraciones basadas en experiencias nacionales en materia de “acceso”

Un análisis de las legislaciones existentes en materia de acceso a recursos genéticos lleva a ciertas conclusiones muy claras. Por ejemplo, muchos de los impedimentos más significativos para una legislación efectiva en materia de ABS no pueden ser tratados a nivel de un solo país. Algunos países han tratado de abordar problemas clave; pero encontraron que sus soluciones no pueden ser funcionales en ausencia de un acuerdo general sobre los principios legales en los que se basa el ABS. Otros países, reconocen opciones que podrían hacer efectivo el derecho al ABS, pero no obstante las han evitado bajo el temor de que una posible utilización de conceptos que no se encuentren en el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), podría tener el efecto de limitar sus derechos.

Es por ello, que en muchos países no se tratan temas que tienen un impacto significativo en la aplicabilidad de los acuerdos ABS. Por ejemplo, hay poca claridad en las definiciones de “recursos genéticos”, “recursos biológicos” y “utilización de recursos genéticos.” Si las partes, el juez u otra persona o entidad que hace cumplir una ley, no pueden verificar objetivamente si una transacción particular involucra “recursos genéticos” o la “utilización de recursos genéticos”, entonces los parámetros del acuerdo son difíciles de definir. Muchos países tratan de evitar este problema aplicando las disposiciones sobre ABS a todos “los recursos biológicos”. Sin embargo, esto sólo complica el problema, ya que tal ley involucraría un sinnúmero de transacciones de mercado, incluyendo aquellas ligadas a los productos agrícolas.

Otros temas legales que afectan la implementación y la aplicabilidad de las leyes de ABS incluyen:

    La aplicación de la legislación de derechos de propiedad intelectual (DPI) a los aspectos tangibles e intangibles de los recursos genéticos.

    El nivel de comprensión del concepto de “dominio público” en materia de recursos genéticos, y sus consecuencias legales sobre los derechos transferidos a los usuarios.

    Las dificultades al delimitar la línea entre proyectos comerciales y no comerciales de ABS.

    Los obstáculos para obtener el “consentimiento informado previo”.

    La confianza en el eventual cumplimiento de las condiciones de acceso (que suelen resultar inaplicables con respecto a lo que sucederá después de que el recurso genético haya salido del país que lo provee).

    La falta de incentivos hacia los usuarios para cumplir con la legislación y los acuerdos relevantes.

Específicamente, es claro que las disposiciones de “acceso” en el país de origen constituyen únicamente la mitad de la legislación requerida. Para ser regulado adecuadamente por la ley, cada acuerdo de “acceso” debe no sólo involucrar instrumentos de “acceso” (leyes, acuerdos, licencias, etc.) en el país de origen, sino también medidas para asegurar la distribución de beneficios y el cumplimiento con los términos y las condiciones bajo las cuales se garantiza ese acceso2. De tal manera, los países usuarios socavan la aplicación de ABS cuando fallan en adoptar la legislación que requiere a las compañías e instituciones en sus países, entrar en acuerdos de acceso en los casos en los cuales utilicen recursos genéticos de otro país.

Recomendaciones

En base al análisis de las legislaciones nacionales hasta ahora vigentes en materia de acceso, además de la experiencia del autor en este tema, se pueden desarrollar las siguientes conclusiones:

    Los sistemas legales nacionales de ABS necesitan considerar ciertos conceptos básicos para ser consistentes y funcionales. La falta de reflexión sobre el alcance de ciertos conceptos o sobre la necesidad de considerar la efectividad de aplicar el derecho de contratos y la legislación de derechos de propiedad (sin ulteriores precisiones) obstaculizan la implementación de dichos sistemas. Hasta la fecha, los estudios sobre esta materia son escasos, así como lo son los intentos legislativos de afrontar estos aspectos conceptuales. Entre los elementos conceptuales que deben ser estudiados, se destacan aquellos de recursos genéticos, derivados, recursos biológicos y la utilización. Una conclusión clave es la necesidad de un acercamiento integral a estos conceptos y una reconsideración del uso de mecanismos convencionales para que los regímenes de ABS operen.

    A pesar de la falta de comprensión sobre algunos temas básicos, algunos países han empezado a implementar sus propias leyes nacionales. Esto demuestra que las medidas nacionales necesitan ser fortalecidas.

    Los países proveedores deben establecer sistemas de ABS claros, simples y transparentes, incluyendo aquellos relacionados con el consentimiento informado previo. Cualquier flexibilidad en el proceso de ABS puede ser condicionado a la existencia de “medidas de usuario” que sean compatibles con el sistema de comercio internacional.

    Es necesario apoyar a los sistemas de ABS mediante acuerdos internacionales. Las negociaciones del Régimen Internacional de Acceso en el seno de la CDB son un marco para estos sistemas nacionales.

    Los esfuerzos de los países proveedores probablemente continuarán reflejando la insuficiencia de legislación nacional para regular el ABS. Esto permanecerá hasta que los países hayan adoptado “medidas de usuario” bajo las cuales se comprometan a pedir y a propiciar que sus propias empresas y colecciones in situ se involucren con los países de origen en la distribución de beneficios; y de la misma forma, apliquen sus disposiciones legales, incluyendo acceso a la justicia en los casos de incumplimiento de contratos o de acceso ilegal.

    Se deben establecer criterios claros con respecto a las diferencias entre acceso para investigación básica y para fines comerciales. Algunos de estos criterios orientadores se sugieren en el libro que reseñamos.

    En relación con los DPI sobre recursos genéticos, es necesario que estos sean abordados a nivel nacional reconociendo las dificultades para aplicar los conceptos tradicionales de control y exclusión en el caso de la información genética. La aclaración de las implicaciones del concepto de dominio público en relación con los derechos otorgados al bioprospector es también importante.

    Deben explorarse los incentivos que los países proveedores pueden otorgar razonablemente para motivar el cumplimiento de la legislación, tales como procedimientos de aprobación más rápidos.

    Finalmente, a pesar de que análisis y estudios legales son necesarios para que esto suceda, consideramos que el objetivo más importante es que el resultado debe enfocarse en soluciones prácticas que ofrezcan certeza legal en la protección de los derechos de los proveedores.
Image: 
Volume: 
9,
Number: 
1
Date period: 
Saturday, 1 March 2008 - 11:39pm
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
10650
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no

Paso clave en la Ronda de Doha

Undefined

La OMC reveló el pasado 19 de mayo las versiones revisadas de los textos de negociación sobre agricultura y acceso a los mercados no agrícolas (AMNA). Inmediatamente después de que los documentos se publicaron, su Director General, Pascal Lamy, declaró que los Miembros se estaban acercando a la recta final.

Dichos textos se utilizarán en un ‘proceso horizontal’ de negociación, en el cual los funcionarios buscarán acercar posiciones en esos temas, y posiblemente en otras áreas como servicios y normas comerciales. En tal sentido, en materia de servicios, se espera llevar a cabo una ‘conferencia indicativa’ en la cual las economías más grandes señalen en qué sectores están dispuestas a abrir sus mercados. En normas, por su parte, el presidente de la negociación anunció la semana pasada que circulará una versión revisada de su texto.

Parecería que con los nuevos textos los Miembros estarían en posición de llegar a un acuerdo durante este año, antes de que EE.UU. y la Comisión Europea cambien su composición política. Sin embargo, las últimas declaraciones de algunos de los Miembros más influyentes indican que todavía hay camino por recorrer en la Ronda Doha. Esto porque varios temas específicos aún no están resueltos, como podrá verse en las páginas siguientes.

En este sentido, el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim dijo que “hay mucho trabajo por hacer en los próximos días para mejorar los textos […] de manera que sirvan como base para negociaciones ministeriales”.

El ministro de Agricultura de Francia, Michel Barnier, dijo que “no estaba tranquilo” con el nuevo texto de agricultura, mientras que otros países europeos consideran que la UE está concediendo demasiado en agricultura sin obtener nada a cambio. “Lo que siento hoy es que no están las condiciones para un acuerdo equilibrado,” dijo Barnier luego de un encuentro de ministros de Agricultura de la UE en Bruselas.

El Secretario de Comercio de la India, Gopal K. Pillai, dijo que “era una buena señal” que el nuevo texto agrícola tuviera un menor el número de corchetes (los mismos se utilizan para indicar las partes del texto en donde no hay acuerdo). Por el contrario, en referencia al texto sobre bienes industriales dijo que “no se puede entrar en una reunión ministerial con 97 temas entre corchetes […] la próxima semana se reunirá el grupo negociador y luego veremos”, agregó.

Por su parte, una portavoz en Washington declaró que EE.UU. está dispuesto a tomar las decisiones políticas difíciles a fin de llegar a un acuerdo, pero que también los demás Miembros tendrán que hacerlo.

Los presidentes de agricultura y AMNA convocaron a sendas reuniones para el 26 y 27 de mayo respectivamente. El objetivo es escuchar las primeras reacciones oficiales, y de ser necesario, como ya lo han adelantado algunas delegaciones, tener más tiempo y retomar la discusión en algunos aspectos todavía conflictivos.

Si las discusiones avanzan, los ministros de Comercio podrían viajar a Ginebra a finales de junio para concluir la negociación. Sin embargo, para los tiempos de Doha, 30 días pueden significar muchos cambios de dirección.

Image: 
Volume: 
9,
Number: 
2
Date period: 
Thursday, 1 May 2008 - 8:21am
Publication: 
Imported: 
1
Imported reference: 
12511
Promote to homepage: 
No
Language: 
Status: 
Needs to be reviewed
Is Bridges Weekly: 
no